auravide auravide

¡Suelta el Viejo equipaje y renuévate para avanzar!


por Teresa Cristina Pascotto - [email protected]

Traducción de Silvana Partucci - [email protected]

Nuestras limitaciones en la comprensión de la realidad divina hacen que creemos la ilusión de que somos detentores de poderes, conocimientos, sabiduría y energías; luchamos firmemente contra cualquier invasor o raptor de nuestras “posesiones”, somos apegados a todo lo que creemos ser nuestro. Sin embargo, nada de lo que existe en la dualidad es real.

Con estas creencias, cuando conseguimos llegar a un punto en que nos sentimos mejor sucedidos y en posesión de conquistas, inevitablemente, nos sentimos inseguros por creer que seremos “envidiados, codiciados y robados” de nuestras posesiones. Contra eso, creamos un esquema de seguridad y gastamos mucha energía en la tentativa de protegernos de los ataques de aquellos que quieren lo que es nuestro. Delante de estas sensaciones y miedos, as revés de aprovechar aquello que ya conquistamos para proseguir, quedamos estancados, en vigilancia para detectar los posibles ataques y robos que podamos sufrir.

Todo lo que estoy describiendo, en términos de robo, asedio, ataques y hurtos, sucede en la dinámica oculta, dentro de la trama energética e inconsciente que creamos con el mundo, esto ocurre en la “Matrix”, en aquel mundo oculto que solo es descubierto cuando hay un fuerte propósito en buscar la transformación personal.

Como estamos sumergidos en la dualidad (donde todo es ilusión), no hay como no sentir los efectos de esa interactividad dentro de nuestras redes energéticas, sentimos un gran malestar, miedo de perder, miedo de ser juzgados. Así, siempre que conseguimos alcanzar un determinado punto más elevado en nuestra trayectoria de vida, aunque tengamos mucha conciencia de que esa sensación de robo es ilusoria, infelizmente, dentro de esa dinámica energética, todo nos parece muy real, todo es muy intenso, sentimos mucho dolor y desesperación cuando sentimos que existen energías intrusas, invasivas y oportunistas en nuestro rastro, tenemos la sensación de que hay alguien al acecho, esperando que conquistemos algo para entonces “atacarnos disimuladamente, chupar nuestras energías y robar las energías-conciencia de nuestro hechos”. Todo se vuelve muy real porque cuando somos “tirados” para dentro de la trama energética de la persona que quiere tomar lo que es nuestro, nos sentimos chupados y drenados, casi destruidos. Si miramos al “gatuno”, después del “robo”, conseguiremos percibir en sus ojos la fuerza que conquistó a traves de lo que nos sacó, percibimos su satisfacción y vanidad por haber conquistado poder a costa nuestra y habérnoslo sacado.

Siendo así, tenemos que aceptar y precisamos mirar esta cuestión de otra manera, para no perdernos dentro de esa trama. Si poseemos algo (conquistas en niveles de energía-consciencia de aquello que creamos) que es blanco de codicia y envidia, significa que conseguimos alcanzar un nivel que la otra persona no consigue alcanzar. Siempre que llegamos a un lugar más alto en nuestra escalada, no necesitamos más las herramientas que usábamos en los niveles más abajo, o sea, todas las energías , condiciones, capacidades y potencialidades que generamos y creamos para llegar a aquel punto, fueron adecuadas solamente para que llegásemos hasta ahí.

A partir de la llegada, iremos a continuar y crear nuevas condiciones y energías-consciencia dentro de esos nuevos niveles de energía, de ese nuevo estadio. Esto significa que esa vieja energía-consciencia es un equipaje innecesario e, inclusive, irá a pesar y nos aprisionar en las viejas referencias de conquistas, pues tendremos que llegar prácticamente libres de cualquier contaminación relacionada a las creencias y condiciones anteriores, que nos impulsaban en los niveles inferiores.

Creamos y cargamos el viejo equipaje por mucho tiempo y eso hace que creamos que ella es imprescindible para nuestra sobrevivencia hasta el final de nuestros días. Pero a partir del momento en que conseguimos superarnos y conseguimos evolucionar al punto de entrar en frecuencias vibratorias más elevadas, ese mismo equipaje ya no tiene más sentido de existir. Sin embargo, nos sentimos “seguros y protegidos” con este, creemos que no podremos entrar en un nuevo camino sin ningún equipaje y eso hace con que nos apeguemos a él.

Claro que ese apego no es saludable, pues no conseguimos dar ningún paso para adentrar el nuevo camino, si estamos cargados con lo viejo. En este camino, la condición es de renovación, sin nada de lo que es anterior, con foco en lo nuevo. En fin, si queremos entrar en este nuevo camino, en un nivel mas elevado de vibraciones, tenemos que llegar con las manos vacías, solamente podremos llevar la energía de nuestro corazón puro, lleno de ganas de finalmente asumir el poder sobre nosotros y guiarnos amorosamente. Pero, infelizmente, en este punto el ego se recusa a descargar el viejo equipaje, él hasta esta dispuesto a entregarse un poco más al corazón, pero no esta dispuesto a renunciar a su pseudo seguridad. Quedamos en un punto en que nos estancamos.

Si no conseguimos dejar atrás nuestro viejo equipaje y precisamos hacer esto, se vuelve muy favorable que un “gatuno” se aproveche de nuestro momento de conflicto interno y robe el objeto de su deseo: nuestro equipaje! En el momento en que él nos roba, nos sentimos heridos, muy lastimados, sentimos un gran sentimiento de injusticia que nos invade y no conseguimos conformarnos con lo que sucedió, pensamos que no es justo que alguien llegue y nos robe el equipaje que por tanto tiempo creamos y cargamos. Sentimos el dolor de un niño cuando alguien le saca un objeto muy preciado.

Caso esto ocurra, deberemos permitir que ese “robo” suceda, con aceptación, y deberemos probar las sensaciones del niño traicionado y robado, esto podrá remitirnos al viejo dolor conocido de nuestro niño herido, hace mucho tiempo. Accediendo a ese dolor, iremos a liberar la energía aprisionada dentro de esta cuestión y eso será liberador. Después que lavamos el alma sintiendo el dolor y/o llorando, nos sentiremos renovados y fortalecidos.

Sin el viejo equipaje, que no contenía nada de importante para nuestro momento, la levedad se hará cargo de nuestro ser. La energía pesada del equipaje estaba manteniéndonos aprisionados y para que llegue nuestro nuevo momento, es necesario que lo viejo le deje lugar. La sensación de desprotección que creíamos que sentiríamos cuando nos sacasen el equipaje, no sucede. Al contrario, nos sentimos revigorados, las nuevas energías se hacen cargo de nosotros, un nuevo ánimo se instala, una fuerza renovadora sucede en nuestro ser. Respiramos hondo, satisfechos e leves, felices con las nuevas posibilidades que se muestran ante nosotros.
Estamos renovados para transitar nuestra nueva etapa, dentro de los niveles de frecuencia más elevados.


estamos online   Facebook   E-mail   Whatsapp

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


clube WebMaster é o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Visite o Site do Autor

Saiba mais sobre você!
Descubra sobre STUM WORLD clicando aqui.


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.


 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2022 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa