auravide auravide

Tú qué quieres: ¿ser feliz o ser rico?


Traducción de Teresa - [email protected]

¿Qué extraña pregunta es esa? diréis. ¿Cómo es posible elegir entre riqueza y felicidad? No, estimados lectores, no es necesario elegir entre esas dos cosas y, por cierto, ya que estamos bajo la influencia del signo de Géminis/mes de Sivan, podemos aprovechar para hacer alguna reflexión sobre este asunto.
Todo el tiempo estamos eligiendo y nadie mejor que el nativo de Géminis conoce ese dilema. El signo de Géminis es doble y pertenece al elemento Aire; es un signo de sociabilidad, de curiosidad y de relaciones, pero también de duda entre opciones. El nativo de Géminis quiere esto y aquello. Mercurio, regente de ese signo, era el mensajero de los dioses, hacía la conexión entre dos mundos, el divino y el humano.
En el artículo de la semana pasada yo hacía algunas consideraciones sobre ese signo que tiene una dimensión espiritual y otra física, conectando los dos mundos.
A Mercurio se le representa como un joven con alas en los pies, que indican su rapidez y volatilidad, y con el caduceo en la mano, que es asimismo el símbolo usado por la Medicina. El caduceo es el bastón mágico de Hermes (Mercurio) y está adornado con dos serpientes enroscadas simbolizando los dos opuestos: lo femenino y lo masculino, el bien y el mal, el cielo y la tierra, lo claro y lo oscuro, etc.
Hermes era el dios de los viajeros, protector de la magia y de las mudanzas, de los comerciantes y de los… ¡trapaceros! Sus habilidades para engañar y crear confusiones eran muy conocidas en el Olimpo y empezaron ya en la cuna, cuando siendo todavía pequeñito robó el rebaño a su hermano Apolo, el dios-sol. ¡Mirad que para engañarlo y para no ser encontrado, calzó sus sandalias al revés, para dejar huellas engañosas! ¡Qué listo el pequeño Hermes! Más tarde, al ser encontrado con el rebaño robado, logró convencer a su hermano para que le perdonase, sirviéndose sólo de su habilidad verbal. ¡Uno nunca tiene razón cuando argumenta con alguien de Géminis!

Hermes-Mercurio está representado asimismo en el Arcano Mayor del Tarot, el de número 1, precisamente el primer arcano, el que conecta el campo espiritual al campo material, lo divino y lo humano. Pero volviendo a mi pregunta inicial sobre la necesidad de elegir, reconozco que es muy difícil responder. No obstante, ¡estamos eligiendo desde que nacemos! Vivimos en un mundo de dualidad. Lo Uno sólo existe en lo Divino. Como afirma Hermes Trismegisto, en las tablas de Esmeralda, transcritas en el Caibalión: “Todo es doble, todo tiene dos polos; todo tiene su opuesto; lo semejante y lo desemejante son una sola cosa; los opuestos son idénticos en naturaleza, pero diferentes en grados; los extremos se tocan, todas las verdades son medias-verdades; todas las paradojas pueden ser reconciliadas” (Léanse Las 7 Leyes de la Sabiduría en mi Website personal).

Todas las paradojas pueden ser reconciliadas, o sea, no necesitamos elegir, pero debemos reconciliar, reconectar, ¡unir los dos opuestos! Podemos, por tanto, aprovechar este mes de Géminis en que nuestro intelecto está siendo altamente estimulado por la energía astral, para llevar a cabo una profunda reflexión sobre nuestra capacidad para elegir lo adecuado para nuestra vida, tanto en el ámbito espiritual como en el material.
Logrando el equilibrio, llegaremos a conseguir la felicidad. El dilema proveniente de la pregunta inicial aparece únicamente porque por lo regular elegimos en primer lugar lo material, en detrimento de lo espiritual. Cuando pensamos en una situación cualquiera, tenemos en mente nuestro provecho inmediato, físico y material. No obstante, ese provecho no tiene necesariamente que excluir lo otro: la conexión con lo Divino. Recordando que Hermes-Mercurio posee los dones de la adivinación y el dominio sobre los cuatro elementos de la naturaleza – aire, agua, tierra y fuego – podemos hacer una analogía con el Orixá Exú, ¡pues lo mismo que este Orixá, era reverenciado en la Antigüedad en las encrucijadas! Por ello deducimos que podemos recurrir a su ayuda para realizar nuestros deseos materiales ¿no? Pese a todo, el campo material en Mercurio puede llevarnos a engaño, pues él es un gran bromista, pero en el ámbito espiritual, o sea, en la “octava superior” él nos servirá de guía, de unión con lo Divino. La octava superior de Mercurio, en la Cábala, está representada por la energía del planeta Urano, que se encuentra en el triángulo superior del Árbol de la Vida, exactamente donde, en los estudios del Tarot Cabalístico, encontramos el Arcano del Mago. Mercurio representa el intelecto, en el sentido del raciocinio y del aprendizaje, que nos ayuda a elegir en lo cotidiano. Pero Urano representa la intuición, que es nuestra conexión con el campo astral y donde encontramos los consejos de los guías espirituales. En ese caso, Hermes/Urano penetra y se manifiesta en todas las esferas de nuestra existencia: en la mente, en la imaginación, en el corazón y en el cuerpo.

Las artes mágicas y adivinatorias, como el Tarot, son artes de Mercurio/Hermes/Urano. Cuando consultamos un oráculo, apreciado lector, debemos tener siempre en mente que las respuestas obtenidas tendrán como finalidad no la riqueza material, sino principalmente la espiritual. El simple conocimiento de las artes mágicas, esotéricas y ocultistas, adquirido en libros y cursos y consultas, no será suficiente para ofrecernos la felicidad. ¡Podemos poseer todos los bienes materiales de esta Tierra y ser profundamente infelices! O entonces, tener una vida modesta y feliz. La calidad de vida no significa únicamente dinero en el bolsillo. ¡Es nuestra sociedad materialista la que nos propone esa opción, y no lo Divino! No es preciso optar por una u otra, podemos obtener las dos, en la justa medida de nuestro merecimiento. Por eso, como siempre, la respuesta a esa pregunta inicial está en el camino de en medio, que la Cábala llama Camino del Equilibrio. Lo Divino nos ofrece la abundancia, en la medida de nuestras necesidades y sin que tengamos que elegir. La cuestión de la felicidad es muy relativa y de fuero íntimo, pero es esta felicidad interior la que todos deseamos y necesitamos alcanzar. Ella no vendrá solamente a través de nuestro conocimiento y de nuestra habilidad en conseguir los bienes materiales para satisfacción del cuerpo físico, sino también de nuestra capacidad de conseguir el alimento para nuestro espíritu.

Estimados lectores, podemos aprovechar la energía de este mes para conectarnos con lo Divino especialmente para mejorar nuestro autoconocimiento, para conocer nuestra misión, la terrena y la espiritual, y para convertirnos en magos y artífices de nuestra felicidad logrando el dominio de nuestro destino.

Aquellos que deseen obtener más informaciones sobre mis consultas de Astrología, Tarot, EFT o Radiestesia – pueden visitar mi Sitio personal. Aprovecho para invitar a los lectores que deseen aprender los secretos del Tarot Cabalístico, a que lean la sección de Eventos del SOMOSTODOSUM y se informen sobre los grupos de estudio. Mirad en la sección de EVENTOS.

¡Quedad en Paz, orad y recibid la Luz Divina y compartidla para el bien de todos! ¡Ese es mi deseo para todos nosotros en el mes de Sivan!
São Paulo, 28 de Mayo de 2014.


estamos online   Facebook   E-mail   Whatsapp

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


graz
Graziella Marraccini é astróloga, taróloga, cabalista e estudiosa de ciências ocultas e dirige a Sirius Astrology. Conheça meus serviços on-line
5 perguntas Frequentes, visite Canal do youtube e Facebook
Visite o Site do Autor

Saiba mais sobre você!
Descubra sobre STUM WORLD clicando aqui.


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.


 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2022 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa