auravide auravide

¿Tu hijo habla con lo invisible?


Autor Flávio Bastos - [email protected]

Traducción de Teresa - [email protected]

Hace más de un año escribí un artículo sobre el mensaje de una madre afligida que relataba situaciones experimentadas por su hijo de cinco años de edad. En aquel entonces ella escribió: "Él ve y habla con espíritus. Él me cuenta todo lo que le dicen. Los espíritus se ponen a hablarle al oído y recibo los mensajes a través de él. Mi hijo me habló sobre su otra familia, cómo vivieron y cómo murieron. Él dijo que en esa vida murió de parada cardíaca.

Él ve cómo murieron las personas. Lo sabe todo sobre reencarnación, espíritus de luz y espíritus brillantes. Algunas veces, él hablaba conmigo pareciendo no ser él. Cambió la manera de hablar y las palabras no eran las de un crío de cinco años, y la mirada no era la suya. Él me dijo que es un ángel-persona que ha venido para ayudar.

Los espíritus brillantes, como él se refiere a ellos, son muy bonitos y llevan ropas de color blanco y azul. Hay ciertos ángeles que no tienen alas y están de blanco. Sus pies y manos casi no se puede verlos, pues son transparentes. Cuando los espíritus malos se aproximan al libro (Evangelio) como él dice, sale una luz muy fuerte y ellos se esfuman. En fin, son algunas cosas que ocurren en mi casa. Sé de niños que ven y hablan con espíritus, pero no como lo que le pasa a él. Dicen que puede ser pasajero o no. ¿Qué hacer?"


Hace pocos días recibí otro mensaje de la madre, que hace un nuevo relato sobre la situación actual del hijo. Es el que veremos a continuación.

"Él cumplió ahora, en enero, siete años. Habla menos con los espíritus que cuando tenía cinco años, pero ve, escucha y dice que no tiene permiso para contarme todo lo que a él le dicen.

Estos días, en el supermercado, yo tuve que desviarme de los espíritus que estaban en el pasillo de las bebidas. No pude pasar porque estaba lleno de espíritus con caras de locos. Al final, me marché sin comprar nada.

Me dijo que consigue ver colores alrededor de las personas, supongo que será el aura. Como ve cosas bonitas y también cosas feas, malas, como espíritus heridos, estos días vio cuerpos ahorcados en el techo de la casa. Tuve que sacarlo a la calle, pero él dijo que no servía de nada, pues seguía viéndolos. Los ángeles lindos y coloridos, que no tienen alas y se deslizan le aportan serenidad. ¿Cerrar las puertas con llave? Para qué, si ellos pasan a través de las paredes.

Y así es nuestra vida, ahora ya no tengo miedo, porque tenía mucho. Con él he aprendido que hay vida después de la muerte y que tenemos que cuidar lo que pensamos de los demás, porque somos hijos de Dios y Él ama a todos por igual (cada uno con su diferencia). Eso fue lo que le oí decir un día en que hablé mal de una persona.

Un día recé a Dios y pregunté qué es lo que estaba pasando con él, y al llegar a la salita, mi hijo respondió que lo que pasa con él es espiritual, por eso no era motivo de preocupación. Entonces, siendo espiritual, no tengo qué hacerle, he de escuchar lo que él tiene para enseñarme".


COMENTARIO

En el comentario del artículo anterior, titulado "Niño-médium: ¿qué hacer?", escribí que bajo el prisma científico, que todavía adopta una visión unilateral y reduccionista de la vida humana sobre la faz de la Tierra, faltan referencias y estudios que puedan explicar tales comportamientos (atípicos).

Sin embargo, quien convive con experiencias que trascienden el "aquí-ahora" a través de estados alterados de conciencia, pasa del escepticismo a la convicción respecto de la naturaleza trascendental del hombre. Como ejemplo, entre otros, tenemos la interacción/relación entre el terapeuta interdimensional y la persona que hace regresión a vidas pasadas o interacciona con una presencia espiritual durante la sesión regresiva de memoria.

El niño, que hoy tiene siete años de edad, presenta una sensibilidad extrasensorial canalizadora de mensajes. Facultad mediúmnica que puede desarrollar y perfeccionar con el paso de los años. Situación que sintoniza con el amanecer del tercer milenio, cuando los niños-cristal, superdotados y ultrasensibles, nacen a miles para ayudar a la humanidad a comprender la difícil fase de transición que experimentamos actualmente, relacionada con una nueva fase de regeneración espiritual que comienza a envolver nuestro planeta.

Según el Espiritismo, el proceso reencarnatorio se cierra en torno a los siete años. Hasta entonces, el crío está ligado tanto al mundo espiritual como al físico. Por eso, es durante la infancia cuando más ocurren casos de comunicación mediúmnica. Esto no significa que el pequeño sea médium - ese título será confirmado en lo restante de la vida, si demuestra esa capacidad de modo sistematizado.

Los accesos tienden a intensificarse tan pronto como el niño aprende a hablar. Visiones y audiciones son las manifestaciones más frecuentes y pueden ocurrir juntas. En la mayoría de los casos, el pequeño no tiene miedo alguno y no entiende por qué sus padres no consiguen ver la presencia que él percibe. No comprende el concepto de muerte, por eso encara la "compañía" con naturalidad.

Según la autora y especialista en terapia comunitaria Walkiria Kaminski, los niños que se comunican con espíritus suelen ser sanos, sin presentar signos de apatía o depresión. Se interesan por los juguetes y los juegos tanto como los otros. Encaran las visiones con naturalidad, sin espanto - y hasta les intriga el hecho de que sus padres no sean capaces de verlas.

Para la educadora espírita Martha Guimarães, los padres deben encarar los relatos con naturalidad. Si ellos entran en el "juego", el niño se siente cómodo para dar más datos sobre el "amigo invisible", tales como nombre, apariencia, edad, etc. Lo importante es encontrar cierto equilibrio. Si los adultos acusan al pequeño de mentir, se burlan de su experiencia o le inculcan temor, esto puede comenzar en el niño un proceso de negación de la mediumnidad y llevarlo a creer que está loco. Por otra parte, tampoco deben incentivar demasiado esa habilidad, para que no pierda interés por el mundo físico o se sienta obligado a forjar relatos de contactos sólo para agradarlos.

Finalizando, me reporto al artículo anterior, cuando afirmé que muchos niños extrasensoriales están naciendo para ayudarnos a romper paradigmas e iluminar lo que se encuentra oculto en las sombras de nuestro inconsciente. O, simplemente, como concluye la madre del niño en su reciente mensaje: "No tengo qué hacerle, he de escuchar lo que él tiene para enseñarme". Conclusión que sirve para todos nosotros, aprendices de aquello que ignoramos o auto-desconocemos.


estamos online   Facebook   E-mail   Whatsapp

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


clube WebMaster é o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Visite o Site do Autor

Saiba mais sobre você!
Descubra sobre STUM WORLD clicando aqui.


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.


 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2022 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa