auravide auravide

Un consejo para quienes piensan en el suicidio


Traducido por Teresa - teresa_0001@hotmail.com

En la práctica del consultorio psicoterápico, uno de los momentos más delicados es aquel en que tratamos a un paciente que habla de suicidio, de cansancio de la vida, que piensa en desistir, principalmente cuando incluso lo ha intentado anteriormente. En estos casos, la utilización de medicamentos psiquiátricos ha de ser realmente evaluada, por su mayor rapidez de acción. Por ser una situación aguda, potencialmente grave, se debe considerar la relación coste/beneficio, es decir, las ventajas de mejoría de la depresión y de la ansiedad/efectos colaterales. Tal como he dicho anteriormente, tal como enseño a mis alumnos de los Cursos de Formación y como explico en las charlas y entrevistas, no soy absolutamente contrario al uso de medicamentos químicos, pero sí al uso abusivo, intempestivo y frecuentemente innecesario de ellos, al haber la posibilidad de utilizar medicamentos energéticos, como la Homeopatía y la Terapia Floral, los procedimientos energéticos, como Reiki, Terapia de Regresión y el tratamiento espiritual (desobsesión) en Centros Espiritas. No obstante, en casos de urgencia tales como pensamientos o tentativas de suicidio, los psicotrópicos tienen su indicación.

Algunos colegas médicos, sin haber leído lo que escribo, sin saber realmente como pienso, me critican, tachándome de "religioso", de "alternativo", y hasta, tal vez, de chiflado e irresponsable. Pero tengo mi conciencia tranquila de que, en ningún momento, me he puesto en contra de cualquier tipo de Medicina o Terapia, al contrario, he venido defendiendo el Holismo, justamente la unión de todos en pro de los enfermos. Y dentro del Holismo se incluye, evidentemente, la Medicina Alopática. Esto suelo decirlo a mis colegas Terapeutas Vibracionales que, afirmándose holísticos, dicen estar en contra de la Alopatía. ¿Cómo pueden estar en contra de uno de los tipos de Medicina, afirmándose holísticos? ¡El Holismo es el todo! Cada Medicina, cada terapia, tiene su espacio, su lugar, su momento de ser utilizada, por esto lo ideal es que todos nosotros nos esforcemos en aprender más y más Medicinas y Terapias, a fin de poder, en cada paciente, en cada momento, utilizar la más indicada. O para, entonces, encaminar nuestro paciente al que puede ayudarlo más que nosotros en aquel momento. Es importante la humildad para distinguir cuando el caso es para nosotros, para otro profesional, o para una asociación de Medicinas o terapias. Los médicos que se adhieren apenas a la Medicina Alopática, del cuerpo físico, se autolimitan, dejando de aprender otras Medicinas y con esto perjudican o se impiden prestar una mejor atención a sus pacientes. Esto también se aplica a los Terapeutas alternativos, que trabajan con Medicinas Vibracionales, y que han estudiado y aplican solamente una o dos de ellas, dejando de saber más para poder ayudar más.
Veo el futuro como una integración entre todas las personas que dedican su vida al auxilio de los enfermos. Muy pronto, ya no habrá esa separación entre oficial y alternativo y los curadores estudiarán varias maneras de entender y tratar enfermos. La Alopatía ocupará un lugar destacado en urgencias y emergencias, en las que se incluyen los pacientes con tendencias suicidas. Las Medicinas Vibracionales ocuparán lugar de destaque en la cura profunda de los enfermos, ya que posibilitan el rectificar nuestro sistema energético, incluso nuestros pensamientos y sentimientos, que son el origen de las enfermedades físicas. Las Medicinas Espirituales ocuparán lugar destacado en la cura del alma.

¡Con pacientes que tienen ideas o tentativas suicidas, todo cuidado es poco! Frecuentemente se hará imprescindible la evaluación por un psiquiatra para la posibilidad de usar psicotrópicos, principalmente antipsicóticos, antidepresivos y ansiolíticos. No obstante, si el caso no se aprecia tan urgente, tan asustador, el uso de esos medicamentos químicos podrá retardarse un poco, con cuidado, con atención, mientras se utilizan los medicamentos homeopáticos y las esencias florales, los procedimientos energéticos no medicamentosos y el tratamiento espiritual.
¡Es difícil que alguien que piensa y habla de suicidio no sea víctima de obsesión por Espíritus que le están insinuando esas ideas! Y entonces, muchas veces, un tratamiento de desobsesión puede tener una acción benéfica más rápida que con psicotrópicos. Recientemente he atendido a la hija de una amiga mía que afirmaba ver seres con capa negra, comandados por uno mayor, con barba, que llevaba bastón. Ella decía que le hablaban, ofendiéndola, ridiculizándola, diciendo que la iban a matar, que ella debía matarse. Y ella realmente intentó suicidarse por tres veces, mediante ahorcadura. Conducida a un psiquiatra el diagnóstico obvio ha sido esquizofrenia, y llegó a ser ingresada. Vino a mi consulta tomando Haldol y Akineton para los efectos colaterales extrapiramidales. Mantuve, evidentemente, estos psicotrópicos, pero le dije que creía que realmente veía y oía esos seres, es decir, ellos eran reales, espíritus inferiores que, por algún motivo la estaban perturbando y que siendo así ella no estaba loca pero sí tenía una capacidad de ver seres del mundo espiritual. Entramos con esencias florales y la encaminé a una consulta en Centro Espirita, donde se verificó que realmente esos seres existían, tanto que uno de ellos la tenía agarrada por el cuello, ¡ordenándole ahorcarse! Con esto ha ido mejorando hasta el punto de no volver a verlos ni oírlos pudiendo serle retirada la medicación psiquiátrica de manera gradual. En la actualidad se encuentra desarrollando su mediunidad en un Centro Espirita. Si no hubiese llevado a cabo el tratamiento desobsesivo, sería ingresada o llegaría realmente al suicidio. Tal como ella, millones de personas en todo el mundo son rotuladas como esquizofrénicas sin serlo.Por esto, para todo paciente que tenga pensamientos o actitudes suicidas, es obligada una consulta en Centro Espirita para que se investigue su parte espiritual. La psicoterapia es también obligada para analizar su personalidad, sus carencias, sus conflictos, y en esto las esencias florales tienen una muy buena acción para auxiliar a mejorar más rápidamente aquello que se debe mejorar. La utilización de psicotrópicos, como he dicho anteriormente, debe restringirse a casos urgentes, más dramáticos, en los cuales valga la pena someterse a los efectos colaterales. Pero la utilización únicamente de esos medicamentos químicos en pacientes suicidas sin una consulta espiritual, sin investigar sobre la existencia de espíritus que le estén influenciando mentalmente en esas ideas, constituye riesgo de "cronificación" para ese paciente. Psicólogos y psiquiatras necesitan abrirse a esto, para que puedan atender mejor a sus pacientes y los familiares de estos enfermos deben asimismo abrirse, a fin de que no permanezcan apenas en un tratamiento químico, sin considerar toda una evolución de la Medicina y de las terapias que ha venido dándose en todo el mundo y a la cual, por desgracia, cierto número de representantes de los medios oficiales se vienen resistiendo, ignorando, ironizando o incluso combatiendo.

A quienes piensan en el suicidio, quiero darles un consejo, una orientación. Los pensamientos y sentimientos no están en el cerebro, sino en nuestra estructura energética, y ésta, al morir el cuerpo físico, permanece. Somos un ser energético y estamos insertos dentro de un cuerpo físico. ¡Al matar su cuerpo físico, la intención del suicida es dejar de pensar, dejar de sentir, dejar de sufrir! Sin embargo esto no ocurre en el suicidio, al contrario, la persona sale del cuerpo muerto todavía pensando y sintiendo, y lo que es aún peor, ¡ahora se encuentra invisible! Sus familiares no le ven (con excepciones...), sus amigos no le ven (con excepciones...), los Seres de la Luz sí le ven, pero los Espíritus inferiores también y, por lo regular, dada la baja frecuencia vibratoria en que se encuentra, estos últimos son los que llevan la ventaja en conquistarle y el suicida es conducido al Umbral donde padecerá sufrimientos indecibles por mucho y mucho tiempo, ¡frecuentemente siglos! Sufrirá inmensamente más que aquí en la Tierra. Cuando consiga libertarse de aquel lugar, será conducido al Plano Astral para un período largo de tratamiento y mentalización. Cuando nuevamente se reencarne, es probable que venga con secuelas de aquel acto suyo, con daños físicos y psicológicos terribles, que le llevará varias encarnaciones corregir... Por ejemplo, podrá venir con retraso mental, con deformaciones físicas, con problemas cardíacos, con graves enfermedades de difícil diagnóstico y tratamiento, etc.

Entonces pregunto: ¿vale la pena matarse?


estamos online   Facebook   E-mail   Whatsapp

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


clubestum Mauro Kwitko é médico auto-licenciado do Conselho de Medicina para poder dedicar-se livremente ao seu trabalho como psicoterapeuta reencarnacionista. Em 1996, começou a elaborar e divulgar a Psicoterapia Reencarnacionista. É fundador e presidente da ABPR. Ministra Cursos de Formação em Psicoterapia Reencarnacionista e Regressão Terapêutica há muitos anos, tendo formado centenas de psicoterapeutas reencarnacionistas.


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.


 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2021 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa