auravide auravide

​TERAPIA DE VIDAS PASADAS Y MENTORES ESPIRITUALES


por João Carvalho Neto - [email protected]

​Traducción de Teresa - [email protected]

Una cuestión inherente a la Terapia de Vidas Pasadas es el hecho de que lidiamos con una realidad que trasciende la "material", un mundo de la espiritualidad por donde transitan y viven aquellos que están en sus períodos de entre vidas. Pongo "material" entre comillas porque, para aquellos que están en la vida espiritual, la materialidad es tan concreta como aquí para nosotros.
Por cuenta de esa realidad surge otra consecuencia, que son las interferencias de las individualidades que se encuentran fuera de la vida "material" sobre aquellas que aún permanecen acopladas a los cuerpos densos de carne. Tales interferencias pueden producirse tanto en beneficio como en perjuicio de aquellos que reciben sus efectos.

En este artículo, específicamente, vamos a tratar sobre las que vienen a beneficiarnos.
Quienes trabajan con la TVP han tenido contacto con los benefactores espirituales de los pacientes y del propio terapeuta, que se presentan comúnmente durante las regresiones, orientando, aportando mensajes, favoreciendo el proceso regresivo, sanando las patologías que se nos presentan. Esto sucede no necesariamente por un proceso mediúmnico como es la incorporación, pese a que en ocasiones esto pueda hacerse efectivo, sino por las percepciones del paciente en estado alterado de conciencia. Claro que la aparición explícita de esos mentores no es una regla, si bien ocurre con cierta frecuencia.
La constatación de esta situación trae dos aspectos importantes.

El primero concierne al propio terapeuta que percibe no estar nunca solo en las actividades con TVP; que esos mentores se hacen presentes y han de ser respetados con una postura mental ética y armoniosa del terapeuta, incluso en las interferencias directas que puedan llegar a hacer, aportando contribuciones para el tratamiento en cuestión. El terapeuta de vidas pasadas ha de estar atento a la psicoesfera de su ambiente de trabajo, favoreciendo un clima de pensamientos elevados que estimulen la permanencia de aquellos que pueden ayudar y no de los que intentan estorbar. Todo lo que pensamos, hablamos o hacemos crea fuerzas atractivas para la sintonía con las individualidades espirituales que se acercan. Claro que no pretendemos abolir la responsabilidad que tenemos como profesionales en la conducción del proceso, suponiendo que ellos lo harán todo por nosotros. Pero queremos subrayar que hay un trabajo conjunto, con atribuciones específicas que han de ser observadas, pero sabedores de que, ante el paciente, nosotros somos los responsables por lo que llegue a suceder.

El otro aspecto importante de la aparición de mentores espirituales del paciente está ligado a los beneficios que ellos pasan a prodigarle. El contacto con amigos espirituales puede ayudar a aclarar comprensiones más profundas para la vida de esos pacientes, haciendo conexiones que podrían pasar desapercibidas. También el socorro en situaciones muy sufridas, vivenciadas durante las regresiones, es muy corriente, disolviendo energías enfermizas que afloran y que tienen que ser eliminadas.
Pese a todo, lo que percibo como la mayor contribución ocurrida en esas situaciones es una certidumbre que surge en la vida mental de esos pacientes, de que no están solos, de que existen individualidades que trabajan en su favor, guiándolos en sus dificultades de una forma sutil pero real.
Suelo estimular esa vivencia, que pasa a ser una referencia de soporte emocional para los momentos difíciles. Recientemente una paciente vivenciaba un encuentro espiritual con una mentora que le daba tranquilidad y seguridad. Le sugerí que se implicase más profundamente en la relación, que se entregase, y que a partir de ahí supiese que esa mentora sería para ella una fuente de apoyo en las horas difíciles. Tras esa experiencia, ella pasó a vivir ese encuentro, en su imaginación, siempre que se veía a punto de caer en una crisis de ansiedad; esto interrumpía el proceso y le restauraba la calma.

Es cierto que esta no es la curación que esperamos para la paciente, pero sí una estrategia de alivio para los momentos difíciles hasta alcanzar el resultado final de la terapia.
Hacemos algo semejante también con los niños, a través de la creación de un animal de poder que, en la imaginación infantil, aporte cierta sensación de seguridad y fuerza frente a las adversidades.
La certeza de que somos protegidos por entidades angelicales viene de tiempos remotos, y ha sido motivo de rituales de adoración desde la prehistoria de la humanidad. Sin embargo, si esta protección lo es a nivel de creencia, está sujeta a la fe de quienes la tienen. Pero cuando esa convicción se sostiene en una experiencia real de encuentro e intercambio, como la que puede ocurrir en una sesión regresiva, adquiere una fuerza capaz de aliviar síntomas y aportar ánimos, siendo una estrategia psicoterápica transpersonal muy eficiente.

João Carvalho Neto
Psicoanalista, autor de los libros
"Psicanálise da alma" y "Casos de um divã transpessoal".
link


estamos online   Facebook   E-mail   Whatsapp

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


clube WebMaster é o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Visite o Site do Autor

Saiba mais sobre você!
Descubra sobre STUM WORLD clicando aqui.


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.


 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2022 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa