auravide auravide

Sendero Consciencial - Parte 2

por Wagner Borges
Sendero Consciencial - Parte 2
Publicado dia 27/01/2008 10:07:50 em STUM WORLD

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

Traducción de Teresa - [email protected]

(Toques Espirituales a los Servidores de la Luz)

“Lo Inefable es invisible a los ojos de la carne, pero es visible para la inteligencia y para el corazón”. – Sabiduría Hermética

En medio de la madrugada, en la zona sur de la metrópolis grisácea de acero y hormigón, donde el Gran Arquitecto del Universo me ha colocado para vivir, aprender y trabajar, siento una atmósfera espiritual suave que desciende por mi chakra coronario y sigue hasta el centro del pecho – área del chakra cardíaco. Percibo un llamamiento sutil, más allá del plano físico. Es un llamamiento espiritual para escribir algo a los hombres de la Tierra; es como una conexión inter-planos, de espíritu a espíritu, que alegra mi corazón y me hace añorar otros lugares, en alguna parte, en la inmensidad que se extiende por las estrellas, donde el Supremo Tejedor del Misterio ha tejido la inmensa malla de la vida – física y extra-física.
Tranquilamente, me preparo para escribir lo que venga, por las vías del espíritu.
Entonces, percibo claramente la presencia de una linda mujer extra-física a mi lado. Ella ríe y me traspasa una energía de contentamiento, muy típica de los espíritus felices consigo mismos y con la vida multidimensional. Es curioso. Me parece que la conozco de otros tiempos, y que estamos vinculados de alguna manera.
Capto los pensamientos y sentimientos de simpatía de ella, que me dice, mentalmente:

“El espiritualista consciente es servidor de la luz. Sabe que Dios es el Supremo Comandante de su trabajo y de su vida. Trabaja contento y sin preocuparse de los frutos de su tarea, que siempre entrega en manos del Señor.
El servidor lúcido jamás se entrega al desánimo o se deja llevar por ondas psíquicas nocivas.
Aun rodeado de incomprensiones o de presiones diversas en su jornada, no se deja abatir, pues sabe que conducir la luz no es tarea sencilla.
Él sabe que esa luz es su mejor tesoro. Sin ella todo quedaría triste y sin brillo. Por eso ¡jamás la perderá! Siempre cuidará de ella como de un regalo de Dios en su corazón. Y, además, por saber que la espiritualidad es un estado de conciencia.
El servidor de la luz sabe el valor real de las bendiciones sutiles que llegan a su vida. Se siente agraciado con regalos invisibles. En el silencio de la meditación, siente los toques espirituales de los mentores extra-físicos, que le aportan las inspiraciones y energías necesarias para su trabajo. En la plegaria tranquila y serena, él agradece a los amigos que le guardan los caminos. Sabe que sin ellos todo quedaría limitado apenas a su propio potencial particular. Sabe que la unión de conciencias imbuidas de los mismos propósitos benéficos produce campos luminosos de bendiciones y asistencia espiritual a los hombres de todos los planos.
El servidor es persona común y enterada de las cosas del mundo. E igualmente enterado de las cosas de otros planos. Sabe que la vida se desdobla de maneras infinitas, y que los sentidos limitados del cuerpo no tienen modo de captar la totalidad de la existencia multidimensional. Ha aprendido que “en la casa del Padre hay muchas moradas.”
Él sabe del amor que impulsa su vivir.
Y es por ese amor que él vive...”

Luego de haberme regalado con su presencia y gracia, ella me hace un gesto de despedida y, suavemente, se desvanece en el aire ante mí. Permanezco quieto y pensando en el modo alegre y en la suavidad que tiene ella. En verdad, sé que esto es nostalgia, pues en mi corazón, siento que la conozco de otrora... Y sé también que en el momento oportuno nos encontraremos por ahí, por la gracia del Gran Espíritu, Señor de todas las vidas.

. . .

Mientras paso a limpio esos renglones, surge en el ambiente el sabio espiritual Sanat Khum Maat. Él me saluda con un gesto de la cabeza. La piedra azulada en su turbante brilla intensamente. Por experiencias anteriores, sé que él quiere pasarme algunos toques espirituales dirigidos a los estudiantes de todas las líneas espirituales e iniciados en las artes del espíritu. Entonces, envuelto por su veneranda presencia, trazo en el plano físico sus enseñanzas conscienciales:

“Iniciado en las “cosas del espíritu”, el servidor es naturalmente alegre y aprende a superar las pruebas del camino con buen humor y sencillez. Él sabe que de nada sirve entretener sus energías en querellas tontas, pues eso le hace dispersar sus energías. En el crisol de la experiencia, él ha aprendido a no valorar tanto las emociones pasajeras, los pensamientos dañinos y las actitudes pueriles, las suyas y las de otros.
El servidor conoce su lado sombrío y trata de integrarlo, con buen sentido y juego de cintura, sin huir de sí mismo y sin descuidar su tarea. Conoce el juego vital de las polaridades y sabe cómo equilibrarlas. Sabe fluir con los ritmos de la naturaleza... Ha aprendido que la luz no violenta nada ni a nadie, ni siquiera a la tiniebla, y que trabaja anónimamente transformando e integrando el ser.

El trabajador espiritual no perjudica a nadie, pues conoce las leyes de causa y efecto. Sabe que ‘lo semejante atrae a lo semejante’ y que ‘lo que hay arriba es como lo que hay abajo; y lo que está abajo es como lo que está arriba, en el milagro de una sola cosa’. ¡Él sabe que el ‘género’ – divino – está en todo, y que todo vibra!
Él reconoce el principio eterno que reside en su corazón – y en el de todos los seres. Muchas veces, él sueña con mundos brillantes y humanidades pacíficas y felices. Y siente una unidad que entrevera toda la creación. Sabe que algunos sueños no son sueños, sino viajes extra-físicas a los planos del espíritu. Por eso él se acuesta pensando en la paz mundial y en el bien de todas las humanidades esparcidas por la inmensidad de la casa cósmica del Padre-Madre de todos.

Trabajador del Bien, servidor de la Luz, iniciado espiritual... da lo mismo; poco importa el nombre que se dé a aquel que hace su jornada por la senda del espíritu.
Lo importante es saber operar con dignidad y vivir bajo la égida de los ideales de Libertad, Igualdad y Fraternidad.
Todo aquel que está dedicado al servicio de la luz, inclina su cabeza bajo los designios superiores y trabaja bajo los dictámenes de la justicia cósmica. Es ecuánime, y su corazón pulsa en resonancia con las desideratas elevadas.
Que la luz de Hermes guíe tu jornada.
Que el corazón del Buda apacigüe tu corazón.
Que el amor de Jesús sea tu motivo.
Que el silencio de los Rishis inspire tu meditación.
Que los iniciados de todos los tiempos guarden tu camino.
Y que el Todo que está en todo sea tu hierofante.
Paz y Luz. Amor y honor en el servicio.”P.D.: Aquí, en medio de la madrugada, agradezco al Gran Arquitecto del Universo por permitirme ver y sentir “las cosas del espíritu”, sin las cuales yo me sentiría muy triste y sin rumbo en la vida. No hay palabras que puedan expresar la riqueza que siento brillar en esas lides espirituales. Agradezco, agradezco, agradezco... ¡OM!
Otra cosa más: mientras yo recibía y transcribía los toques de Sanat, he visto – en mi pantalla mental interna frontal – varias imágenes del antiguo Egipto y de la vieja India. Además, he sentido vibraciones de aquel amor que no se explica, tan sólo se siente... y me acordé tanto de Jesús, de Buda, Krishna, Ramatís, Lao-Tsé, Babaji, Mataji, de Ananda y de los Rishis.
No es preciso siquiera decir que mi corazón se derritió de amor.

(Dedicado a las personas que han desencarnado en el reciente accidente de avión en el aeropuerto de Congonhas – y también a sus familiares y amigos. Que ese amor que ha venido aquí, en los toques de los amparadores espirituales, sea el amor que acune vuestros caminos, en la Tierra o en lo Extra-físico. Que seáis bendecidos en la luz. Que el Gran Arquitecto del Universo ilumine vuestras jornadas, en la Tierra y más allá...)

Paz y Luz.


estamos online

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

starstarstarstarstar
O artigo recebeu 1 Votos

Gostou?   Sim   Não  

Leia Também

Sendero Consciencial

Sendero Consciencial - Parte 3




Sobre o autor
wb
Wagner Borges é pesquisador, conferencista e instrutor de cursos de Projeciologia e autor dos livros Viagem Espiritual 1, 2 e 3 entre outros.
Visite seu Site e confira a entrevista.
Email: [email protected]
Visite o Site do Autor

Veja também
artigo Qual é a sua ambição?
artigo Porque estamos novamente falando da Era de Aquário?
artigo O Universo num Corpo Humano
artigo A noite escura, de são joão da cruz


As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.

auravide

 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2020 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa