auravide auravide

Que venga lo nuevo...

por Rubia A. Dantés
Publicado dia 27/06/2008 16:46:00 em STUM WORLD

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

Traducción de Teresa - [email protected]

Hoy quiero contar una cosa que puede parecer triste, y que realmente lo ha sido durante cierto tiempo, pero que forma parte del ciclo de transformaciones… y que hoy me hace feliz por los momentos pasados… en que estuve “presente”.

Y es que, como ya he contado aquí, el Universo me había llevado a un lugar lindo en las montañas donde yo hacía mis trabajos… y cosas maravillosas han ocurrido allí… Tantas que incluso había pensado quedarme allí mucho tiempo…

Hasta que un día, cuando las mujeres del grupo bordaban en la galería que da a la montaña, un colibrí dorado se acercó bien a nosotras y se llevó alguna cosa de una planta que teníamos justamente delante.
Nos quedamos paradas mirando al pequeño colibrí… tan cerca.
Él recogió allí ese algo y después voló atravesando la galería y marchándose por sobre el portalón que separa la casa del resto de la hacienda…

Nos quedamos encantadas, cuando al poco rato regresa él a la misma planta, se lleva algo y vuelve a marcharse en la misma dirección.
Fui a mirar qué era lo que podría estarse llevando y observé que era una telaraña antigua que estaba entre las hojas…
Él regresó e hizo lo mismo 5 veces.

Al poco rato sentí una gran necesidad de dejar los trabajos y permanecer quieta en la caverna… El Ho’oponopono estaba operando unas transformaciones muy profundas en mí y empezaba a tener muchas experiencias en las cuales tenía las cosas muy claras… pero mi Alma pedía quietud y silencio y durante más o menos dos meses respeté ese tiempo…

Al retomar, lo fue con un trabajo al que llamaba “Abrir las Alas y volar”… había observado signos de que la energía de ese trabajo sería la de cuando estamos casi saliendo del capullo y necesitamos fuerza para echar el primer vuelo en libertad… y ha sido muy especial… Una de las mujeres participantes, cuando salía, me indicó que el marcador de kilometraje en su coche tenía todos los números en 7, menos el último… pero que luego en el camino todos los guarismos serían 7.
Entendí que era una transformación muy profunda.

El caso es que hice otro trabajo más en las montañas y después ya no me sentí llamada a hacerlos… Respeté eso, como hago siempre… pero racionalmente no me daba mucha cuenta de por qué ya no fluía tanto mi voluntad de continuar con los trabajos allá.
Pensé que el colibrí llevándose la telaraña estaba indicando que ahora sería en otro lugar…

De allí a algún tiempo llegó el llamamiento muy claro, con mucha sincronía, para un nuevo trabajo… Pero esta vez percibí que las personas necesitarían donde dormir, y yo no tenía estructura para eso en la casa, tendría que hacerlo en el Sitio Sertãozinho, una montaña también encantada y de una fuerza muy especial… donde contaría con la ayuda de la “Mujer de la Montaña”, una de las chamanas que mucho me facilitarían el camino.

Fluyó todo con gran facilidad y el grupo se cerró pronto con bastantes personas.
El día del trabajo, cuando me acercaba a la galería del cuarto donde iba a dormir, me sorprendí porque fui recibida por un colibrí dorado, igual a aquel… que tomó la telaraña y la llevó para otro lugar.

El trabajo fue muy bonito… y con mucha sincronía.
Tanta que incluso marqué la fecha para otro, que también fluyó sin esfuerzo, con mucha pujanza y profundidad.
Me puse muy feliz por lo nuevo que llegaba… pero… triste por la casa en la montaña que tanto encantamiento me había traído…
Me surgió un dilema…

La casa de la montaña continuaba allá… pero como los trabajos no fluían, yo no podía seguir alquilando algo que era muy lindo y especial, pero… a que no daba uso.

Fue muy difícil decidir… y cuando finalmente opté por dejar la casa, lloré mucho… lloré como una criatura… parecía un llanto antiguo… una liberación no sólo del presente, sino también del pasado. Rogué mucho al Gran Misterio para que me diese una confirmación…
A la mañana siguiente recibí una llamada telefónica de una amiga querida, muy ligada a San Francisco de Asís, la cual me cuenta que por la noche soñó que una espiral… allá en la casa de las montañas, iba pasando por todo… y a la mañana siguiente, al pensar en el sueño, oye una voz interior diciéndole que mi decisión era acertada… y que había otra cosa por llegar.

El Día me pareció claro y mi corazón estuvo seguro de que ciertamente era ese el mejor camino ahora. En seguida, al conectar el computador… tuve un signo muy impresionante de San Francisco de Asís, como que firmando el mensaje que recibí… y entonces ya no he tenido duda alguna.

Bueno… sé que estamos pasando por muchas transformaciones y esto requiere mucho coraje para seguir al corazón y abrir mano de cosas que nos encantan, pero que ya han cumplido su papel en nuestra vida y que si las liberamos pueden servir para otras personas.

La casa en la montaña, tan preciosa y encantada, cumplió su papel en mi vida y no ha sido fácil desapegarme… Todo allí era tan perfecto y bonito… que no sería fácil tomar una decisión para dejarla…
Pero el Gran Misterio me ha ido indicando, con signos muy claros, que sólo ahora que ya ha pasado he logrado percibir… El Colibrí… el nombre del último trabajo… “Abrir las alas y volar”… los muchos 7, indicando un final de ciclo… mi experiencia con la casita en la montaña de nieve (La Casita en la montaña de nieve…) indicándome a otro nivel lo que yo iba a pasar en esa realidad… y otros que, ahora lo veo… eran muy claros.

Después de eso he cerrado otras cosas y parece que necesito permanecer vacía para que lo nuevo se manifieste… Ya he comenzado con el nuevo trabajo, pero presiento que hay más novedades por venir…

Noto que necesito desapegarme especialmente de los conceptos y cosas “buenas”, que por eso mismo son las más difíciles de dejar… porque durante mucho tiempo me han servido como soporte. Es fácil dejar lo que no es bueno… lo difícil, pero necesario, es dejar cosas a las que amamos y donde hemos vivido experiencias preciosas, pero que han cumplido su papel, y que si continuamos sujetos a ellas, siendo el momento de dejarlas ir, tan sólo van a impedir que lo nuevo llegue…

Muchas veces ni siquiera logramos ver lo que ya tenemos bien delante de nuestros ojos, porque estamos todavía atados a conceptos donde lo nuevo aún no está definido…

A veces es tan difícil comprender cuán nuevo puede ser ese tiempo y cuánto necesitamos estar limpios y vacíos para poder recibir los regalos que son nuestros por derecho Divino… y que están disponibles para quien tenga el coraje de recibir lo inusitado…


estamos online

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

starstarstarstarstar
O artigo recebeu 1 Votos

Gostou?   Sim   Não  

Leia Também

Que venha o novo...




Sobre o autor
Rubia A. Dantés é Designer, cria mandalas e ilustrações em conexão...
Trabalhos individuais e em grupo, com o Sagrado Feminino, o Dom e o Perdão...
Email: [email protected]
Visite o Site do Autor

Veja também
artigo Treinando a não-mente
artigo Horário
artigo Ativação dos sentidos interiores
artigo Amigos extrafísicos


As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.

auravide

 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2020 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa