auravide auravide

Ley de la Atracción IV


Traducción de Teresa - teresa_0001@hotmail.com

Para estar efectivamente en condiciones de Atraer cosas buenas, necesitamos prepararnos. En los textos anteriores hemos procurado demostrar, entre tantas, una forma para crear una base a fin de cualificarnos.
De todas las cosas tenidas por importantes, para mí, lo que tiene efectivo destaque es el control de nuestras emociones. Son ellas las grandes villanas, o aliadas, de nuestros afectos, conquistas o desafectos y pérdidas.

Esta es también mi batalla en esta encarnación, al fin y al cabo estoy humano y como tal, sujeto a todas las dádivas y dificultades de una encarnación que procuro sea evolutiva. Quiero, de todas las formas y maneras, ser un individuo cualificado para recoger y recibir de vuelta la calidad de lo que he plantado. Pero cualificarme procurando no ser merecedor.
Ser merecedor es aquel individuo que se cualifica con dolor.
Merecer con dolor significa que necesitamos pagar un precio para obtener alguna cosa. Vivir con sabiduría es permitirnos llegar al punto que pretendemos, sin que tengamos que hacer sacrificios.
Sacrificio es, verdaderamente, un sacro oficio. Todo lo que es sacro no necesariamente quiere decir que es sagrado, pues en realidad sagrado, a mi entender, es aquello que tiene valor absoluto. Para algunas religiones tiene otro significado. Forma parte de sus dogmas.

Para mí, insisto, sagrado quiere decir que he necesitado dispender mi máximo esfuerzo. He puesto todo cuanto tenía de calidad mental y física para llegar al punto a que me había determinado ir.
Por tanto, en realidad debo procurar Merecer y para ello es fundamental que podamos vigilar nuestras debilidades y emociones durante el plantío, durante la determinación del objetivo que quiero o necesito alcanzar.

En la Ley de la Atracción, para que efectivamente funcione a nuestro favor, es preciso que el merecimiento también esté cualificado. Así, la diferencia entre conseguir – o no – alguna cosa, está directamente relacionada con el CÓMO LO HAGO.
El respeto por mí y por el Universo, la elegancia y la ética que aplico en mis actitudes, son factores que determinan mi cosecha.

Hacer todo por dinero es un error. La riqueza material también se va. Sólo queda la riqueza mental.
Hacer, olvidando el precio que las personas implicadas pueden pagar por ello, es otro error.
Implicar a todos, sólo para mi exclusivo beneficio, es un error aún más grande.
Engañar es recibir la pena duplicada. Existen penalidades que creamos para nosotros que, en la Ley del Retorno, pueden llegarnos en doble.
Sólo por conocer esta Ley del Universo estaríamos obligados a observar buena conducta, ¿no es cierto? Siendo así, hemos de saber cómo nos cualificamos para poder efectivamente cosechar lo que pretendemos.

Espero que mi merecimiento venga aplicando correctamente mi conocimiento. Para eso que sea merecimiento... Jamás con dolor para que me torne un merecedor. Me atrevo aún a decir que uno es fuertemente positivo – merecimiento – y el otro negativo – merecedor.
Así siendo, es vital que no seamos merecedores, sino que tengamos merecimiento.

Buena cosecha.
Sé que nos veremos... pronto.
Beso en el alma


estamos online

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


Leia Também

Ley de la Atracción III

Ley de la Atracción – V




saul
Saul Brandalise Jr. é colaborador do Site, autor do livro: O Despertar da Consciência da editora Theus, onde mostra através das narrativas de suas experiências como extrair lições de vida e entusiasmo de cada obstáculo que se encontra ao longo de uma vida.
Visite o Site do Autor


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.

auravide

 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2021 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa