auravide auravide

Madre, de nada más necesito para ser feliz

por WebMaster
Publicado dia 12/05/2008 11:30:04 em STUM WORLD

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

por Wilson Francisco - [email protected]

Traducción de Teresa - [email protected]

Día a día leo testimonios de madres, a vueltas con la educación de los hijos, los contratiempos de mujer, esposa y nuera. Cuántas dificultades estas guerreras encuentran en su vida.
Una cosa es cierta: Dios no coloca fardos pesados en hombros frágiles. Hay mujeres débiles, desalentadas, pero son pocas, la mayoría es animosa y enfrenta los sinsabores con hidalguía.

Cierta internauta estaba en dificultades con su hijo, no sabía cómo enfrentarse a la situación. Una colaboradora del Proyecto Transformación que estaba dando apoyo a esa madre sugirió que ella hiciese la Conversación con el Yo Superior. Ella, como madre, haría ese proceso con el permiso de Dios. Además, ha sido orientada para que experimentase otra técnica que indicamos en estos casos, que la madre cambie el nombre del crío, poniéndole un nombre diferente, cuando aquél esté irritado y con actitudes violentas, y llame la atención al Espíritu del crío, como diciéndole: Mira, no te quiero aquí, haciendo eso, quiero a mi hijo de vuelta, quiero amarlo y comprenderlo.

La madre llevó a cabo los procesos y el resultado fue este, narrado por la colaboradora: En cuanto a T, S. me ha contado que ocurrió algo curioso: la orienté para que diese un nombre ficticio al niño cada vez que se pusiese rebelde. Que le hablase con autoridad, y como si realmente él fuese otra persona.
La madre intuyó que el nombre sería Zezinho y cuando él estaba hablando groseramente con ella, le llamó Zezinho... Su sorpresa fue grande. Él correspondió al “juego” y contestó prontamente, con una mirada distinta:
- ¡No es Zezinho mi nombre, sino Joãozinho y tú eres Zefa!
Entonces ella respondió: ¡Yo no soy Zefa, soy S., la madre de T.!
Y él empezó a insistir ridiculizándola, llamándola Zefa y hechicera. Ella se asustó, pero se aguantó firme y mantuvo la postura. Salió del cuarto, al poco rato él se calmó, rezó con ella y se durmió.

También la orienté a que hiciese la Conversación con el Yo Superior y, tan pronto él se durmió, ella fue al cuarto e hizo la conversación mentalmente. Ella dijo que una vibración fortísima la envolvió e incluso tuvo miedo, pues nunca había sentido algo parecido.

Al día siguiente ocurrió algo extraordinario. El niño cambió como de la noche al día. Hizo las paces con el padre de manera conmovedora. Pidió perdón por todo cuanto había hecho y hablado. Pero dijo algo intrigante: “hago las paces porque no quiero retrasar mi desarrollo espiritual.”

Obsérvese bien, que en este caso no he sido yo ni la persona que me auxilia, ha sido la propia madre quien llevó a cabo el proceso, con éxito total. Esa capacidad todas las madres la tienen. Yo siempre lo digo.

Y tanto es verdad que ese proceso, ¿sabes quién lo ha creado? Pues bien, ha sido una madre, cliente mía, con poco más de 30 años, sin mucha experiencia espiritual y que está lidiando muy animosamente en su vida, envuelta en una situación de casi separación con su marido, y teniendo dos hijos para criar. En los momentos de más tempestad en su vida, ella, inspirada por los Ángeles, elaboró esa estrategia divina para mejorar la relación con su hija, que estaba atormentada y atormentándole la vida, por culpa de los desencuentros de la pareja.

Como se ve, hay situaciones de crisis que pueden ser transformadas en oportunidades de aprender maravillas en esta vida nuestra. Y estas dos madres nos dejan esas lecciones bellísimas; una creando un proceso divino de apoyo y resolviendo su situación personal, y la otra que ha creído en el proceso y lo llevó a cabo con el corazón, deshaciendo una situación que podría culminar en una dificultad todavía mayor, si no hubiese encontrado ese camino.

Aun ayer le mandé a mi cliente el relato de esa madre, como un homenaje a ella, por lo que ha hecho y por el día de las madres y aprovecho esta oportunidad para envolver a todas las madres del Universo en un abrazo de afecto y gratitud.

Y digo a vuestros corazones: Vosotras podéis, podéis de veras, modificar este mundo, yo creo en esto. Y en recuerdo de la presencia tan querida de Ana Jarvis, la creadora del Día de las Madres, quiero dejar en vuestros corazones una rosa roja, con todo mi amor y cariño.


estamos online

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

starstarstarstarstar
O artigo recebeu 1 Votos

Gostou?   Sim   Não  



Sobre o autor
clube WebMaster é o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Email: [email protected]
Visite o Site do Autor

Veja também
artigo Treinando a não-mente
artigo Horário
artigo Ativação dos sentidos interiores
artigo Amigos extrafísicos


As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.

auravide

 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2020 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa