auravide auravide

¡Sé osado: di, yo no sé!

por WebMaster
¡Sé osado: di, yo no sé!
Publicado dia 05/04/2008 10:24:54 em STUM WORLD

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

por Wilson Francisco - [email protected]

Traducción de Teresa - [email protected]

Afirma yo no sé, cuando no sepas, para no hacerlo mal. El “yo no sé” es mágico. Abre un espacio inteligente de percepción y comprensión hacia lo nuevo; te prepara para lo desconocido. En un período en que la inteligencia predomina puede parecer insensato reforzar ese proceder, sin embargo, lo que se propone es una postura de verdad, que se lleve a cabo sin fantasías o exacerbación.

Es muy corriente, por ejemplo, que seas interrumpida en medio de una confesión, con palabras tales como: Ah, amiga mía, ¿has sido engañada? Bueno, eso no es nada frente a lo que he pasado yo y bla, bla, bla, bla... Caramba, tú has buscado a aquella persona tan sólo para hablarle de tus dolores y ansiedades, hacerle confidencias para vaciar el alma, encontrar un lenitivo al exponer lo que lastima tu corazón. No siempre deseas saber qué es lo que piensa el otro, lo que le ha pasado o qué le parece. Buscas un hombro y alguien que te escuche. Porque, casi siempre, uno tiene noción acerca de dónde se ha equivocado y por qué.

Pues bien, ten el coraje de decir, yo no sé por qué sufres; yo no dispongo de un camino diferente, soy, también, un buscador. Pero tengo aquí en mi pecho un respaldo, donde puedes apoyar tu cabeza; tengo también, en mi morral, un botijo con agua fresca. Ven aquí, siéntate, cuéntame todo acerca de ti. El Viento y yo vamos a escuchar tu corazón y a llevar muy lejos de ti todas esas amarguras. Y entonces, amiga mía, podrás continuar tu andadura, en busca de tu paz.

Recuerda, nuestras certidumbres podrían ser peligrosas. Pueden crear fortalezas en torno a nosotros, aislándonos en un castillo de autosuficiencia, cuya base puede no ser tan sólida.
Investiga. Evita tener respuesta para todo y para todos. Deja que el otro reflexione, decida y busque. ¿Qué te garantiza que ese camino que tú recorres sirve para ese amigo tuyo? Cada criatura tiene un modo propio de vivir... Es muy cómodo dar un zapato usado con la idea de que el necesitado calza cualquier número. La miseria no cambia el tamaño de la persona.
Este ser que está ante ti, desesperado, inconforme, tiene un alma, inteligencia y sentimientos. Confórtale, pero dale la oportunidad de que decida su propio camino. Si tú le eliges el rumbo, él nunca aprenderá a ser selectivo, a decidir sobre qué hacer...

Ten la osadía de explorarte, de buscar dentro de ti los tesoros de la vida. Pero recuerda que esos mismos tesoros están también en la intimidad del otro. “Las distancias mayores que debemos recorrer están dentro de nosotros”, decía Charles de Gaulle.

Hay personas que corren de aquí para allá, hacen cursos, se integran en grupos, frecuentan templos, iglesias, centros espíritas, en busca de espiritualidad. Craso engaño, la espiritualidad está dentro de ti. Mírate al espejo, identifícate, obsérvate y comprueba que ahí, en esa persona que está frente a ti, está Dios y muchos caminos y sabiduría. Un día, un gran empresario comentó que admiraba el arte y la inteligencia del jardinero de su casa. Era un hombre sencillo, pero en aquella función era extraordinario. En cada temporada cambiaba todo el panorama del jardín y con toques mágicos mostraba la belleza de las flores. Era un encanto observar la armonía que él implementaba, entre la tierra, las plantas y el espacio físico que ofrecía la residencia.

Ante una situación nueva, no le daba vergüenza preguntar a otro. Ponte en la posición de aprendiz, y verás cuánto tiene el Universo para ofrecerte, en términos de inteligencia y amor. Tú eres un ser como tantos otros, estás desarrollándote para convertirte en el mejor. Y aprovecha siempre cada mínima oportunidad para sentir la sencillez de la vida.

Sé osado, aguarda tu vez, evita adelantar a todo y a todos, cada criatura tiene su lugar, su espacio, en el Universo. Estudiosos del cuerpo humano han comprobado que en una conversación en que están varias personas, cada una estará en el lugar adecuado, como si, inconscientemente, todos obedeciesen a una simetría universal. Y observa bien que, si una persona está de más en el grupo, fatalmente ella saldrá, si el grupo está armónico.

Uno de estos días, mi hija me dijo, entre lágrimas, que decididamente no tenía pulso firme para mantener el control en la educación de sus hijos. Cierto, es una confesión importante, verdadera, pero fue de esa manera y en ese momento, como ella acabó por encontrar el camino para tomar las riendas de su vida y el poder para auxiliar con eficacia a mis nietos. Mientras ella se resistió, entendiendo que la situación era insostenible, todo se hacía difícil. Tan pronto ha reconocido públicamente su fragilidad, todo se asentó, como en un pase de magia. Ella encontró una salida, una manera propia de conducir y resolver ciertas cuestiones. Y sus hijos, ante aquella declaración dramática y sincera, comprendieron que era preciso proceder de modo diferente. No sólo porque habían visto a su madre en llantos, sino principalmente porque aquella aparente fragilidad demostraba que aquella mujer/niña, que había generado sus cuerpos, era realmente una mujer talentosa, porque había tenido el coraje de abrir mano de su trono de madre para ponerse en la situación de hija y de un ser en busca de caminos. Y ellos, naturalmente, pívots de aquella situación, salieron del anonimato, del desdén en que invariablemente se colocan los hijos, para asumir la responsabilidad que la situación exigía.

He venido acompañando siempre el éxito de algunas madres, que triunfaron en la relación con sus hijos cuando tuvieron el coraje de decirles que ya no tenían solución para ellos, y que se ponían en la condición de amigas, para lo que fuese.

Esa actitud de bajar la guardia, ser humilde y sincera, permite a esa madre abrir un espacio enorme para el diálogo, para la osadía de sentirse igual a su hijo, porque en verdad ambos son almas realizando una importante jornada en la Tierra y esa actitud podrá ser el puente a través del cual ambos conseguirán alcanzar sus metas: evolucionar mediante el perdón para perfeccionar en sí el Amor.


estamos online

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

starstarstarstarstar
O artigo recebeu 1 Votos

Gostou?   Sim   Não  



Sobre o autor
clube WebMaster é o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Email: [email protected]
Visite o Site do Autor

Veja também
artigo Qual é a sua ambição?
artigo Porque estamos novamente falando da Era de Aquário?
artigo O Universo num Corpo Humano
artigo A noite escura, de são joão da cruz


As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.

auravide

 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2020 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa