auravide auravide

Para pegar en la puerta de la nevera

por Adília Belotti
Publicado dia 11/03/2008 14:25:59 em STUM WORLD

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

Traducción de Teresa - [email protected]

Ando pensando mucho en el poder de comunicación de las neveras. En mi casa, es en la pantalla blanca, punto de parada obligatorio para saciar hambres y sedes diversas, donde se ponen los avisos, recibos, providencias, horarios e… ¡inspiraciones! Casi todo cabe en la nevera, se puede escribir, fijar con imanes, sujetar con aquellas masillas… ¡tengo una amiga que ha transformado el frigorífico en un álbum para exhibir recuerdos de los viajes de la familia!

Y creo que por ello ese blog anda alimentándose de listas. Las listas, como se sabe, son el alimento preferido de las neveras… y, por qué no, ¡de las almas hambrientas!

Por tanto, esta lista la he extraído del sitio web del Templo Zu Lai, del Monasterio Fo Guang Shan, cuyas raíces están en el Budismo Mahayana, pero con fuerte énfasis en la creencia de que la naturaleza búdica está al alcance de todos. “Sus practicantes se empeñan en aplicar las enseñanzas de Buda en lo cotidiano, y de ahí proviene la denominación: Budismo Humanista”, es la definición que aprendo en el web.

Y debe ser por eso que la lista, firmada por el Venerable Maestro Hsign Yün, aporta ideas y consejos tan sencillos, tan prácticos y tan llenos de sabiduría. Para imprimir, pegarla en la puerta de la nevera y consumir todos los días un poquito, y nutrirse de luz…

- Descubre tu mayor defecto y disponte a corregirlo.
- Elige hasta tres ejemplos de vida y determínate a seguirlos.
- Ten fuerza y sabiduría para resistir las tentaciones del mundo.
- Cultiva la fuerza de la tolerancia de forma a comprender, aceptar, asumir responsabilidades, tener determinación y mejorar las circunstancias externas. Así, pasa a cultivar la tolerancia por la vida, la tolerancia por todos los dharmas y la tolerancia por los dharmas no surgidos, de manera a transformar el cultivo de la tolerancia en fuerza y sabiduría.
- Aprende a adaptarte a la presión externa y no te dejes afectar por ella.
- Sé activo y sin miedo. Piensa antes de actuar.
- Avergüénzate de lo que ignoras, de lo que eres incapaz, de lo que te torna impuro y rudo.
- Haz con frecuencia algo que conmueva el corazón de las personas.
- Encuéntrate bien bajo cualquier circunstancia, sigue las condiciones correctas, permanece siempre libre de aflicciones y hazlo todo con alegría en el corazón.
- Tener coraje y ser virtuoso es ser capaz de admitir los propios errores.
- Aprende a aceptar las pérdidas, las falsas acusaciones, los contratiempos y las humillaciones.
- No envidies a aquellos que practican buenas acciones o dicen buenas palabras.
- Ten siempre en la mente bondad y belleza.
- No empujes a otros a la vera del abismo; al contrario, dales espacio para recular; un día ellos podrán ayudarte.
- Sirve a aquellos que desean hacer el bien, comparte un objetivo. Favorece a los otros y respeta sus anhelos.
- Sé amable y humilde al relacionarte con las demás personas. Expresa bondad en tu semblante y en tu modo de hablar.
- La capacidad de donar trae la abundancia verdadera.
- Preocúpate apenas de lo que está bien o está mal; no te fijes en pérdidas o ganancias.
- Deja de lado pensamientos egoístas y dedícate a la justicia, a la verdad y al bien común.
- Viaja por el mundo bajo el cielo estrellado. Vivencia la práctica de la procesión de mendicidad por lo menos una vez en la vida.
- Abre mano de todas tus posesiones por lo menos una o dos veces en la vida.
- Cada cuatro o cinco años emprende un viaje en solitario.
- No te dejes cegar por el amor. No te traiciones por dinero.
- No te enfrentes a las cosas – aprende el arte de ser sutil.
- No hay triunfo sin persistencia, diligencia y determinación.
- Desarrolla la auto-confianza, las expectativas en relación a ti mismo y metas personales.
- Procura escuchar las buenas palabras y jamás olvides lo que significan.
- No desperdicies tu tiempo. Planifica y utiliza el tiempo con sabiduría.
- Sé siempre sensato, pues la sensatez es imparcial e igual para con todos.
- Acuérdate de los errores cometidos. Tenlos siempre en mente para no repetirlos.
- Sea cual fuere tu función, desempéñala bien. No mires a los lados.
- Hazlo todo con buena intención, verdad, sinceridad y belleza.
- No te apegues al pasado. Mira siempre hacia delante.
- Lucha por tus objetivos y llega lejos.
- Planifica tu carrera, utiliza tu dinero con sabiduría, purifica tus sentimientos y no te apegues a fama y riqueza.
- Desarrolla comprensión y visión correctas. No te dejes llevar ciegamente por los demás.
-Renuncia a apegos insensatos y acepta la verdad con mente humilde.
- No maquines intrigas ni siembres rumores. No te dejes influir por ellos.
- Aprende a desenvolver tu mente, a reformar tu carácter, a retroceder y a esquivar en la vida.
- Cultiva méritos por medio de donaciones según tu capacidad, función, disposición y condición.
- Cree profundamente en el Dharma y contempla todas las virtudes. Nunca hagas el mal; practica siempre el bien.
- No culpes a los cielos ni a los demás por tu infelicidad, pues todo tiene su causa y efecto.- Piensa en lo bueno y bello en vez de pensar en lo que es triste y penoso.
- Conquista al menos tres tipos de habilitación a lo largo de la vida, como, por ejemplo, la de conducir automóviles, cocinar, mecanografiar, cuidar de enfermos, ejercer la medicina, el magisterio, el derecho, la arquitectura, etc.
- Aprende a articular bien el habla y la escritura. Aprende a escuchar, a apreciar, a pensar, a cantar, a pintar y a desarrollar habilidades. Cuanto más se aprende, mejor. Aprende, al menos, la mitad de todo esto.
- Lee al menos un periódico diario, para mantenerte al día con el mundo.
- Lee cuando menos dos libros al mes.
- Mantén una rutina diaria.
- Cultiva hábitos regulares de sueño y alimentación.
- Practica ejercicios físicos.
- Mantente apartado de tabaco, alcohol, pornografía y drogas.
- Administra y controla tu propia vida.
- Practica la meditación durante, al menos, diez minutos todos los días.
- Pasa, al menos, la mitad del día a solas, una vez a la semana.
- Al menos una vez por mes, practica el vegetarianismo, para nutrir tu corazón de compasión.
- Ayuda a los demás y haz el bien sin esperar nada a cambio.
- Comparte tu alegría y compasión con los demás.
- Mantén la capacidad de auto-evaluarte bajo cualquier circunstancia.
- Reza por los desafortunados, donde quiera que te encuentres.
- Sé preciso en tus observaciones. Considera todos los ángulos y sé tolerante y comprensivo en relación a los demás.
- Aprecia la vida, cuida de ella y no la maltrates jamás.
- Utiliza tu dinero y tus posesiones con sabiduría. No desperdicies ni gastes en exceso.
- En tiempos de alegría, contén tus palabras; en el infortunio, no descargues tu ira sobre los demás.
- No enaltezcas tus propios méritos ni señales los errores ajenos.
- No envidies ni sospeches. Los méritos provienen de las realizaciones y de la ayuda a los demás.
- No seas codicioso respecto de las posesiones ajenas, ni mezquino respecto de las tuyas.
- Demuestra coherencia entre actitud y pensamiento. No seas iluminado en la teoría e ignorante en la práctica.
- No estés siempre pidiendo ayuda a otros. Busca la ayuda dentro de ti mismo.
- Haz de tu propia conducta un buen ejemplo. No esperes benevolencia de los demás, sino de ti mismo.
- Cultivar las buenas costumbres es la mejor manera de mantener una vida íntegra y saludable.
- Es mejor ser no inteligente que no compasivo.
- La mente optimista se ve contemplada con un futuro brillante.
- Construye tu propio destino. Corre tras las oportunidades en vez de esperar que ellas caigan del cielo.

- Controla tus emociones y tu humor: no te dejes llevar por ellos.
- Elogio y ofensa forman parte de la vida. No te apegues a ellos – conserva siempre la paz interior.
- La donación de órganos ayuda a prolongar la vida, además de propiciar recursos a las vidas de otros seres.
- Escucha lo que otros tengan para decirte y anota la esencia de lo que dicen.
- Mírate a ti mismo antes de acusar a otros. Solamente una evaluación honesta de tus méritos y deméritos te da el derecho de juzgar a los demás.
- Cumple tus promesas.
- No violes el derecho de otros para beneficiarte a ti mismo.
- Favorecer a los demás, a veces, es inexcusable.
- No sientas placer en ridiculizar a otros. Al contrario, aprende a hacerlos felices.
- No critiques, por envidia, la benevolencia del otro. Respétale y sigue su buen ejemplo.
- No uses de traición para obtener ventajas.
- Los privilegios deben, ante todo, ser ofrecidos a las demás personas.
- Aprende a aceptar las desventajas. Comprende que, en realidad, son ventajas.
- No te apegues a pérdidas o ganancias. No hagas comparaciones entre lo que tienes tú y lo que otros tienen o dejan de tener.
- Sé sincero, impetuoso y educado.
- Armonía, paz y tranquilidad son las claves para la relación con las demás personas.
- Respeto, reverencia y tolerancia son la tríada para mantener buenas relaciones con el mundo.
- La ira no resuelve los problemas. Tan sólo una mente tranquila y pacífica puede ayudarte a lidiar con la vida.
- Relaciónate con personas virtuosas y buenos maestros.
- No contamines a los demás con tu tristeza, ni te lleves preocupaciones a la cama.
- Busca placer y alegría en todo cuanto haces, y transmite eso mismo a todos.
- Sé agradecido a los benévolos y a los que prestan auxilio. Déjate emocionar por sus actos virtuosos.
- Da un toque de serenidad a todo cuanto hagas en la vida.
- No existen dificultades o facilidades absolutas. El esfuerzo transforma la dificultad en facilidad, mientras que la indolencia hace de lo fácil, difícil.
- Ayuda a tus vecinos y a tu comunidad y participa de los eventos locales. Así te convertirás en un voluntario de la humanidad.
- Sólo la humildad genera el bien. La arrogancia no aporta nada más que desventajas.
- Aproxímate de maestros virtuosos. Escúchales, sé leal y no los desacates.
-Ayudar a los demás es ayudarse a sí mismo. Tener consideración para con los otros significa cuidar y amar a uno mismo.
- Da oportunidades a los jóvenes y ofréceles orientación siempre que sea necesario.
- Cuida de tus padres y sé amoroso con ellos.


estamos online

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

starstarstarstarstar
O artigo recebeu 1 Votos

Gostou?   Sim   Não  

Leia Também

Para fixar na porta da geladeira




Sobre o autor
Adília Belotti é jornalista e mãe de quatro filhos e também é colunista do Somos Todos UM.
Sou apaixonada por livros, pelas idéias, pelas pessoas, não necessariamente nesta ordem...
Em 2006 lançou seu primeiro livro Toques da Alma.
Email: [email protected]
Visite o Site do Autor

Veja também
artigo Treinando a não-mente
artigo Horário
artigo Ativação dos sentidos interiores
artigo Amigos extrafísicos


As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.

auravide

 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2020 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa