Autoconhecimento Autoajuda e Espiritualidade
 
auravide auravide

¡Tiempo de desarmar los espíritus!

por WebMaster
¡Tiempo de desarmar los espíritus!
Publicado dia 05/08/2020 00:01:39 em STUM WORLD

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

por Flávio Bastos - [email protected]

Traducción de Teresa - [email protected]

"No basta hablar de la paz, es preciso pensar, sentir, actuar y vivir en paz" (proverbio shenandoah).

Hemos heredado de nuestros antepasados el rasgo de la violencia representado por el modus vivendi de entonces e inserido en el comportamiento como forma de superar obstáculos relacionados con la lucha por la supervivencia y por el poder.

Por esta razón, en "El problema de la violencia", con mucha lucidez registra el filósofo y espírita Herculano Pires: La violencia del hombre moderno tiene sus raíces profundas y vigorosas en la búsqueda del poder a toda costa. El homo brutalis tiene sus leyes: subyugar, humillar, torturar, matar. Su valor está siempre por encima del valor de los demás. Su credo es el único válido. Su modo de ver el mundo y los hombres es el único acertado. Su dios es el único verdadero. Solo lo que es bueno para él es bueno para la comunidad. Los que se oponen a sus designios deben ser eliminados por el bien de todos. La violencia es su método de acción, justificado por su valor personal, por su capacidad única de juzgar. Teje él mismo la trama de fuego de su futuro en las encarnaciones dolorosas a que tendrá que enfrentarse. Las religiones de la violencia han hecho de Dios una divinidad implacable y los libros básicos de sus revelaciones están llenos de homicidios, genocidios en nombre de Dios.

Por tanto, nos incumbe a nosotros, humanos de pasado guerrero, en el cual la violencia - implícita y explícita - se ha mezclado con la historia y la cultura de los pueblos de la Tierra, repensar nuestra postura existencial para alterar esa tendencia histórica a partir del tiempo presente.

La Era de la Sensibilidad que comenzó con el cambio de milenio es la apertura necesaria para que las conciencias, poco a poco, procesen su "desarme", o sea, la lenta depuración de la violencia en forma de energía que arrastramos de muchas vidas en el cuerpo físico.

En tal sentido, registra el profesor y espírita Ivan Franzolin en su artículo "Orígenes y Consecuencias de la Violencia": La conciencia de las dificultades del proceso de memoria interior no debe ser causa de desánimo, sino de reto que ha de vencerse. El hecho de tener cierto conocimiento de las Leyes Naturales no le asegura a nadie un comportamiento equilibrado. Es preciso comprender, aceptar, enfrentar situaciones difíciles empleando el conocimiento para reevaluar los resultados en un ciclo que se repite indefinidamente. Al comienzo ni siquiera nos acordamos del conocimiento al iniciar una acción violenta, pero tenemos la ocasión de identificarlo y analizarlo después de la experiencia. La práctica de esta conducta lleva a un nivel más avanzado, en que la exacta conciencia de estar procediendo mal surge en medio de la acción, posibilitando alguna forma de reparación antes de terminarla. La siguiente fase permite detectar la tendencia a proceder negativamente antes de adoptar cualquier actitud. En el último nivel logramos responder automáticamente con buenas acciones y pensamientos a los estímulos recibidos.

En el ámbito de la psicoterapia se constata que el empleo de la violencia en las relaciones interpersonales viene siendo el origen de muchos casos en tratamiento, relativos a depresión, trastorno bipolar, trastorno obsesivo-compulsivo, fobia, síndrome del pánico y psicosis.

El abandono, los abusos, la distancia y la indiferencia en las relaciones entre padres e hijos son mecanismos inconscientes que contribuyen a mantener la violencia en la sociedad, que se repiten interminablemente, en los ciclos reencarnatorios del espíritu, al acompañar al hombre desde tiempos inmemoriales.

El reto, a partir del tercer milenio, consiste en sustituir el rasgo de la violencia que traemos internalizado, por la práctica de la paz, mediante el proceso de pacificación interior.
Tarea difícil, pero no imposible, según han indicado ya los movimientos mundiales - generalmente de jóvenes - en favor de la paz y de la transparencia política.

Cambiar la energía de la violencia impregnada en nuestras mentes y espíritus por la energía del amor fraternal impregnada en nuestros corazones, exigirá de todos un desafío cuyas pequeñas conquistas deben ser celebradas como un gran paso hacia la felicidad posible.


estamos online

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

starstarstarstarstar
O artigo recebeu 1 Votos

Gostou?   Sim   Não  



Sobre o autor
clube WebMaster é o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Email: [email protected]
Visite o Site do Autor

Veja também
artigo Transcomunicação Instrumental
artigo A liberdade de ser
artigo Você sabe quais os benefícios de um atendimento de radiônica?
artigo Do Oran Mor aos corações apaixonados pela Luz





horoscopo


As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.

auravide

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2020 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa