auravide auravide

Los Viejos

Los Viejos
Publicado dia 10/4/2005 1:53:37 PM em STUM WORLD

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

Traducido por Teresa - teresa_0001@hotmail.com

Debido a una medicina que trata solamente del cuerpo físico, olvidando el origen de las enfermedades, que está en los pensamientos y en los sentimientos, y a una visión limitada que establece la muerte del cuerpo físico como el fin de la vida, gran parte de nuestros viejos, con perdón de la palabra, están hechos unos "trastos". Pocas personas de 70 u 80 años están realmente saludables, físicamente, emocionalmente, espiritualmente. Cuando encontramos a alguien así, nos admiramos por su "Espíritu" joven, por su disposición, por su alegría y optimismo. O sea, ¡lo que debería ser la regla, es la excepción!

Hoy día, ya se sabe que las enfermedades del cuerpo provienen de dentro de las personas, de su personalidad, de su vida. Las antiguas Medicinas, que están retornando, como una alternativa para la Medicina oficial, tan sólo orgánica, están desempeñando un papel importantísimo en ese sentido, de rescatar la humanización, la visión integral del ser humano. Sus métodos vienen del conocimiento milenario de la cultura oriental, mientras que la Medicina tradicional nuestra es una heredera directa de la Ciencia materialista, reduccionista, que no cree en nada que no pueda ver; y aunque la Física Cuántica le señale el camino de lo "invisible", permanece en la postura del avestruz, escondiendo la cabeza, ridiculizando, negando, combatiendo a lo que, en verdad, ha venido para ayudarle a evolucionar, a libertarse.

Y nuestros mayores, tras una vida entera tratando su estómago, sus pulmones, su hígado, su vejiga, su próstata, sus articulaciones, su corazón, y no sus resentimientos, sus tristezas, sus iras, sus frustraciones, están ahí, sobreviviendo, creyendo que de verdad están siendo tratados, cuando, en realidad, solamente están siendo mantenidos vivos. La Alopatía no es una Medicina curativa, nunca lo ha sido y nunca lo será, justamente por su visión materialista, que contempla apenas el cuerpo físico, creyendo que la enfermedad se encuentra en él, causada por bacterias, por virus, por el frío, siempre por algo externo. Es una Medicina salvavidas, apropiada para eso, para las urgencias y emergencias; en esto es soberana y, felizmente, existe y está evolucionando cada vez más. Sin embargo, para tratar a un ser humano, para cuidar de él, para mantener su salud, para evitar la enfermedad, para ir a lo profundo, ahí entran la Psicología y las Medicinas energéticas.

Lo que vemos en el consultorio son personas viejas, con enfermedades físicas también viejas, que vienen de situaciones traumáticas de sus vidas pasadas, sumadas a los traumas de su infancia actual, de su matrimonio fracasado, de una actividad profesional no-gratificante, de las preocupaciones con los hijos, con el dinero, el miedo, etc. Y de ahí vienen el asma, los disturbios digestivos, los problemas cardíacos, el reumatismo, el cáncer, y todo lo demás que aparece en la "cáscara", que no está cumpliendo su Misión, que no se colocó verdaderamente a servicio de la evolución de su Espíritu, un servicio que necesita ser realizado con alegría, con entusiasmo, con placer, y nunca con pena, con tristeza, con ira, con ansiedad.

En ciertos casos, lo que se puede hacer es aprovechar la lección e intentar, en la próxima encarnación, no repetir el mismo error, no siendo nuevamente triste, resentido, autoritario, agresivo, etc. En algunos casos, se puede remediar un poco, tratando los pensamientos y los sentimientos negativos, con cierta repercusión positiva en el físico. Eventualmente, suceden mejoras, y hasta curas maravillosas, pero siempre asociadas a una concienciación profunda, a un entendimiento elevado de lo que es la encarnación, de la relación de la "cáscara" con el Espíritu, de la responsabilidad verdadera, de su compromiso.

En la evolución de la humanidad, todo debe servir de estímulo para la mejora y el perfeccionamiento; y eso, constatando la dificultad de la Medicina orgánica en tratar al ser humano como un todo, en buscar curar la enfermedad en su origen, señala la necesidad de asociarse la Medicina tradicional con la nueva (antigua) visión de las Medicinas energéticas, potencialmente curativas; y esto es lo que propone el Holismo. Nosotros que actuamos en las Terapias Energéticas, alternativas, estamos trabajando en el embrión de la Medicina del futuro, en que los médicos y los terapeutas estarán capacitados para entender y tratar la Bioenergía, la energía humana. La enfermedad física es una alteración energética, por acumulación o deficiencia; esto viene de los pensamientos y de los sentimientos, lo cual afecta a los chakras y desde ahí alcanza a los órganos.

Nuestros viejos, infelizmente, han tenido que pasar por eso, pero los futuros viejos podrán evitarlo, no llegando a la recta final de la encarnación en tan malas condiciones. De ahí nuestro compromiso con la evolución de la Medicina, de la Psicología y de la Psiquiatría, pues si tenemos en cuenta y cuidamos del aspecto espiritual, de los pensamientos, de los sentimientos y del físico de las personas, por este orden, ahí sí podemos decir que estamos cuidando de ellas. Tratar solamente del físico es un proceso paliativo, de caridad, es ayudar a sobrevivir.
Y ¿qué deben hacer las personas cuyo cuerpo físico está en edad algo avanzada? El que sea reencarnacionista debe mirar hacia adelante y esforzarse para purificar al máximo su Espíritu, entendiendo que la encarnación sólo acabará cuando llegue la hora, que toda mejora alcanzada es benéfica, que toda evolución suma puntos, que cada escalón que suba estará acercándolo más a lo alto; por ello no debe desanimarse o entregarse, y sí mantenerse en el camino, firme y fuerte. El que se equivocó, no vuelva a equivocarse; el que pecó, no peque más; el que se ha perdido, procure encontrarse y el que fue víctima de ilusión, descubra la Verdad, que está en el Espíritu, en la Reencarnación, en la búsqueda de la Perfección.La edad es tan sólo la que tiene el cuerpo físico actual, el tiempo contado desde el momento en que nuestro Espíritu ha vuelto esta vez a la Tierra. Eso forma parte del rol de ilusiones de las "cáscaras", y muchas personas se juzgan a sí y a los otros por la edad, les llaman críos, adolescentes, adultos, viejos, etc. Dentro de cada uno de nosotros existe un Espíritu, antiguo, que está en busca de la maestría.
Espíritus de "cáscara" vieja, no entreguéis los puntos antes de tiempo, aprovechad vuestros últimos 5 ó 10.000 días aquí en la Tierra, para evolucionar espiritualmente, más y más, todo cuanto no habíais conseguido hasta el momento. ¡Nada de jubilarse de la vida, nada de dormir mucho, ver mucha tele, estar esperando la visita de hijos y nietos, nada de morir por aquí! Vamos a estudiar, vamos a trabajar, vamos a ayudar a los pobres, a los necesitados, a los carentes, olvidad esa tontería de "fin de la vida" y entregaos, en cuerpo y alma, literalmente, a la finalidad evolutiva de vuestro Espíritu. ¡Sed fieles a vuestros propósitos evolucionistas y dedicaos a esta encarnación, con optimismo, con voluntad, con fuerza, con amor y fe! Esto es saber "envejecer", haciéndose cada vez más sabio, más profundo, más verdadero. Estamos aquí para aprovechar la encarnación en el sentido de la evolución espiritual.

En una encarnación, cuanto más viejo se es, mejor se debe estar, desde el punto de vista físico, psicológico y espiritual. Una cosita aquí, otra allí, un poquito de óxido, son cosas normales, pero ir haciéndose viejo y poniéndose cada vez peor, es lo contrario de lo que hemos venido a hacer aquí en esta Tierra. ¡Pido a Dios que me ayude a, cada año que pasa, a estar mejor, bajo todos los puntos de vista!

por Mauro Kwitko

Consulte grátis
Mapa Astral   Tarot   horoscopo


Leia Também

Os Velhos



Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


Sobre o autor
Mauro Kwitko é médico auto-licenciado do Conselho de Medicina para poder dedicar-se livremente ao seu trabalho como psicoterapeuta reencarnacionista. Em 1996, começou a elaborar e divulgar a Psicoterapia Reencarnacionista. É fundador e presidente da ABPR. Ministra Cursos de Formação em Psicoterapia Reencarnacionista e Regressão Terapêutica há muitos anos, tendo formado centenas de psicoterapeutas reencarnacionistas.
Email: maurokwitko@yahoo.com.br
Visite o Site do Autor





publicidade










Receba o SomosTodosUM
em primeira mão!
 
 
Ao se cadastrar, você receberá sempre em primeira mão, o mais variado conteúdo de Autoconhecimento, Astrologia, Numerologia, Horóscopo, e muito mais...

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.


 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2021 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa