auravide auravide

No reaccionar como forma de protección

por Bel Cesar
Publicado dia 26/10/2008 12:24:45 em STUM WORLD

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

Traducción de Teresa - [email protected]

Creo que la mayoría de nosotros ya hemos vivenciado cuando menos una situación de agresión en el tráfico de São Paulo: atracos, secuestros-relámpago, accidentes, maniobras de cierre y frenazos bruscos son experiencias desagradables, que marcan nuestra memoria con sustos y nos hacen andar cada día más tensos y en alerta.

El otro día, estaba en la franja izquierda de la Av. Dr. Arnaldo para hacer el rodeo en dirección al Pacaembú cuando el semáforo cerró y yo detuve el coche. Inesperadamente, el motociclista a mi derecha dio un puñetazo al cristal de delante y gritó: “¡Mira como conduces! ¡Casi te llevas mi pierna!” Asustada, le miré como quien de veras no estaba comprendiendo nada. Al fin y al cabo, no estaba conduciendo rápido, ni había frenado bruscamente y mucho menos noté haber tocado su moto... En fin, ¡a lo mejor le había dado un susto a él también! Pero en seguida he visto que no había manera de pedirle disculpas o intentar mejorar la situación: él situó su moto delante de mi coche, y con voz y mirada rabiosas, gritaba, invitándome a un duelo sin precedentes.

Vulnerable ante su amenaza, sentí acelerarse mi corazón. Entonces, instintivamente bajé los ojos y repetí interiormente innumerables veces la frase “Esta ira es tuya, quédate con ella...”. En una mezcla de nerviosismo y certidumbre, tuve la intención clara de enviarle un mensaje directo: yo no estaba dispuesta a pelear. El semáforo para los que seguían de frente se abrió y él, todavía insultándome, se marchó. Aliviada, sentí el efecto de la adrenalina en mi cuerpo mientras dejaba atrás aquella situación. Recordé un consejo de Lama Michel: “Cuando una persona está nerviosa, no intentes convencerla de nada; hablar sólo hará que se sienta más airada.”

El budismo nos enseña a responder a las situaciones en vez de reaccionar contra ellas, pues nos hace ser conscientes de que una reacción irracional y automática produce un efecto idéntico sobre aquel que la recibe, es decir, al ser agredidos, agredimos fácilmente. Entonces, es preciso entrenarnos para no caer en la trampa de la agresividad ajena, pues ella actúa como un catalizador de nuestra propia agresividad interna.

Ese día opté por no batirme en duelo, ni hacer acuerdos. Sentí que era preciso definitivamente distanciarme internamente de la ira ajena: no era apropiado procurar entender nada, tan sólo desconectarme. En aquel momento, no reaccionar fue la mejor forma de protegerme.


estamos online

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

starstarstarstarstar
O artigo recebeu 1 Votos

Gostou?   Sim   Não  

Leia Também

Não reagir como forma de proteção




Sobre o autor
bel
Bel Cesar é psicóloga, pratica a psicoterapia sob a perspectiva do Budismo Tibetano desde 1990. Dedica-se ao tratamento do estresse traumático com os métodos de S.E.® - Somatic Experiencing (Experiência Somática) e de EMDR (Dessensibilização e Reprocessamento através de Movimentos Oculares). Desde 1991, dedica-se ao acompanhamento daqueles que enfrentam a morte. É também autora dos livros `Viagem Interior ao Tibete´ e `Morrer não se improvisa´, `O livro das Emoções´, `Mania de Sofrer´, `O sutil desequilíbrio do estresse´ em parceria com o psiquiatra Dr. Sergio Klepacz e `O Grande Amor - um objetivo de vida´ em parceria com Lama Michel Rinpoche. Todos editados pela Editora Gaia.
Email: [email protected]
Visite o Site do Autor

Veja também
artigo Treinando a não-mente
artigo Horário
artigo Ativação dos sentidos interiores
artigo Amigos extrafísicos


As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.

auravide

 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2020 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa