auravide auravide

Oración de Protección – Arcángel Miguel


Autor Baltazar Neto
caminhaeespiritual@gmail.com

Traducción de Teresa
teresa_0001@hotmail.com

(Ilustración hecha por el propio médium, de lo que ha visto por la clarividencia durante el tratamiento.)

Día: 20 de Abril de 2013
Hora: 09h00
Local: Atendiendo en reunión espírita – São Paulo-SP


Abrimos la reunión con la plegaria de costumbre y empezamos a atender. La tercera persona en ser atendida era Luiz, venía a la reunión por segunda vez. Un hombre de sus cincuenta y pocos años, casado y padre de dos hijos. Feliz, pero como acostumbramos a ver mucho por ahí, siempre quejándose. No sabía explicarlo, pero algo siempre lo incomodaba, era asiduo de un Centro de Umbanda en el ABC paulista. Ya era un trabajador de la Casa, y aunque tenía una mediumnidad ya desarrollada, trabajaba como Cambono (médium ayudante). Eso lo tenía un poco irritado… Fue entonces cuando en conversación con amigos, conoció nuestro trabajo y empezó a frecuentarlo.

En cuanto se sentó en la silla para ser atendido, la dirigente de nuestro trabajo me llamó para cuidar de Luiz.

Me situé ante él y por la clarividencia pude percibir una especie de collar de paja, lleno de plumas y con un saquito de oro atado. Algunas sanguijuelas estaban presas a su tórax. Pregunté sobre aquel Patuá (Amuleto), pensando que probablemente él había pedido una especie de protección a alguna entidad, pero Luiz rápidamente lo negó, diciendo que no había pedido nada, y luego preguntó si de alguna forma podríamos retirarle aquello que se hacía presente en su periespíritu.

En ese momento se presentó una entidad de apariencia algo grosera, pero de buenas intenciones. En conversación conmigo, el espíritu dijo que podría ayudar a retirar el Patuá, pues conocía ese tipo de objetos. Él, entonces, empezó a hacer el contacto de incorporación, y yo lo permití, notando aquella energía con que él se incorporó en mí totalmente; poniéndose al frente del trabajo se encaminó hacia Luiz, pero cuando tendió la mano hacia el cuello de éste, su mano fue repelida instantáneamente. Como estaba conectado con él, pude sentir como si fuese una descarga eléctrica, ¡un choque! Él todavía lo intentó tres veces más sin éxito.

El espíritu, intrigado, se alejó y se desconectó de mí. Yo pude percibir que alrededor de Luiz había varias espadas formando un círculo, y venía a mi mente “Arcángel Miguel”.

Le pregunté:

- Luiz, ¿por casualidad has hecho alguna oración al Arcángel Miguel?

- Ah, cierto. Estoy haciendo una de protección, que tengo que seguir durante siete días. ¿Por qué?

- A tu alrededor hay un círculo formado por espadas y el espíritu que iba a trabajar para tu limpieza no consigue atravesarlo. Necesito que tú y todos aquí en apoyo pidan permiso a la Egrégora para poder retirarlas temporalmente.

Hicimos la petición y las espadas desaparecieron, el Espíritu volvió a incorporarse en mí y pudimos retirar el Patuá y las sanguijuelas. Después de ese trabajo, las espadas volvieron a aparecer alrededor de él.

A la semana siguiente, la protección ya no estaba, ya habían desaparecido, pasados los siete días. Aun siendo muy eficientes esas plegarias, como pudimos ver, es necesaria cierta constancia, pues sus efectos son pasajeros. Es preciso mantener un estado de plegaria y gratitud permanentes, la tan comentada reforma interior.

Sin embargo, lo que más me intrigaba en esa historia es que, aun con la plegaria, Luiz todavía continuaba con aquellos objetos en su periespíritu; se montó la protección en torno a aquella “suciedad”.

La espiritualidad se presentó y aclaró la información:

“Quien ensucia nuestra energía somos nosotros, a través de nuestras actitudes y pensamientos, de los pésimos hábitos de orden moral. La plegaria es eficaz, sí, siempre que se diga con sinceridad. La oración protege a la persona de los espíritus que todavía se obstinan en el mal, pero no hace la limpieza y la conversión moral, esto es papel del empeño diario en nuestra reforma interior, de cambiar malos hábitos por buenos. Sería muy fácil mantenernos acomodados en nuestras dificultades y sólo haciendo una plegaria, sin el menor esfuerzo para el cambio. Todo camina juntamente con el esfuerzo en el bien y la plegaria, el uno apoyando a la otra en el progreso individual de cada uno de nosotros, encarnado o desencarnado”.

Agradecí al espíritu por la información, hoy continúo con mis plegarias, pero sin olvidar que hace falta acción para extirpar viejos y pésimos hábitos nocivos para nuestra energía personal.

Luiz necesita seguir también en esta reforma interior, para eliminar los sentimientos que lo incomodan. Él siempre creará una protección en torno a sí, pero los patrones inferiores continuarán brotando de su imperfección moral.

Muy agradecido, por el apoyo y la oportunidad de compartir la experiencia.


estamos online

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1




clube WebMaster é o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Visite o Site do Autor


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.

auravide

 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2021 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa