auravide auravide

Psicosomática IV: ¿Por qué enfermamos?


Traducción de Teresa - [email protected]

Cuando nos ponemos enfermos pensamos en curarnos y ni siquiera se nos ocurre reflexionar sobre los motivos que nos han llevado a esa enfermedad, pero es muy importante comprender las motivaciones que nos hacen enfermar. A fin de cuentas, ¿por qué enfermamos? Ciertamente esta no es una pregunta fácil de contestar; las personas enferman porque tienen la necesidad, aunque inconsciente, de enfermar, por más que nos cueste aceptarlo. ¿Por qué habríamos de tener necesidad de enfermar? Analicemos algunos factores desencadenantes de la enfermedad:
- como vía de escape
- por la incapacidad de expresar las emociones
- por un deseo de auto-castigarse
- por la necesidad de atención (muy corriente en niños y ancianos)
- debido al estrés

- Vía de escape:
La enfermedad puede ser una válvula de escape de los conflictos emocionales. De alguna forma, al enfermar somos obligados a retirarnos de la rutina para atender a la curación; es como si fuese una manera de cuidarnos, ya que algunos dejan en un segundo plano ese ítem tan importante para la conservación de la salud. Por ejemplo, el caso de un empresario que sufre un infarto cuando se encuentra con la quiebra de su empresa. A menudo, la enfermedad puede ser más destructiva que la agresión original, que en aquel momento ya no era posible soportar. Cuando la persona se encuentra en un momento de debilidad, o sea, sin mecanismos de defensa, es más fácil que se ponga enferma. Lo más indicado es no negar el sufrimiento o el conflicto que se está atravesando, pero no siempre la persona es capaz de identificar por sí misma lo que siente. Hay que sentir el dolor y agotarlo, ya que únicamente así se podrá superar.

- Incapacidad para expresar las emociones:
La incapacidad para expresar las emociones es un factor importante en el origen de las enfermedades orgánicas. En nuestra sociedad, pese a que durante los últimos años, afortunadamente, esta realidad ha venido cambiando, no hay lugar para manifestaciones de afecto, para exteriorizar las emociones o el sufrimiento psíquico. En nuestra cultura es mucho más aceptable, por ejemplo, justificar una falta al trabajo por alguna enfermedad física que por alguna dificultad emocional. Es más aceptable un infarto, con el cual todos se conmueven y preocupan, que una depresión u otro sufrimiento psíquico, que por lo regular se toma como frescura. Claro que esto ocurre mucho más en función de la falta de conocimiento, de la ignorancia, que por el hecho en sí. Esa postura intolerante frente al sufrimiento psicológico se hace evidente en el comportamiento de algunas personas de nuestro entorno. La enfermedad física parece ser más merecedora de atención y cuidados que aquella que se sufre sin presentar alteraciones orgánicas. Esto hace que muchas personas se avergüencen de su dolor psíquico, y que a menudo no tengan el valor de expresar su sufrimiento, y así elijan, aunque inconscientemente, expresarlo a través del físico.

Tal como en el ejemplo citado del empresario, frente a las dificultades y no soportando su sufrimiento y angustia, la persona sabe que al sufrir un infarto todos le prestarán ayuda y cuidados; pero si se pusiese a llorar y a lamentar su dolor, podría recibir desprecio y ser tenido por débil.
Está comprobado que las personas que soportan sus dolores a solas enferman con mayor frecuencia y de modo más grave que aquellas que verbalizan sus dolores. Algunas personas crean dentro de sí verdaderas prisiones emocionales. La incapacidad de comunicar con palabras sus sentimientos hace que el cuerpo los exprese, o sea, el enfermar es la forma inconsciente de poner de manifiesto nuestro sufrimiento de un modo más aceptable, o bien cuando no somos capaces de hacerlo de otra manera.

- Auto-castigo:
El auto-castigo surge para aliviar la ansiedad causada por un sentimiento de culpa, derivado de un comportamiento real o imaginario, por el cual la persona se agrede interiormente. Son personas que inconscientemente se sienten culpables y merecedoras de castigo. Por lo regular, con la culpa siempre viene el auto-castigo.
Cuando hay un conflicto, aunque no seamos conscientes de su existencia, será motivo de mucho sufrimiento, y si no es adecuadamente resuelto, se convertirá en un estado de desequilibrio del organismo llamado enfermedad. Como no siempre es posible modificar la realidad, hemos de adaptarnos a ella. Ese proceso de adaptación no se verifica impunemente. Los medios de que echa mano nuestra psique para controlar el conflicto son los mecanismos de defensa, que podemos entender como las válvulas de escape de una olla a presión, sin las cuales estallaría. El estallido sería la enfermedad, pues no siempre los mecanismos de defensa llegan a ser eficaces.

- Necesidad de atención:
La dolencia surge como una forma de recibir atención, principalmente en niños y ancianos. Se opta por enfermar para obtener lo que llamamos provecho secundario. Para muchos, la enfermedad y el reposo en cama es una forma de satisfacer sus necesidades de dependencia, e incluso de descanso, como ocurre en el ambiente del hospital, que ofrece la oportunidad de satisfacción parcial, al ser alimentados, cuidados y protegidos en el mundo exterior. O las visitas constantes al médico, a fin de tener quien les escuche y les dé algo de atención, principalmente entre los ancianos.

Si de niños nos poníamos enfermos y éramos atendidos, al llegar a adultos podemos relacionar el estar enfermos con recibir atención, buscando con ello cubrir nuestras carencias y necesidades. Al estar enfermos ¿no estamos más necesitados de atención, regazo, cariño? Eso ocurre porque uno de los mecanismos de defensa muy frecuente durante la enfermedad es la regresión, el volver a los comportamientos infantiles. La regresión significa una dificultad para enfrentar o controlar situaciones de conflicto. Es como si, volviendo a comportarse como un niño, renunciásemos a luchar, entregándonos a los cuidados de los demás.- Estrés:
El estrés es un conjunto de reacciones que el organismo desarrolla cuando se ve sometido a una situación que le exige un esfuerzo de adaptación. Es una tensión emocional constante, y cuando esa tensión llega a ser demasiado intensa y prolongada, pueden fallar los mecanismos de defensa y surge la enfermedad.
La expresión corporal constituye el primero y más primitivo medio de comunicación y de defensa de que dispone el ser humano, principalmente en momentos en que las defensas se hallan bloqueadas.
La vinculación entre el estado psicológico y la bajada de defensas del organismo se basa en las alteraciones orgánicas producidas por las situaciones de estrés: la mayor producción de cortisona (hormona segregada por las suprarrenales), que se verifica en esas situaciones, llevaría a la destrucción de un mayor número de células de defensa del organismo. La relación entre el estado psicológico y las enfermedades no ocurre únicamente en situaciones de estrés, sino, además, de tristeza, o en toda sobrecarga de tensión emocional.

Ante lo que se acaba de exponer, podemos percibir que muchos pueden ser los orígenes de las enfermedades, pero si analizamos más profundamente podemos percibir que la necesidad de enfermar siempre tiene relación con la falta de amor a sí mismo, y la necesidad desesperada de reconocimiento y atención por parte del mundo exterior. ¡Y nos damos cuenta, todavía más, de cuán importante es expresar nuestras emociones!


estamos online   Facebook   E-mail   Whatsapp

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


zago
Rosemeire Zago é psicóloga clínica CRP 06/36.933-0, com abordagem junguiana e especialização em Psicossomática. Estudiosa de Alice Miller e Jung, aprofundou-se no ensaio: `A Psicologia do Arquétipo da Criança Interior´ - 1940.
A base de seu trabalho no atendimento individual de adultos é o resgate da autoestima e amor-próprio, com experiência no processo de reencontrar e cuidar da criança que foi vítima de abuso físico, psicológico e/ou sexual, e ainda hoje contamina a vida do adulto com suas dores.
Visite seu Site e minha Fan page no Facebook.
Visite o Site do Autor

Saiba mais sobre você!
Descubra sobre STUM WORLD clicando aqui.


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.


 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2022 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa