auravide auravide

Lecciones para una vida saludable - Lección 5

por Sônia Imenes
Publicado dia 15/01/2008 15:13:11 em STUM WORLD

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

Traducción de Teresa - [email protected]

En la lección anterior hemos dado mayor atención a la función de los sentidos que actúan como puertas de percepción y hemos visto que esa inmersión en el cuerpo con la atenta observación de nuestras acciones y reacciones favorece también el desarrollo de la intuición, pues con estas prácticas psico-corporales estamos activando, además, el lado derecho del cerebro, que comanda las funciones cognitivas no racionales.

Acostúmbrate a mantener los sentidos abiertos haciendo una conexión efectiva con los objetos o personas que miras; reconociendo los sonidos en torno a ti, los olores que pasan; la degustación cuidadosa de lo que comes y el ambiente que te circunda. Esta intención de mantenerte alerta y presente amplía la capacidad de percepción de la realidad y de las relaciones interpersonales.

Pero no hemos hablado todavía del tacto, que es una de las más importantes funciones de propiocepción. Es decir, de la percepción de sí mismo, esencialmente ligada al afecto. ¡Pues que sepas que el tacto no se restringe a las sensaciones percibidas por las manos! Toda la piel que recubre el cuerpo tiene la misma capacidad y función. El contacto corporal con la madre en la niñez es fundamental para el equilibrio psicológico del individuo. Y en la edad adulta, el grado de autorización que nos damos para el estrecho contacto corporal con las personas de nuestros vínculos afectivos es un fuerte indicador de cuánto estamos afectivamente equilibrados y emocionalmente sanos. Desgraciadamente nuestra cultura religiosa (principalmente la católica) contiene una enorme cantidad de tabúes con relación al cuerpo y a la noción de pecado.

Comencemos entonces a romper estos tabúes. Podemos empezar por prestar más atención a las sensaciones de textura, temperatura, forma y peso de todos los objetos que tocamos. Pero vamos, además, a extender esa percepción al resto del cuerpo, permitiéndonos sentir el placer de tocar nuestro propio cuerpo, sea durante el baño, sea en la aplicación de un aceite de esencia relajante, sea simplemente acariciándonos. Y además de la maravillosa sensación de confort que nos proporcionamos, estaremos además ampliando la propia conciencia corporal, facilitando ese camino para el auto-conocimiento y para el despertar del poder de cura.

Ejercicio:
Acuéstate en un lugar relativamente amplio y cómodo. Puedes forrar el suelo con un edredón o algo similar. Puedes disponer de algunas almohadillas. Empieza entonces a desperezarte estirándote en todas las direcciones, al tiempo que abrazas y usas las almohadillas como elementos lúdicos en ese desperezarse. Presta atención entonces a todas las partes del cuerpo que están siendo “masajeadas” por este contacto con el suelo. Ve ampliando los movimientos de forma que todas las partes del cuerpo puedan pasar por la misma experiencia, incluso aquellas partes más inaccesibles: la parte interna de los muslos, el pubis y la ingle; las axilas, los hombros, la cabeza y nuca.
No te preocupes con la forma de los movimientos, simplemente busca despertar las sensaciones en toda la extensión de tu cuerpo. No restrinjas tampoco los movimientos en función del edredón, forración o almohadillas. Permite que ellos se enrosquen en el cuerpo como un elemento más de la percepción y ampliación de la desenvoltura corporal, pues este ejercicio está además trabajando con las articulaciones del cuerpo, tornándolas más flexibles y ágiles.
Cuando notes que ya has despertado todo el cuerpo, relájate tendido de espaldas con piernas y brazos extendidos y separados del cuerpo. Respira profunda y lentamente soltando todo el peso del cuerpo al espirar algunas veces. Siente la fuerza de la gravedad actuando sobre ti, imaginándote acogido por la fuerza de la madre tierra. Antes de levantarte, gírate de lado para sentarte y yergue el cuerpo despacio.


estamos online

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

starstarstarstarstar
O artigo recebeu 1 Votos

Gostou?   Sim   Não  

Leia Também

Lecciones para una vida saludable - Lección 4

Lecciones para una vida saludable - Lección 6




Sobre o autor
sonia
Sônia Imenes é Atriz-dançarina, terapeuta corporal,
praticante de Kempo e atende em São Paulo.
Oferece atendimentos de Massagem Thay.
Email: [email protected]
Visite o Site do Autor

Veja também
artigo Não se trata do que eu devo nem do que eu quero...
artigo Infeliz
artigo O sagrado
artigo Tenha uma vida afetiva abundante


As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.

auravide

 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2020 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa