auravide auravide

¿Por qué la vida es así?


por Mauro Kwitko - [email protected]

Traducción de Teresa - [email protected]

La sociedad humana aún está en una fase inferior de desarrollo, bajo la hegemonía de nuestros tres chakras inferiores (visión terrena, sexualidad y Ego), y vive en el mundo de Maya, la Ilusión, en el cual prácticamente todos estamos inmersos, y solo percibimos la Verdad después de nuestra desencarnación, cuando regresamos a Casa, en el Mundo Espiritual. Allí, se van desactivando nuestros chakras inferiores y activándose los superiores, y vamos, entonces, percibiendo nuestro error, nuestro engaño, nuestro egoísmo, quedando la tentativa de corrección para nuestra próxima encarnación.

Aquí en la Tierra se revelan nuestras inferioridades y, en el Plano Astral, nuestras superioridades. Nos reencarnamos, entre otras metas, para encontrar nuestras inferioridades, y nuestra Misión es aprender a revelar aquí nuestras superioridades, aprovechar mejor nuestra inteligencia, nuestro tiempo, nuestra disposición, no en nuestro propio beneficio o en el de los nuestros, sino teniendo en vista el bien común, la mejora de la sociedad humana, colaborando para que un día el Reino de los Cielos llegue a instalarse definitivamente aquí en la Tierra.

Tenemos que aprender a poner nuestro Ego al servicio de nuestro Yo Superior, pero para eso es necesario no dedicar en exceso nuestro tiempo a nosotros mismos, no desperdiciar nuestros días y noches con actividades egocéntricas, en búsquedas infantiles de autosatisfacción, de liviandad, de irresponsabilidad, en una actitud de falta de respeto hacia nuestro Espíritu.

La información de los Seres Espirituales es que, después de la muerte de nuestro cuerpo físico, la inmensa mayoría de nosotros retorna al Plano Astral profundamente frustrados, arrepentidos y avergonzados de nosotros mismos, en cuanto al real aprovechamiento de esta presente travesía; una parte son rescatados del Umbral y otra parte logran llegar allá sin pasar por esa zona, aunque necesitan ser atendidos en hospitales del Astral.
Las frases más oídas en nuestros retornos, son las que decimos nosotros: “Ah, si yo lo hubiera sabido…” y “Ah, si yo lo hubiera recordado…” y la que nos dicen: “No te preocupes, tendrás una nueva oportunidad”. Debemos recordar que ya estamos en una nueva oportunidad… Podemos aprender a liberarnos del comando de nuestro Ego, elevar nuestra frecuencia vibratoria y franquear el nivel todavía infantil o adolescente de la mayor parte de la humanidad, hacia un nivel adulto, como el que han alcanzado los Maestros.

Podemos percibir nuestro grado de egoísmo, y cuánto somos comandados por nuestro Ego, contabilizando cuántas veces hablamos, pensamos y obramos en favor de nosotros mismos, de nuestros deseos, nuestras satisfacciones, nuestro placer, nuestro recreo. Podemos percibirlo con más claridad por el número de veces que pensamos y hablamos empezando por “yo”. Pero esto no significa únicamente vanidad y orgullo, sino también un centramiento en la tristeza, la amargura, el sentimiento de rechazo, etc. Nuestro Ego está al mando cuando nos consideramos más que otros, pero también cuando nos consideramos menos, cuando nos enaltecemos o cuando nos despreciamos, cuando queremos brillar o cuando queremos ocultarnos, cuando queremos vencer o cuando queremos perder, cuando ensalzamos nuestros hechos o cuando nos fijamos en nuestros propios dolores y fracasos.
Hay tres tipos de personas:

1. Los que se creen más que los demás, en el sentido de la sensación de superioridad o en el equívoco del sufrimiento por sí mismos.
2. Los que sienten que son iguales a los demás y, aunque todavía muy centrados en sí mismos, ya viven comunitariamente, pensando mucho en sí, pero también en los demás.
3. Los que han descubierto que los otros son más importantes que ellos. Estos son Maestros en el arte de vivir.

Podemos percibir claramente en cuál de los tipos nos clasificamos por la preocupación que orienta nuestros días, por el estrés que sentimos en la vida, por la sensación de tensión que nos aflige, por las búsquedas de satisfacción y alegría que nos llaman la atención y por el grado de sufrimiento que sentimos. Salir del “yo” y vivir para el “nosotros” es la gran lección que los Maestros nos enseñan. Pocos están dispuestos a aprenderla y, menos aún, a practicarla en su vida diaria. ¿Cómo salir del “yo” en la práctica? Una de las maneras es percibir cómo nuestro Ego nos ilude, seduce y domina, por ejemplo, en las polaridades:

1. “Yo” soy muy bueno en esto o “yo” soy un fracaso…
2. “Yo” quiero alcanzar el éxito o “yo” no lo consigo…
3. “Yo” vivo para ayudar a otros o Cuánto sufro “yo”…
4. “Yo” tengo espíritu de liderazgo o “yo” necesito que me ayuden…
5. “Yo” siento mucha pena de otras personas o “yo” tengo pena de mí…
6. “Mi” vida es inmejorable o “mi” vida es tan triste…
7. “A mí” me encanta divertirme o “yo” soy muy depresivo(a)…
8. “Yo” no tengo nada que ver con eso o cuánto “me” indignan esas cosas…
9. Nada “me” afecta o Cuánto “me” resiento…
10. En la vida, cada uno por “si” o Cuán rechazado “me” siento…

La ilusión de separatismo que nuestro cuerpo físico nos proporciona es la causa y el origen del “yo”. Los discípulos y los futuros discípulos aún creen ser una individualidad y viven para “sí”, los Maestros ya se han liberado de esa ilusión. Cuidemos cuántas veces pensamos o decimos la palabra “yo” y sabremos en qué grado estamos.


estamos online   Facebook   E-mail   Whatsapp

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


clube WebMaster é o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Visite o Site do Autor

Saiba mais sobre você!
Descubra sobre STUM WORLD clicando aqui.


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.


 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2022 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa