auravide auravide

Nada es por acaso


por Maria Silvia Orlovas - [email protected]

Traducción de Teresa - [email protected]

Es bastante frecuente irritarnos cuando las cosas salen mal, principalmente cuando ponemos en ellas muchas expectativas. Parece que basta soñar con un acontecimiento, fantasear las cosas buenas que podrán suceder para que algo salga mal y tengamos que lidiar nuevamente con la frustración.

Queremos controlar la vida, tener respuestas rápidas para los acontecimientos que nos rodean, en una necesidad constante de mantener nuestra seguridad. A veces esa es una tendencia tan fuerte en las personas que basta un imprevisto para sacar a alguien de lo serio. Pero ¿debemos dejarnos ser así tan irritables?
¿Por qué temer y estar tan contrariados con las cosas que salen mal? ¿O con las sorpresas?

Uno de los aprendizajes fundamentales en el camino de la ascensión espiritual, que también significa elevación, es no dejarse llevar por las emociones. Es aprender a lidiar con las contrariedades e intentar siempre que posible ponerse en el lugar del otro. Y estoy segura que proceder así ahorra muchos desgastes y, para ello, no es necesario ser un santo, basta solamente respirar hondo y dejar que pase ese impulso momentáneo de indignación.

Semanas atrás atendí a una muchacha que había perdido el empleo y con él su autoestima; la situación se hacía tan seria y tan rodeada de sufrimiento que antes de que ella cayese en una depresión, el marido, que ya conocía mi trabajo, pidió una cita para su esposa, quien llegó hasta mí sin creer demasiado en una posible ayuda. Ejecutiva, trabajadora del área de informática, licenciada en Derecho, estaba acostumbrada a situaciones prácticas, y hablar de vidas pasadas no le pareció nada práctico. Al fin y al cabo ¿en qué ayudaría saber de sus vidas anteriores para obtener un empleo en el área corporativa?

Pero aun pensando así, ella atendió el ruego de su compañero. Educada, pero distante, vino a mi encuentro para descubrir que el perfeccionismo la acompaña desde hace varias existencias y que su deseo de poner orden en todo le ha venido ocasionando muchos disgustos.
La vida pasada que apareció mostró a una persona controladora, pero muy irascible, que había sido despreciada por un novio que la abandonó estando embarazada, permitiendo que ella viviese la situación en soledad, sin apoyo. Con mucha rabia por todo lo que le ocurrió, ella se vengó del muchacho, lo cual de nada sirvió, puesto que el dolor continuó dentro de ella. En esta vida, habiéndose dedicado totalmente al trabajo, no ha querido tener hijos, y ahora, en torno a los 40 años y desempleada, se sentía totalmente sin rumbo, sin función y sin control de la propia vida. Aun siendo persona razonable y sabiendo que podrá encontrar otro empleo, sentía un temor y una desesperación desproporcionados. Sentía que incluso podía estar entrando en un síndrome de pánico, lo cual de hecho puede pasar con personas de ese perfil, cuando se sienten sin rumbo.

Expliqué a Sonia que nada sucede por acaso, que muchas veces la vida, Dios, el destino, o el nombre que quieras emplear para referirte a la sintonía divina de la vida de cada cual, ofrece un atropello, una pérdida, precisamente para que repensemos nuestros caminos, nuestras actitudes. Y, al fin y al cabo ¿por qué querer dominarlo todo? Los maestros enseñan que es maravilloso cuando podemos ser conducidos por alguien… Así, apreciamos el paisaje y aprendemos a recibir las cosas buenas.

Permanecer todo el tiempo controlando, construyendo respuestas positivas para nuestros actos puede ser un ejercicio agotador. Y la vida puede ser infinitamente más leve si sabemos aprovechar el flujo. Cuando es hora de trabajar, muy bien, vamos allá. Cuando es hora de convivir con las personas, muy bien, vamos a desarrollar la paciencia, el intercambio, aprender a ponernos en el lugar del otro, reír de las situaciones. ¿Por qué no?

Y cuando algo muy importante sale mal, después del susto, la rabia o la tristeza, sigamos adelante, pues seguramente pronto habremos de comprender por qué algo así nos ha pasado a nosotros.


estamos online   Facebook   E-mail   Whatsapp

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


clube WebMaster é o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Visite o Site do Autor

Saiba mais sobre você!
Descubra sobre STUM WORLD clicando aqui.


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.


 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2022 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa