auravide auravide

Las Pérdidas del Corazón

por WebMaster
Publicado dia 31/10/2008 18:58:06 em STUM WORLD

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

Traducción de Teresa - [email protected]

por Wilson Francisco - [email protected]

Hoy he empezado con el Portal de las Flores para la hija de Luci. Una colaboradora de la Ronda de la Compasión inicia así sus comentarios. Luci, la madre, había escrito pidiendo apoyo. Su hija, Luana, había muerto accidentalmente. Un familiar manoseaba una pistola que se disparó alcanzando el pecho de la niña de 11 años.

Afligida, la madre pidió noticias y consuelo. De inmediato coloqué el nombre en la Ronda y me puse en sintonía con el Universo, aguardando respuestas. Esa colaboradora tuvo una experiencia impresionante; ella no es sensitiva, pero tiene algunas percepciones y entró en el proceso con el corazón.

Tengo muchos deseos de ayudar, Wilson, pero con bastantes dudas respecto de mis propias posibilidades; entonces decidí hacer una oración por tres veces, y al término de cada una de ellas me sentía más tranquila y confiada.
Al dormir, entré en el Galpón de las Brumas, localizado en la Estancia de las Flores y allí dentro el ambiente estaba lleno de algo parecido al vapor, como si fuese una sauna, pero no sentí calor, sino frescor y bienestar. Atravesé el local y llegué a la puerta trasera, donde, antes de salir, un Maestro me puso la mano sobre la cabeza en actitud de bendición.
Al salir me vi en un prado, con un césped muy verde y algunos árboles. Vi a la niña con un vestidito claro y los cabellos atados con un lazo en lo alto de la cabeza. Había otros niños jugando a la rueda a su alrededor. Ella estaba en el centro de ese círculo que formaban los otros críos tomándose de las manos unos a otros.
Ella parecía un poco avergonzada, estaba quieta y no participaba del juego. Entonces apareció la Madre Kwan con un vestido blanco largo y entró al medio de la rueda. La niña corrió hacia ella y la abrazó sonriendo; la expresión de su carita cambió, reflejaba felicidad. La Madre Kwan Yin tomó a la niña en brazos y la llevó a un lecho de flores. Después de hacerla acostarse, tomó una regadera y empezó a moverla por encima de la niña, pero en vez de agua caían gotas de luz, como si fuesen estrellitas minúsculas.
He sido invitada a salir. Me dijeron que por hoy ya era bastante, puesto que es preciso ir despacio con los niños. ¡Me pareció muy bonito todo lo que he visto!

Hoy he visto a los chavales sentados en el césped y a la Madre Kwan Yin enseñándoles a hacer coronas de flores para la cabeza. Todos estaban muy concentrados en el trabajo y Luana se impacientaba, porque la coronita no salía como ella quería, se soltaba enseguida y las flores no se sujetaban. Entonces Madre Kwan se acercó a ella, la abrazó, la besó con mucho cariño y le enseñó a trenzar las flores de modo que no se soltasen al colocarlas en la cabeza. Entonces sus ojillos brillaron y salió corriendo a recoger más flores… Trajo una cesta llena y las compartió con los chavales.
Entonces, oí decir a la niña: ¡No quiero ver a nadie llorando! ¡No quiero ver a nadie llorando!
Era un recado de corazón que esa hija pasaba a su madre, familiares y amigos.

No es fácil estar tan de repente en otra dimensión, cuando tienes puesta toda tu atención en la vida física. Era una niña. Y ahora, está en el mundo paralelo, sin poder tocar o conversar con los que ama.

Y aparte de esto, toda la conmoción colectiva, por la tragedia, todavía si fuese una enfermedad… ¡Pero de esa manera, un disparo accidental! ¿Estará eso determinado por Dios?

El proceso de separación carnal entre personas queridas es siempre muy fuerte y acompañado de inigualable dolor. Preguntamos: ¿Por qué? ¿En qué me he equivocado? ¿Por qué ha pasado con mi familia? Estos cuestionamientos son frecuentes y la falta de respuestas aprisiona nuestro ser en el dolor.

La explicación que se tiene respecto de la muerte prematura no quita la angustia, pero al menos puede suavizarla. Lo cierto es que todos renacemos con una cuota de combustible que nos da la posibilidad de vivir durante un determinado tiempo. Unos viven más, otros menos. Lo que se sabe es que la vida en el cuerpo físico forma parte de un programa de desarrollo progresivo que el ser divino, al que llamamos Espíritu, realiza. Hoy estamos aquí en el Planeta Azul envergando este cuerpo. Mi nombre es Wilson, así me identifico. Sin embargo, mi vida, al igual que la tuya que me lees, no se reduce a ese tiempo. Tú ya existías antes de nacer. ¿Cuántas vidas has tenido? No se sabe ciertamente. Yo diría que muchas. Por cierto, tú, como alma divina, ya vienes habitando cuerpos desde hace miles de años.

Por tanto, Luana, la hija de Luci, había venido, a través de ella, para llevar a cabo esta existencia terrena. Su tiempo de vida era aquel, ni más ni menos. Es la voluntad de Dios. El accidente sucedió, sí, pero si no ocurriese, hubiera dejado el cuerpo de otra forma, en una nueva situación. Ahora, ella sigue viviendo en otra frecuencia vibratoria. Por ahora, está en la Estancia de las Flores, un lugar placentero, donde los Maestros recogen a las almas que han dejado el cuerpo siendo aún niños. Y allí van aprendiendo actividades y rehaciéndose de lo inusitado de la travesía. Mientras continúe la llamada de dolor, la desesperación de la madre y de todos aquellos que se han quedado, tienen necesidad de estar protegidas, en esos “hospitales”, hasta que puedan ser transferidas a otras regiones.

En ese tiempo, ella y las personas que ha dejado aquí en la Tierra, tendrán que aprender acerca del desapego, ese sentimiento de seguridad interna que podemos desarrollar a partir de la consciencia sobre lo que deseamos y buscamos en la Vida. Él nos permite entender las pérdidas y abandonos como naturales, nunca como desastres. La muerte, por ejemplo, está considerada por la mayoría de las criaturas como una pérdida, un desastre, un acontecimiento extraordinariamente doloroso. No obstante, en el contexto Universal es un hecho natural. Tú naces y tú mueres. Nuestro cuerpo tiene un tiempo, no sabemos cuál sea, la religión dice que es asunto de Dios, Él lo sabe.

Luci ha sufrido mucho, hemos conversado muchas veces por Internet. Le transmití todas las informaciones que obtuve. Y ella ha ido comprendiendo y aceptando la situación. Tras unos meses, Dios se hizo un regalo: Se quedó embarazada.

Hoy, dice ella, estaba conversando con una amiga y diciendo que Dios es muy bueno con nosotros, pues Él todo lo prepara perfectamente; he venido encontrándome mejor y aquel sentimiento de derrota, tristeza, dolor, en fin, de pérdida, está pasando; con el tiempo permanece un sentimiento de cariño, nostalgia y mucha gratitud a DIOS por habernos dado este angelito llamado Ana Luisa.

Si tú que me lees has sufrido o estás sufriendo un dolor semejante al de esa madre, cree en Dios, siéntelo cercano en todos los momentos de tu vida. Acércate a Él.Para crear más intimidad con Dios, abandona la idea de que Él está allá en el cielo, distante. Acepta el hecho de que Él es tu amigo del alma, al que cuentas todo lo que sientes, piensas, lo que has visto y lo que has hecho. Evita los secretos entre Él y tú. Busca un momentito todos los días y charla con Él. Abre tu corazón y después permanece en silencio durante algunos minutos. El sentimiento de la cercanía de Dios te dará la seguridad y la certidumbre de que tienes a alguien que te quiere y está siempre contigo. Procura tener una flor siempre por cerca y cuando la tristeza o el miedo quieran adueñarse de tu mente o de tu corazón, ponte a mirar para ella. Observa su belleza, su textura, su perfume, aunque te sientas inquieta o afligida. Observa, nada más. Calmamente reflexiona sobre las cosas que estás deseando hacer sin lograrlo. Empieza por las más sencillas. Toma la resolución de, poco a poco, ir llevando a cabo lo que quieres hacer. ¡Vas a conseguirlo! Ruega a Dios que la Paz permanezca contigo. Y así será.


estamos online

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

starstarstarstarstar
O artigo recebeu 1 Votos

Gostou?   Sim   Não  



Sobre o autor
clube WebMaster é es el Apellido usado por el Somos Todos UM para poner en el aire artículos recibidos de nuestros asociados, amigos y usuarios de la Web.
Email: [email protected]
Visite o Site do Autor

Veja também
artigo Não se trata do que eu devo nem do que eu quero...
artigo Infeliz
artigo O sagrado
artigo Tenha uma vida afetiva abundante


As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.

auravide

 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2020 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa