auravide auravide

​Por qué NO DEBES hacer una consulta al oráculo.


Autora Ana Freyja
contato@cursoderunas.com.br

Traducción de Teresa
teresa_0001@hotmail.com

Yo trabajo como consultora holística y oraculista desde hace muchos años.
Y el triste caso es: lo que más veo por ahí es el mal uso de los oráculos.
Porque desgraciadamente, existe ese estereotipo de que el oráculo sirve para que “adivines” el futuro; para saber cosas; a veces incluso para “fisgonear” en la vida de otras personas.
Y esto es muuuy triste…
Y muy… ¡POBRE!

Porque los oráculos, a decir verdad, traen aspectos de nuestro subconsciente. Y acceden a todo el contexto y a las vibraciones que afectan directa o indirectamente a una cuestión. Captando así las causas por detrás del problema al cual te estés enfrentando.
Entonces, si tú acudes a mí y preguntas “Mira a ver si él me va a ligar. Porque estoy intentando hacerme con una pareja y no lo consigo. Ellos salen conmigo y después no me hacen caso… Entonces mira a ver si él va a ligarme...”
… Y yo te contesto a esto, pero no te muestro POR QUÉ ellos no te están ligando… Yo sólo te pongo una tirita, pero no estoy realmente tratando tu herida.
Y es eso lo que generalmente sucede en una consulta oracular. En su gran mayoría, desgraciadamente. Las personas acuden a un oráculo no por la verdadera función que él tiene.

Ahora bien, basta echar un vistazo a los estudios de la psicología junguiana, que ilustra de forma magistral cómo funcionan los oráculos. Según Jung, cada lámina o símbolo del Tarot va a trabajar como una especie de arquetipo, que es como él llamó a las fuerzas instintivas y autónomas existentes en lo más profundo de nuestra psique.
En otras palabras: cada simbolismo existente en el tarot – y en todos los otros oráculos – nos permite tener acceso al material alojado en el inconsciente colectivo e individual y analizarlo. Y estos arquetipos serán entonces interpretados para sacar a la luz todo un contexto, una situación. Y claro, cómo se comporta la persona ante esa situación y por qué se comporta de esa manera…
¡Luego, los oráculos nos aportan un profundo AUTOCONOCIMIENTO!

Entonces, estar haciendo preguntas vacías de sí y no a un oráculo, o queriendo saber si algo va a suceder, dejando de lado la responsabilidad de la propia persona en relación a lo que sucede, es una enorme pérdida de tiempo; porque esto no ayuda a nadie.
Y cuanto más abro el oráculo para las personas, más claro me queda todo esto.
E inclusive, he llegado a presentar la dimisión en una empresa en la cual yo atendía por teléfono, porque ya no quería transigir con eso. Porque hay gente que es tan dependiente de la “taróloga” que ante cualquier cosa que piense hacer, primero le telefonea para preguntar: ¿debo mandarle un mensaje? ¿qué le escribo? ¿podrías dictarme ese mensaje?

¡Chicos! Qué cosa terrible… Esto es como tomar una herramienta extremadamente transformadora, que para el autoconocimiento puede dar un viraje a tu vida, y usarla de forma indiscriminada y banal. De una manera que hace a las personas cada vez más dependientes, porque a menudo una persona siente un dolor y acude a un oráculo de nuevo y de nuevo otra vez. Siempre preguntando las mismas cosas, pero sin hacer las preguntas correctas. Y se queda presa en eso, a veces durante años y no consigue resolver el problema.
A menudo tiene problemas de relación, por ejemplo. No es capaz de trabar una relación con nadie o sus relaciones nunca maduran, porque su postura es equivocada. Sea por la ansiedad de intentar apresurar las cosas, y acabar asustando al pretendiente, sea por convertir la relación en una verdadera tortura basada en el temor al rechazo o por carencia afectiva. Entre otros muchos factores que normalmente tienen origen en la propia persona. En su comportamiento, en la forma de lidiar con las emociones, y en su propia energía.
A fin de cuentas atraemos aquello que vibramos en el universo. Y no soy yo quien lo dice; es la física cuántica.

Otro ejemplo es en el ámbito profesional. A veces la persona se esfuerza al extremo, pero vive frustrada porque nunca consigue un ascenso. Entonces, al investigar mejor, percibimos que ella, aunque bastante profesional, no es una persona proactiva, por ejemplo. Pero no se da cuenta siquiera… Y la empresa suele promover a personas más osadas para puestos de dirección. Pues bien. Ahí está el problema. La promoción no viene porque la persona no se está comportando de forma adecuada para que esto ocurra, en el contexto en que se encuentra. Porque a ojos de las otras personas que trabajan con ella, este “ser” no está listo para asumir mayores responsabilidades, faltará comprometimiento… El perfil no se encuadra.
¿Percibes la diferencia? Esto es lo que se hace necesario indicar en una consulta… Ayudando a la persona a conocerse mejor y, a partir de ahí, a cambiar su vida. El foco ha de estar en cómo mejorar ¡SIEMPRE! Y no si va o no a suceder algo… porque a fin de cuentas, oráculo es interpretación. Por medio de ellos interpretamos las tendencias futuras basándonos en cómo marchan hoy las cosas. Pero si cambias tus actitudes, alteras los resultados.

Y si quieres saber lo que va a pasar sólo por curiosidad, pero no quieres comprender y tratar la enfermedad por detrás de los síntomas, realmente no debes hacer una consulta de oráculo… vete desde ya a un vidente. ;)
Porque usar los oráculos así, realmente no tiene sentido. Es triste para quien los busca, porque acaba haciéndose dependiente, y es triste para el profesional que atiende. Porque a menudo tú estás allí, queriendo hacer un trabajo realmente importante pero sencillamente no lo consigues. Intentas cambiar el rumbo de la conversación hacia el autoconocimiento pero la persona que está al otro lado no quiere oír. Y siempre que llegas al “quid” de la cuestión, ella busca la manera de desviarse del asunto.
Y no deja que la consulta salga de la superficialidad.
Y mirando hacia atrás, tantas y tantas veces me he visto en esta situación… Después de horas de conversación intentando ayudar a aquella persona, he terminado con una profunda sensación de vacío, preguntándome a mí misma: ¿para esto he estudiado tanto? Porque yo tengo una misión personal: quiero realmente hacer un trabajo importante; hacer algo importante en el mundo. Y realmente hace mucho tiempo que no me siento realizada.

Yo sé que el fallo también es mío. Releyendo mis artículos más antiguos, no sólo aquí, sino también en otros Sitios y redes sociales, he percibido muchas de mis afirmaciones encaminando al cliente hacia la adivinación, totalmente fuera de contexto. Y todo aquello en lo que creo sobre buscar la espiritualidad y el autoconocimiento, acaba pasando desapercibido; es algo que debería ser obvio para quien realiza una sesión con oráculos. Pero en la práctica esto no sucede.
Y hoy eso ha llegado a un punto en que yo necesitaba elegir, porque realmente no da más. Es como si la vida me dijese: o te “vendes” o te “rindes”. Y he decidido parar de “venderme” a lo que la masa de clientes y oraculistas busca o divulga en el mercado de consultas esotéricas y rendirme a lo que mi corazón pide, lo que yo siento que es lo correcto.
De ahora en adelante, entonces, ya no haré más consultas para adivinación, sólo las haré con foco en el autoconocimiento y de cuño terapéutico. Claro, por ser una consulta oracular, algunos aspectos siempre tendrán un “aire de adivinación”, porque en su naturaleza está el revelar cosas ocultas, inclusive referentes al futuro. Pero el objetivo de las consultas y el tipo de preguntas hechas han de ser distintos.
De esta forma, en vez de preguntar mira si él va a ligarme, preguntaremos cosas como: ¿qué me impide encontrar la felicidad en el amor? ¿cuáles fueron las actitudes y decisiones pasadas que han desencadenado la situación que estoy viviendo hoy? ¿dónde me estoy equivocando? ¿qué habilidades he de perfeccionar o destacar para salir de esta situación? ¿cómo expandir mi magnetismo y poder personal?
¿No es mucho más útil este tipo de informaciones, que te sacan de un estado de pasividad y te devuelven el poder de co-crear tu propia realidad?

En vez de quedarte esperando a que el oráculo decida las cosas por ti…
En fin, este es mi manifiesto. Y si tú eres una persona a quien encanta un tarot u otros oráculos, cambia tu mirada en relación a esto. Y cuando acudas a un oraculista (que bien pudiera ser yo, jajaja) piensa en esto como en un proceso de autoconocimiento, reforma interior, aprendizaje y transformación personal. Busca orientaciones valiosas que aporten luz en la oscuridad y te guíen por el camino de la evolución personal y espiritual. Pero jamás quieras algo que deba “decidir” por ti, quitando este poder de tus manos.
Las decisiones siempre son tuyas.
Y si tú eres un oraculista que pasa por esta situación y también te sientes frustrado, ¡empieza a cambiar tu posicionamiento! Muestra a tus clientes una nueva mirada y añade valor a tu trabajo… ¡Estoy haciendo así desde hace algunos meses y los resultados vienen siendo muy positivos!
Siento que me he liberado y que por fin estoy haciendo algo positivo en el mundo!



estamos online

Gostou?   Sim   Não  
starstarstar Avaliação: 3 | Votos: 2




clube WebMaster é o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Visite o Site do Autor


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.

auravide

 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2021 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa