auravide auravide

Perdonar es ser libre para vivir el presente y construir el futuro


Autor Heloisa Capelas
[email protected]

Traducción de Teresa
[email protected]

Cuando optamos por el “no” perdón, la única persona que paga efectivamente por lo que sucedió somos nosotros mismos.
El otro día charlaba con una alumna que se quejaba: “¡Navidad y Año Nuevo ya se acercan y yo no soporto esas fiestas! Siempre tengo que hacer compañía en la salita a mi tía, a quien ni siquiera aprecio”. Noté un desprecio tan claro en su manera de hablar que aproveché la ocasión para preguntarle: a fin de cuentas, ¿lo que ella te hizo te molesta tanto hasta el punto de “estropearte” la fiesta?
Ya conocía la historia de esa alumna, por tanto, yo sabía a dónde iría a parar esa charla; lo único que yo quería era que ella se diese cuenta del daño que tanto resquemor y resentimiento le estaban haciendo. Inconscientemente, ella continuaba apegada a recuerdos y acontecimientos ocurridos hacía más de 30 años, y trataba de 'castigar' a su tía por el dolor que ésta le había causado.
Esto me hizo pensar en la inmensa cantidad de personas que me cuentan historias muy semejantes. Ellas fueron víctimas de alguno o de “algunos”; de un episodio en especial o de diversas situaciones; y hoy, no importa cuánto tiempo haya pasado, no son capaces de desvencijarse del rencor. Rememoran lo ocurrido como si hubiese pasado ayer, hoy, ahora; y siempre que repiten ese proceso, vuelven a sentir toda la tristeza y el dolor de nuevo.
Ese, por cierto, es el verdadero significado del verbo RESENTIR, un dolor que sólo tendrá fin cuando exista perdón. ¿El otro lo hizo pero quien paga eres tú? Cuando alguien nos lastima, es natural que nuestra reacción sea un sentimiento de rabia. Al fin y al cabo, hicimos lo que podíamos, dimos lo mejor de nosotros y, aun así, fuimos traicionados, ignorados, tratados injustamente, no vistos, no reconocidos.
La gran cuestión es: ¿qué hacer con ese sentimiento tan devastador? Sin querer, mucha gente sigue por el camino de la venganza, porque considera que superarlo sólo será posible cuando el otro pague por lo que hizo. Él fue el culpable, por tanto, tenemos que castigarlo. ¡Perdonar jamás sería una opción!
Esas personas, por cierto, tienen muy claro que: “si le ofrezco mi perdón, le estaré dando una oportunidad más de hacerme daño nuevamente”.
Eso es cierto, pero no funciona exactamente así. Primero porque perdonar no es olvidar; es retirar el dolor de dentro de nosotros. Segundo, porque perdonar no es sinónimo de “aceptar de vuelta”; es posible ofrecer perdón incluso a las personas con quienes no tenemos ni pretendemos tener convivencia alguna. Y tercero porque, cuando optamos por el no perdón, la única persona que paga efectivamente por lo que sucedió somos nosotros mismos.
Comienza por ti. La ciencia ya ha comprobado cuán perjudiciales en nuestras vidas son el resentimiento y el rencor – que vienen estando muy asociados con ansiedad, depresión, obesidad, hipertensión, e incluso con el cáncer. Como muy bien dice aquella antigua máxima, “guardar rencor es tomar un vaso de veneno esperando que el otro muera”.
Entonces, te estarás preguntando: “pero ¿cómo puedo yo perdonar a alguien si ese alguien no me ha pedido perdón?” Bien, sería ciertamente mucho más fácil acabar con nuestros resentimientos si nuestros verdugos siempre llamasen a nuestra puerta para reconocer el mal que causaron. Pero eso casi nunca sucede. Entonces, te voy a contar una cosa: lo que esa persona o situación causó en tu vida ha quedado atrás. Quizá ella no te ha lastimado intencionadamente; muy probablemente no ha sucedido exactamente así. Y eso realmente ya no importa, porque ya pasó. Puedes elegir seguir camino sin que todo ese recuerdo continúe haciéndote daño. Empieza por ti, mírate, asume la responsabilidad y el protagonismo de todo lo que ya fue y de todo lo que está por venir. Por cierto, ¿cuántas veces tú mismo no habrás lastimado a alguien sin querer? ¿Y cuántas de esas veces has sido perdonado?
Si tú consideras que procediste con la mejor de las intenciones y por ello mereces perdón ¿por que no aplicar la misma regla a aquellos que te lastimaron?
Siempre digo que perdonar es una cuestión de inteligencia, una elección que sólo tú puedes hacer por y para ti. Ese es el camino que va a liberarte del pasado para construir un presente y un futuro plenos de amor y compasión.
Espero que aproveches la reflexión y puedas empezar a dar cabida dentro de ti a una nueva perspectiva. ¡Libérate y sigue adelante!

Sobre la articulista: Heloísa Capelas es especialista en Autoconocimiento e Inteligencia del Comportamiento y directora del Centro Hoffman en el Brasil. Conferenciante, entrenadora, máster practicante en PNL, autora del superventas “O Mapa da Felicidade” y coautora de otros siete libros sobre Gestión de Personas, Liderazgo e Inteligencia Femenina.
Sobre el Centro Hoffman: Fundado en 1978, el Centro Hoffman promueve la reeducación emocional y el desarrollo de la inteligencia de comportamiento por medio del Autoconocimiento.
Localizado en el Alto da Lapa, en São Paulo, la Institución posee licencia internacional para aplicar el Processo Hoffman da Quadrinidade en el Brasil, consistente en un programa educacional psico-emocional intensivo con efectos positivos comprobados científicamente por la Universidad de California (EUA) e impartido en 14 países más. El Método Hoffman, creado en 1967, también es aplicado en la Universidad Harvard (EUA), en la Escuela de Gobierno John F. Kennedy y en la Escuela de Negocios.


estamos online   Facebook   E-mail   Whatsapp

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


clube WebMaster é o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Visite o Site do Autor

Saiba mais sobre você!
Descubra sobre STUM WORLD clicando aqui.


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.


 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2022 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa