auravide auravide

Las grasas trans nos impiden pensar mejor


Traducción de Teresa - [email protected]

Nuestros pensamientos encaminan el rumbo de nuestra vida a todo instante. Algunos científicos dicen que producimos entre doce mil y sesenta mil pensamientos por día. Ellos hicieron un cálculo neurofisiológico a partir de la ecuación: velocidad x tiempo = potencial de acción neural. Pero el punto está en saber si lo que pensamos está contra nosotros o a nuestro favor.

Empezamos a pensar en algo sin siquiera darnos cuenta de cómo ese pensamiento ha surgido en nuestra mente. Enseguida creamos nuevas asociaciones, cuestiones y conclusiones que a menudo conducen a decisiones precipitadas, que boicotean nuestros proyectos de vida y otras veces nos llevan a insistir exhaustivamente en algo que ya no tiene coherencia con la realidad inmediata.
Cuando estamos descansados y equilibrados, nuestros pensamientos son compatibles con lo que estamos haciendo. Sin embargo, si estamos estresados perdemos la concentración, lo cual nos lleva a tener tanto pensamientos sueltos e inconexos como intrusos y repetitivos. Ambos nos afectan negativamente, pues interrumpen el flujo de nuestros pensamientos. Quedamos empantanados en nuestra propia mente.

El Lama Gangchen Rinpoche nos dice que tenemos dificultad para cambiar positivamente porque nuestra mente es dura: no aceptamos el cambio positivo porque seguimos pautas de pensamiento rígidas e inflexibles.
Comprendemos que necesitamos cambiar, pero no aceptamos hacer los cambios. Pero ¿cómo hacer que nuestra mente se vuelva maleable?

Una de las formas de cuidar la naturaleza de nuestros pensamientos es mantener el cerebro sano. El psiquiatra Dr. Sergio Klepacz explica que el cerebro es como una gelatina de grasa electroquímica: Si se piensa, vamos a suponerlo así, en una gelatina de grasa, por dentro de la cual pasa una electricidad generada por la química, es más o menos eso. La electricidad es empleada para que tú pases la corriente de un punto a otro, y la química es el mediador en esta historia. La química hace la comunicación del cerebro. Pero lo que sostiene ese hilo químico es la grasa. Ésta necesita la maleabilidad para permitir que los impulsos eléctricos puedan fluir. Por eso es importante ingerir grasas insaturadas con omega 3, porque siendo blanditas, facilitan los impulsos eléctricos del cerebro. En cambio, las grasas saturadas son duras. Si comes muchas grasas trans, mucho de McDonald, tu cerebro se endurecerá gradualmente hasta la demencia.

Las grasas trans se forman durante el proceso de hidrogenación industrial que transforma aceites vegetales líquidos en grasa sólida a temperatura ambiente. Éstas se emplean para dar consistencia a los alimentos y aumentar su plazo de caducidad. Los alimentos que más grasas trans contienen son las patatas chips, Big Macs, macarrones instantáneos, palomitas de microondas, salsas para ensaladas, margarinas, galletas saladas y dulces, helados cremosos, glasés y pizzas.

El día 16 de junio de 2015 la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) de los EUA, decidió que la industria alimentaria tendrá que erradicar el empleo de las grasas trans hasta 2018. Otros países como Dinamarca, Suiza y Argentina, ya han prohibido las grasas trans en los industrializados. Pero la Asociación Brasileña de las Industrias de la Alimentación (ABIA) alega que hay falta de opciones para sustituir ese tipo de grasas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que la ingesta de grasa trans no sobrepase el 1% del valor calórico de la dieta. Esto significa que si un adulto consume dos mil calorías diarias, su ingesta de trans no debe sobrepasar los dos gramos. Los alimentos industrializados producidos en el Brasil pueden contener como máximo 2g (dos gramos) de grasas trans. ¡Podemos empezar a tener control sobre nuestros pensamientos controlando lo que ingerimos!


estamos online   Facebook   E-mail   Whatsapp

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


bel
Bel Cesar é psicóloga, pratica a psicoterapia sob a perspectiva do Budismo Tibetano desde 1990. Dedica-se ao tratamento do estresse traumático com os métodos de S.E.® - Somatic Experiencing (Experiência Somática) e de EMDR (Dessensibilização e Reprocessamento através de Movimentos Oculares). Desde 1991, dedica-se ao acompanhamento daqueles que enfrentam a morte. É também autora dos livros `Viagem Interior ao Tibete´ e `Morrer não se improvisa´, `O livro das Emoções´, `Mania de Sofrer´, `O sutil desequilíbrio do estresse´ em parceria com o psiquiatra Dr. Sergio Klepacz e `O Grande Amor - um objetivo de vida´ em parceria com Lama Michel Rinpoche. Todos editados pela Editora Gaia.
Visite o Site do Autor

Saiba mais sobre você!
Descubra sobre STUM WORLD clicando aqui.


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.


 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2022 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa