auravide auravide

NUESTRA REALIDAD ES EL REFLEJO DE NUESTRAS CREENCIAS


por Gloriana Batassa - gloriana2009@gmail.com

Traducción de Teresa - teresa_0001@hotmail.com

Básicamente somos seres creados con tres cuerpos distintos: mental, emocional y espiritual. Cada uno de ellos tiene su propia energía y cada vez que éstas trabajan independientes una de otra se origina confusión en nuestra vida física.

Una parte de nuestro aprendizaje en la Tierra consiste en conocer esos tres cuerpos por separado, pero permitiendo que trabajen juntos, y comprender cómo esto sucede, pues solo cuando colaboremos con estas tres energías sabiendo cómo hacerlo, tendremos al fin paz material, emocional y espiritual. Partiendo de la comprensión del funcionamiento de los tres cuerpos básicos será como ascenderemos al conocimiento y al poder de los otros cuerpos nuestros más elevados y lograremos recordar cómo trabajar e interactuar con ellos.

El cuerpo mental, o nuestra mente, actúa mediante la racionalización, y la experiencia de nuestras lecciones espirituales comienza con la mente. Por tanto, no podemos ser eficaces a nivel espiritual mientras no sepamos trabajar con la energía mental. La mente funciona según una perspectiva lógica y su energía está centrada en nuestras creencias y percepciones, así como en la comprensión que tenemos acerca de los demás. Y puesto que la comprensión del mundo que nos rodea está basada en las creencias que tenemos, fruto a su vez de las experiencias pasadas, nuestras respuestas se crean a partir del temor y del juicio, originando conflictos en nuestra vida personal y en el mundo de nuestro entorno. Ello porque no siempre las experiencias pasadas han sido integradas como lecciones y las energías de esas experiencias pasadas han quedado “aparcadas” en nuestras células, es decir, la energía no ha fluido y no ha sido liberada.

El cuerpo emocional es aquel que nos permite ultrapasar la lógica mental, pero normalmente, cuando una situación, acontecimiento o persona provoca en nosotros una respuesta emotiva, significa que por medio de nuestras emociones recordamos algo ya vivido y, si ese recuerdo causa dolor, nos encerramos a nivel del chakra del corazón, porque creamos, a través de un sentimiento, una memoria celular. A veces dejamos que la energía emocional se haga dominante en nosotros y la “aparcamos” dentro del chakra del corazón; de esa manera ella no es capaz de moverse de dentro para fuera a fin de integrar la lección que el recuerdo ha despertado.

Debemos pensar que todo cuanto nos sucede de importante son situaciones y sentimientos ya vividos anteriormente, que han dejado registros emocionales en nuestra memoria que no hemos integrado en nuestra vivencia y cuya energía no ha sido liberada. La energía espiritual nos proporciona conocimiento para comprender y superar la lógica y la emoción, pues si permanecen por separado no podemos formar juicio.

Es la energía lo que nos enseña cómo recordar, cómo escuchar, cómo modificar y cómo proceder de modo a integrar la energía mental + la energía emocional + la energía espiritual, ya que una misma experiencia puede ser vivida en varios planos contemporáneamente y ha de ser integrada por todos los cuerpos implicados.

Siendo así, el espíritu es quien nos orienta sobre cómo reconocer que los límites de nuestra vida actual son las memorias frecuentemente dolorosas del pasado, que han quedado grabadas en nuestras células y han formado una creencia. Los recuerdos celulares nos dan la oportunidad de integrar experiencias pasadas importantes como aprendizaje en nuestro camino evolutivo, toda vez que, mientras permanezcan grabadas en nuestras células como creencias, continuarán presentándose cíclicamente en nuestra vida actual, creando los límites que establecemos en la vida cotidiana.
Tenemos el poder de crear nuestra realidad a través de aquello en que creemos. Y es esa la experiencia que estamos viviendo actualmente, ya que nuestra realidad es el reflejo de nuestras creencias.

Una de nuestras tareas ahora es cambiar nuestra realidad material modificando nuestras creencias, y por eso nuestros límites están siendo enfocados en este momento con tanta intensidad, a fin de que podamos detectarlos y superarlos, e igualmente superar nuestros miedos, nuestras enfermedades y nuestras fobias. Si creemos en que tenemos poder, eso es lo que manifestamos en nuestra realidad y lograremos co-crear aquello que queremos. Cuando no somos capaces de manifestar lo que co-creamos en nuestra vida diaria, significa que queremos lo que co-creamos, pero en nuestras células no existe este registro, sino una creencia contraria a lo que queremos.

Debemos creer realmente en que somos seres Divinos, seres de Luz, hasta el núcleo de nuestras células y dejar registrada en ellas esa creencia, puesto que únicamente así manifestaremos nuestro Yo Divino y nuestra Luz en la vida física cotidiana.

Nos hemos comprometido con el Cristo Cósmico a que trabajaríamos para la Luz y por eso hemos venido aquí, para reconectarnos con la Fuente y a partir de ella traer el Amor Incondicional a la Tierra, a fin de ayudarla en su transformación. Transformando nuestras creencias, y una vez ligados a la Fuente, también transformaremos nuestra realidad para finalmente reflejar la Luz que somos.


estamos online   Facebook   E-mail   Whatsapp

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


clube WebMaster é o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Visite o Site do Autor

Saiba mais sobre você!
Descubra sobre STUM WORLD clicando aqui.


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.


 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2021 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa