auravide auravide

Somos todos inocentes


Traducción de Teresa - [email protected]

La carga de la culpa ¿te parece algo aceptable y común?
¡Pues no lo es!
El sentimiento de culpa es destructivo y rebajador; por ello conduce a una carencia de acción positiva o proactiva en favor de uno mismo y de la vida, dificultando la posibilidad de rehabilitarnos para ante nuestra propia conciencia, en caso de que hayamos realmente cometido un error. Cuando me siento culpable estoy mal, miro para mí y siento fracaso, desolación arrepentimiento. Me debilito. Las fuerzas de acción para mi propio bien quedan inhibidas: ¡A fin de cuentas, no merezco nada bueno! Así es como funciona.

Hemos aprendido esa forma de ser, generación tras generación, a través de la cultura judeocristiana. Esto, a pesar de que Cristo no predicaba el sentimiento de culpa. Todo lo contrario. Para Él era así de sencillo: vete y no cometas más errores. Todos nosotros, los humanos, cometemos errores. Sin excepción.

La mejor postura frente a un error es reconocerlo, aceptando nuestra propia imperfección y, a partir de ahí, trazar un propósito de, si es posible, corregir el error y no volver a cometerlo. Y realmente seguir la línea trazada. Algunos necesitan repetir la misma lección muchas veces, cayendo siempre en los mismos desaciertos. Triste elección, o también no elección por la falta de consciencia.

Me gusta recordar que hay una esencia floral que puede ayudar mucho en tales momentos. La Chestnut Bud del Sistema Inglés de Esencias Florales del Dr. Edward Bach, que nos ayuda a aprender la lección necesaria, insertada en la situación que se repite, adquiriendo madurez para ante la dificultad con la finalidad de superarla.

De vuelta al sentimiento de culpa, es bueno saber que éste se disfraza. Es fácil reconocerlo cuando nos acordamos de algo que hicimos o dejamos de hacer y surge la sentencia: ¡culpable! Ahora bien, a menudo la culpa se disfraza de un sentimiento difuso y constante de fracaso. Por detrás de eso está la culpa por no haber triunfado en algún ámbito de la vida. Y para complicar, comúnmente surge la auto-punición.
No siempre quien se siente así es realmente un fracasado, pero la cuestión aquí es que ese sentimiento es muy real. Además, hay historias de presiones familiares, religiosas, culturales, de creencias personales o colectivas.

Abrir mano de las culpas no es tarea fácil. Con frecuencia no estamos entrenados o educados para ello.
En el Sistema de Esencias Florales Inglesas también encontramos una esencia floral destinada a estas personas que sufren por sentimientos de culpa, la esencia floral Pine.
Según su creador, el Dr. Edward Bach, está indicada para aquellos que se sienten culpables. Incluso cuando todo les sale bien piensan que podrían haberlo hecho mejor y nunca están satisfechos de sus esfuerzos o resultados. Trabajan duro y sufren mucho por la culpa que se atribuyen a sí mismos. Algunas veces, cuando hay algún error, ellos reivindicarán la responsabilidad, aunque el fallo haya sido de otra persona.

En esto lo interesante es que la esencia floral, la Pine, está destinada más para aquellos que sufren con la culpa siendo inocentes, sin haber cometido los errores que se atribuyen. En cambio, la Chestnut Bud está indicada más para aquellos que quieren cambiar un patrón de conducta a fin de no reincidir en los mismos errores. Aquí puede que incluso sientan arrepentimiento, lo cual es muy diferente del sentimiento de culpa.

Sentirse arrepentido frente a un error cometido es bastante útil y suele conducir a acciones más positivas en lo relativo a uno mismo, a las decisiones y a la vida. Arrepentirse (aunque momentáneamente cause malestar) y fijarse metas de superación puede aumentar la autoestima, ampliar la determinación, el entusiasmo y las ganas de vivir, porque la mirada se dirigirá al frente, hacia el presente y el futuro, sin permanecer detenida en el pasado.

Cuando nos sentimos culpables creamos un vínculo de dolor con nuestro pasado y se hace difícil encauzar la vida hacia nuestro destino teniendo los ojos y los demás sentidos vueltos hacia atrás y no hacia delante. Hacer las paces con tu historia personal, abriendo mano de los sentimientos de culpa, te dejará libre para nuevos rumbos más felices, puedes creerlo.

(La Terapeuta Floral Thais Accioly no prescribe esencias florales por correo electrónico).


estamos online   Facebook   E-mail   Whatsapp

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


Leia Também

Somos todos inocentes


thais
Thais Accioly é especialista em Terapia Floral pela Escola de Enfermagem da USP.
Professora da Pós Graduação em Terapia Floral na Escola de Enfermagem da USP.
Professora da Flower Essence Society/CA EUA no Brasil.
Professora da Bush Flower Essences/AU no Brasil.
Consultora em Cultura de Paz.
11 3263 0504
Visite meu blog e Conheça o Interativo dos Florais.
Visite o Site do Autor

Saiba mais sobre você!
Descubra sobre STUM WORLD clicando aqui.


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.


 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2022 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa