auravide auravide

SOBRE HIJOS ADOPTIVOS


por João Carvalho Neto - [email protected]

Traducción de Teresa - [email protected]

Con gran frecuencia recibo como pacientes a personas que han sido adoptadas o que tienen hijos adoptivos. Eso ha hecho que algunas comprensiones sobre la cuestión se estén ensanchando, lo cual yo pretendo compartir con los amigos lectores en estas sencillas líneas.
En primero lugar, quiero decir que voy a indicar algunas dificultades psicológicas presentes en los procesos de adopción, lo cual no significa que yo rechace la idea de la adopción. Todo lo contrario, considero que es un acto de verdadero amor, pero que ha de vivirse con los cuidados necesarios, aunque incluso así, conflictos diversos, inter e intra personales habrán de presentarse.
Una pregunta que se hace inevitable es sobre contar la verdad y cuándo. Personalmente considero que la verdad será siempre y en cualquier situación el mejor camino, incluso porque, específicamente en los casos de adopción, la posibilidad de que salga a relucir es muy grande. Y cuanto más pequeño el crío, más flexible es la mente para adaptarse a nuevas situaciones. Si el pequeño avanza en la edad, los conceptos preliminares sobre la familia en que está inserida van enraizando. Conocer la verdad después de esto será un golpe mucho más doloroso y susceptible de afectarle que si esa verdad le hubiese acompañado desde que nació, para que la adaptación fuese natural.

Es preciso además tener en cuenta que los lazos viscerales con la madre biológica permanecerán incluso aunque nunca la haya visto después del nacimiento. Personas que han sido adoptadas, estando en estado regresivo algunas veces consiguen percibir la angustia que vivieron con ocasión del alejamiento materno. Esa angustia puede permanecer toda una vida, sin que la persona identifique sus causas y sin conseguir ponerle nombre. Por eso no es infrecuente que niños adoptados tengan comportamientos depresivos o agresivos, como reacción a un sufrimiento interno.
El rechazo a los padres adoptivos, o a uno de ellos, también es muy frecuente. He podido percibir en ello un rechazo a la propia situación de ser adoptado. O sea, el crío rechaza el hecho de haber sido adoptado en lo que más cerca tiene de ese hecho, que son sus padres adoptivos. Es como si el niño se acordase de que es adoptado cuando se depara con sus padres adoptivos; por ello puede tender a rechazarlos, como símbolo de algo que preferiría que no hubiese sucedido.

Al adoptar un niño es preciso también estar muy atento a sus comportamientos iniciales en la primera infancia. No es que eso no sea importante también con los hijos naturales, pero con los adoptados adquiere aspecto especial. Ello porque la herencia biológica es un hecho. Por esa herencia son transmitidos modelos genéticos de formas corporales, fisiológicas y de comportamientos. En el caso de los comportamientos observados desde la infancia, éstos van a definir actitudes educativas necesarias, haciendo correcciones para la construcción de una personalidad sana y socialmente integrada.
Otra cuestión también presente, ahora en el caso de los niños que no fueron adoptados en la cuna, sino con edades más avanzadas, serán las experiencias que han pasado hasta llegar a la nueva familia. Muchos traen sentimientos de abandono y soledad por haber quedado albergados en orfanatos. Ya he visto pacientes, adoptados en estas condiciones, que en estado regresivo narran estos sentimientos durante sus vivencias en el orfanato, que pueden permanecer toda la vida y ser causa de posibles estados depresivos desde la infancia. Hay niños también que pasan por dificultades mientras están con la familia biológica: falta de alimentación, falta de cariño, padres violentos o consumidores de drogas, promiscuidad sexual, falta de higiene. Todo esto va dejando registros en las memorias profundas de ese crío, que pueden incluso perderse como recuerdos, pero que no se pierden como emociones vividas. Por muy doloroso que pueda parecer, lo mejor es que el crío pueda hablar sobre ello, como en un desahogo, siempre que lo desee. Nunca debe ser estimulado a reprimir sus memorias o sus sentimientos, so pena de que éstos sigan actuando sobre él, aunque sea subrepticiamente. Es frecuente que niños que han sido molestados sexualmente por un padre biológico, incluso aunque no lo recuerden, rechacen a su padre adoptivo por la representación de la figura que éste ejerce, y que lo remite a los sufrimientos con el padre biológico.

Y, entonces, llega la adolescencia y este crío adoptado empieza a desear conocer a sus padres biológicos, lo cual es muy natural y ha de ser apoyado en lo posible.
Conocer a los padres biológicos suele parecer una amenaza para los padres adoptivos, pero no lo es.
Criamos a nuestros hijos, adoptivos o no, para la vida, para el mundo, y cualquier sentimiento de posesión es perjudicial. Si los vínculos afectivos con los hijos adoptados fueron construidos sólidamente, con base en el cariño, la comprensión y el respeto, nunca se romperán.
Bien… los amigos lectores estarán pensando: “¡Adopción nunca más!”. Pero no es así, no.
Como dije, la adopción es un acto de verdadero amor, y ha de ser vivido en favor de tantas criaturas que necesitan amparo y protección. Mi intención en este texto ha sido justamente lo contrario; ha sido ayudar a aquellos que lo desean a llevar a cabo un proceso de adopción con sabiduría y real beneficio para todas las partes implicadas. Hoy tenemos libros y profesionales de diversas áreas que pueden y deben ser buscados para ampliar conocimientos y encontrar estrategias educativas. Si se hace de la manera correcta, al final, todo acabará bien.

João Carvalho Neto
Psicoanalista, autor de los libros
“Psicanálise da alma” y “Casos de um divã transpessoal”.
link


estamos online   Facebook   E-mail   Whatsapp

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


clube WebMaster é o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Visite o Site do Autor

Saiba mais sobre você!
Descubra sobre STUM WORLD clicando aqui.


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.


 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2022 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa