auravide auravide

Revelaciones

Revelaciones
Publicado dia 12/20/2008 11:32:00 PM em STUM WORLD

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

Traducción de Teresa - teresa_0001@hotmail.com

Considero que tener una revelación espiritual puede ser al mismo tiempo una dádiva y una tristeza. Dádiva de poder ver claramente aquello que antes era solamente intuido o de oídas. Dádiva de poder experimentar el gozo de la lucidez, de la unidad, de percibir detalles de la estructura en la que has vivido toda la vida y nunca antes habías notado. Y tristeza por saber que la mayoría no va a poder compartir tu descubrimiento, saber que la mayoría estará inmersa en la ignorancia, siendo manipulada para contentarse con el "pan dormido" que mantiene pero no nutre, no desarrolla.

Quienes acompañan Mi Otro Blog ya saben de mi pasión por música e imagen de alta calidad, y cuando he descubierto el DTS surround estaba loco por compartir este descubrimiento con el mayor número posible de personas, tipo "¿creéis que el CD es lo máximo de la calidad? Nunca habéis oído Música, al igual que yo tampoco había oído Música nunca hasta oír algo en 5.1 DTS". Fue una revelación, no de tipo espiritual, sino una revelación sonora. De ahí explico el comportamiento de los que tienen revelaciones espirituales, de gran alcance, que procuran al máximo "convertir" a otras personas… La mirada de alguien que "halló a Jesús" es de puro júbilo, de pura alegría, y su voluntad es que más y más personas compartan su alegría, al fin y al cabo, ES POSIBLE ("¡Yes, we can!").
Por lo regular ese tipo de acción tiende a ser reprimida socialmente, a fin de cuentas no a todo el mundo le gusta ser impelido en una dirección (a mí tampoco me gusta). Pero yo creo que el abordaje de los creyentes no es de los más eficientes, y seguiré empleando el ejemplo del DTS: Si yo vibro con la calidad sonora de este formato, y quiero compartir mi vibración con otras personas, tropezaré con una serie de dificultades:

1º - Yo no puedo llevar la música hasta ellas, porque depende de un aparato que incluye decodificador, altavoces (¡6 de ellos!), varios softwares, etc. Con eso, la persona tiene que estar PREDISPUESTA a ir hasta mi casa para escuchar música de un artista que quizá ni siquiera le guste.

2º - Una vez en mi casa, tengo que hacerla sentarse en un punto especial de la sala (pues no tiene el mismo efecto en todas partes) y colocarla a oír la música en silencio, con atención, lo cual es un cambio de paradigma (Al fin y al cabo, las personas normalmente no escuchan música con ese grado de comprometimiento).

3º - Aun con todo esto es probable que ella no note la diferencia entre el DTS y un MP3, bien porque su audición está comprometida por años de juergas, auriculares y sonidos altos (que sabemos destruyen la sensibilidad para captar ciertas frecuencias) o porque el oído no ha sido "entrenado" para percibir ciertos sonidos. Y entonces la persona va a decir: "¿es eso? Qué bien, qué bien…" y salir de allí pensando que estoy mal de la cabeza, que le hice perder el tiempo, etc.

Generalmente en esas barreras es donde la religión tropieza. El seguidor puede estar de lo más animado, pero si llega a su familia o amigos hablando de las maravillas que ha alcanzado gracias a determinada religión, que ha podido convertirse en otra persona, con una nueva visión, todos lo encontrarán estupendo, pero se quedarán mosqueados, tipo: "¿Por qué todo ese cambio? ¿Le habrán hecho un lavado de cerebro? Algo raro hay aquí…" Y los parientes y amigos van hasta donde fue la persona transformada, o miran desde lejos, recogen informaciones de terceros, pero no ven nada especial allí, en aquel lugar, en aquellas informaciones y consideran a la persona como un caso de excentricidad (por no decir locura). El fiel pierde el ímpetu inicial, se aleja de la convivencia familiar para buscar a los "suyos", y se encierra en su revelación. Y la manada de bueyes sigue.
Esto ocurre porque el "oído" espiritual de las personas no ha sido entrenado para percibir matices religiosos. No tenemos una cultura religiosa rica, que deje la forma de lado y se concentre en el contenido. Sabemos más o menos que el budismo es la religión del tipo calvo, que el islamismo es la del tipo barbudo con turbante, los mormones son los tíos de la corbatita vestidos iguales, que católicos, anglicanos y protestantes son todos iguales, y que los evangélicos son los que andan con la Biblia bajo el brazo vociferando en las plazas y molestando a los vecinos con sus cantares en las iglesias. Ese es el MP3 espiritual, es todo lo que el ciudadano medio necesita para vivir y discernir en nuestra sociedad. Y tal "discernimiento" sólo se aplica para, por ejemplo, evitar cruzarse en el camino con un islámico, pues él puede hacer explosión. Otros "oídos" han quedado insensibles ante tanto "sonido alto", de pésima calidad, que acabó por dañar los "tímpanos".

Jesús ya advertía sobre los "oídos sordos" cuando contó la parábola del sembrador:
He aquí que salió el sembrador a sembrar, y cuando sembraba, una parte de la semilla cayó a la orilla del camino, y vinieron las aves y la comieron. Y otra parte cayó en lugares pedregosos, donde no había mucha tierra: y pronto nació, porque no tenía tierra profunda; pero, saliendo el sol, se quemó y, por no tener raíz, se secó. Y otra cayó entre espinos; y los espinos crecieron y la ahogaron. Pero otra cayó en buena tierra, y daba fruto, uno cien, otro sesenta y otro treinta por uno. Quien tenga oídos para oír, que oiga. (Mat. 13:3-9)

Por eso les hablo en parábolas; porque ellos, viendo, no ven; y oyendo, no oyen ni entienden. Y en ellos se cumple la profecía de Isaías, que dice: Oyendo, oiréis, y de manera ninguna entenderéis; y, viendo, veréis, y de manera ninguna percibiréis. Porque el corazón de este pueblo se ha endurecido, y con los oídos oyeron tardíamente, y cerraron los ojos, para que no vean con los ojos, ni oigan con los oídos, ni entiendan con el corazón, ni se conviertan, y yo los cure. (Mat. 13:13-15)

O sea, las parábolas funcionaban como un "Troyano", adormecido dentro del "hardware", esperando un día para ser REALIZADA (más que entendida). Por eso la conversión ocurre de forma imprevisible y espontánea, y así será con todas las religiones, ya sean los suras islámicos - cuyo contenido es impenetrable para mentes que no estén realmente interesadas - o bien con los koans zen-budistas, las enseñanzas sufíes, en fin, todo progreso depende de un aprendizaje, un desarrollo interno que posibilite la aprehensión (más que la comprensión) del mensaje.

En el caso del DTS yo tuve una base musical bastante propicia, pues había convivido con el LP (para quien no lo sabe, es aquel larga duración negro de vinilo). Pocos lo saben, pero la gama sonora del LP es muy superior a cualquier formato que tengamos hoy, pues es analógico. Hemos aprendido a desvalorizar lo analógico en favor de lo digital, pero el problema de lo analógico es que no teníamos equipamiento (caro, dicho sea de paso) suficiente para extraer calidad de aquel formato. El proceso de prensado del LP era tosco, el vinilo era barato, la aguja era barata, el aparato ídem, en fin… pero aún así el LP se destaca por tener un sonido más orgánico, difícil de explicar. Esto se debe a que el sonido analógico actúa en las más diversas frecuencias, hasta en las que el ser humano no es capaz de oír, pero se ve afectado por ellas. En el digital (CD) varias frecuencias (especialmente las que están por encima y por debajo de lo que podemos oír) son eliminadas, y en el MP3 de 128kbps son cortadas el 90% de las informaciones sonoras (para quedarse con un tamaño del 10% del original), o sea, las frecuencias originales son cambiadas por modelos acústicos, simulacros de bajos, baterías, voz, que un oído desentrenado no percibe. El que ha convivido con el LP y el CD sabe la diferencia, sabe lo que está dejando a cambio de la portabilidad, de la practicidad; pero ¿y el que ha nacido en la generación MP3, que va a vivir en la más completa ignorancia de lo que es una Música (con M mayúscula)? La cosa es peor que en la caverna de Platón, pues en el cuento por lo menos la entera población sólo conoce las sombras en la pared, pero nosotros conocemos lo "real" y hemos optado voluntariamente por la sombra, ya sea en el MP3, en los JPGs de baja comprensión, o en el DIVX… estamos infra-utilizando nuestros sentidos, estamos despreciando la belleza y la riqueza de los detalles en favor de la practicidad, todo esto vuelto hacia una sociedad de consumo fase-food, y esto se traduce en todo, incluso en las relaciones. No necesitamos un hombre o una mujer para relacionarnos, basta un simulacro, un estereotipo (y a veces basta tan solo una ropa y maquillaje… ¿no es cierto, "Fenómeno"?). Lo virtual es la palabra de orden, aunque las cosas sucedan aquí, en el mundo físico.

La semana pasada estaba cenando, la TV del establecimiento estaba puesta y acabé asistiendo a Malhação y a la novela de las 6. Lo que más me impresionó fue la actuación afectada de los actores (¡de todos ellos!), que más parecía que estaban atiborrados de cocaína hasta los topes, todos agitados, con movimientos exagerados y hablando en voz muy alta. Por la homogeneidad de las actuaciones (sin que importase si era un actor consagrado o novato) llegué a la conclusión de que se trata de algo planificado, estudiado, para atraer la atención de un cierto público, de una cierta franja de edad. Nuestros jóvenes (y no tan jóvenes) ya no consiguen fijar la atención en algo "normal" (boring) y necesitan cada vez de más y más estímulo, al igual que necesitan de música cada vez más alta y ruidosa para "dar marcha" en las fiestas, o de otros estimulantes que no el alcohol o incluso las hormonas sexuales, teniendo que apelar a drogas de todo tipo.

Considero que a muchos les parezco un viejo hablando, y tal vez esté ciertamente sintiéndome viejo. Valores como honra, lealtad y decencia, que aún se enseñaban en mi generación, ya se han ido a paseo. Revisando los dibujos de mi infancia encuentro decenas de valores morales ("no desistas de tus sueños", o "resiste, resiste con todas tus fuerzas"), y mira que he crecido en la añorada y políticamente incorrecta década de los 80 donde "Os Trapalhões" hacían chistes con negros e nordestinos y "TV Pirata" consagraba a Tonhão y Zeca Bordoada.

Pero lo triste de veras es percibir que la cosa se va a poner cada vez peor. Y tampoco es cosa de viejo gruñón que tiene recuerdos distorsionados del tiempo en que se ataban perros con longaniza. Es un hecho constatado por cualquiera que la educación brasileña (diría incluso la mundial) va de mal en peor. Mi abuela estudió en escuela pública, y tuvo una excelente formación. Aprendía francés, latín, piano, se le estimulaba a la poesía, a redacciones, bordado, en fin, ella tuvo la preparación de un ser humano integral. Mi madre ya no tuvo acceso a una buena escuela pública fundamental, pero se benefició de una excelente formación técnica a nivel superior. Sin embargo yo, que estudié la mayor parte de la vida en escuela privada, tuve una enseñanza que fue de risa, en la escuela pública. Y la facultad, no era más que un puro desastre. O sea, a través de generaciones, ha quedado evidente el descaso del Estado hacia la enseñanza, que es una de las cosas más importantes garantizadas por la Constitución brasileña. Constitución esta a la que cada vez se menciona menos, pues no interesa que el pueblo sepa que tiene derechos (han acabado con las clases de Educación Moral y Cívica, con la Filosofía, cualquier cosa que pueda traer una luz de consciencia y cuestionamiento a este mundo de tinieblas en que vivimos.

Art. 6º - Son derechos sociales la educación, la salud, el trabajo, la vivienda, el esparcimiento, la seguridad, la previdencia social, la protección a la maternidad y a la infancia, la asistencia a los desamparados, en la forma que establece esta Constitución.

Y no sólo es la educación: la salud en este país siempre ha sido tratada con desprecio, pero sólo se agrava con la formación de médicos, que cada vez más se "especializan" y pasan a tratar al paciente como un pedazo del cuerpo. Intenta necesitar de la salud pública, que pagamos con el dinero de nuestros impuestos, y serás atendido en un pasillo de hospital amontonado con otros enfermos (algunos de ellos terminales). La vivienda es cada vez más restringida, con precios exorbitantes que llevan a gran parte de la población a quedarse literalmente marginada, formando conglomerados donde el Estado no llega e impera la ley del perro. Lo que nos recuerda la seguridad (o la falta de ella), que está siendo retirada progresivamente por el Estado y puesta en manos de grupos privados. Y estamos viendo todo eso EN ESTA generación. Estamos como el sapo, que no salta del agua caliente si ésta se va calentando poco a poco. Asistimos todos los días en los noticieros a noticias escabrosas, siempre superadas por otras peores aún, y acabamos por esperar cuál va a ser la próxima conmoción popular de la semana, si será otro crío lanzado desde un edificio u otro crimen pasional. Entre una noticia y otra vemos que los concejales han aumentado sus sueldos en un 20%. Nuevamente el pueblo prefiere abdicar de la información en favor del MP3 de las noticias: rápido, indoloro, y de preferencia acompañado por algún comentario divertido o alguien que proteste por nosotros (así nos sentimos representados en la sociedad).

La solución fácil para esto no existe. La rebelión popular de 1 día patrocinada por la Rede Globo no servirá de nada (incluso porque no interesa a la Rede Globo). Tal como un oído desentrenado no exigirá algo más que un MP3, el pueblo no abandonará su estilo de vida, por no tener un referente, por no ver la m… en la que está atollado hasta el cuello… a fin de cuentas, aún estamos respirando, ¿no es cierto? Está bien así. Sun Tzu, en su libro "El arte de la guerra", ya decía: "No detengas a ningún ejército que esté a camino de su país. Bajo estas circunstancias, un adversario luchará hasta la muerte. Hay que dejarle una salida a un ejército sitiado. Mostrarles una manera de salvar la vida para que no estén dispuestos a luchar hasta la muerte, y así podrás aprovechar para atacarles. No presiones a un enemigo desesperado. Un animal agotado seguirá luchando, pues esa es la ley de la naturaleza". Nuestros gobernantes saben esto, y siempre dejarán una brecha, siempre harán un paliativo o encontrarán un chivo expiatorio para que extravasemos nuestra frustración, para que no enloquezcamos y presionemos a los responsables. El brasileño es acomodadizo por naturaleza, y esto facilita las cosas.

El texto que sigue es de la película Network, de 1976, dirigida por Sidney Lumet. Esta perla olvidada volvió a la superficie gracias al documental Zeitgeist, donde aparece un brillante tramo de la película. Hay muchos otros discursos interesantes, contundentes y actuales, como ese que tiene que ver con el post:

No necesito deciros que la cosa está fea. Todos saben que está fea. Es una nueva "depresión". Todo el mundo desempleado o con miedo de perder el empleo; un dólar compra un cuarto de dólar; los bancos están en quiebra; los dependientes de comercio guardan armas bajo las registradoras; los punks se dedican al vandalismo…
Nadie en lugar alguno parece saber qué hacer y no hay término para esto. Sabemos que el aire es insuficiente para que respiremos y la comida para alimentarnos.

Nos sentamos a mirar nuestra TV mientras el presentador nos dice que hoy hemos tenido 15 homicidios y 63 crímenes violentos… ¡Como si las cosas debiesen ser así! Sabemos que las cosas están mal. Peor que mal. Ellas están volviéndonos locos. Todo en todo lugar está volviéndose majareta. Entonces ya no salimos de casa. Nos sentamos dentro de nuestras casas, y lentamente el mundo en que vivimos se va haciendo más pequeño.

Todo lo que decimos es "Por favor, por favor, al menos en nuestras casas dejadnos en paz. Deja que tenga mi tostadora, mi TV y mis cubiertas cromadas. No diré nada. Sólo déjame en paz".

Pues yo no voy a dejaros en paz. ¡Yo quiero veros enloquecer! Yo no quiero que protestéis o forméis un tumulto. No escribáis a vuestro congresista. Porque no sé qué decir para que lo escribáis. Yo no sé qué hacer respecto de la "depresión", la inflación, los rusos y el crimen en las calles. ¡Todo cuanto sé es que ante todo tenéis que enloquecer!

Tenéis que decir: "¡Yo soy un ser humano, diablos! ¡Mi vida tiene valor! "

Yo quiero que os levantéis ahora. Yo quiero que todos vosotros os levantéis de vuestras butacas. Yo quiero que os levantéis y os acerquéis a vuestras ventanas, abridlas, sacad fuera vuestras cabezas y gritad: "¡He enloquecido y ya no voy a soportar esto! "

Abridlas, sacad fuera vuestras cabezas y gritad: "¡Estoy loco como el diablo y yo ya no voy a soportar esto!" Entonces descubriréis qué hacer con la depresión y la crisis del petróleo. Primero, salid de vuestras butacas, abrid vuestras ventanas, sacad fuera vuestras cabezas y gritad: "¡Yo enloquecí totalmente y ya no voy a tragar eso! "

Pero antes tenemos que enloquecer un poco. Tenéis que decir "¡Estoy loco, y ya no voy a tragar eso!"

Este post fue medio motivado por una epifanía que tuve cuando, rebuscando en mi computador, descubrí una configuración de software que liberó un poder sonoro aún mayor para mis altavoces. O sea, yo infra-utilizaba mis altavoces a causa de una limitación de software que venía configurada por defecto para la MAYORÍA de los altavoces, o sea, con una gama de sonidos limitada. Yo nunca me había fijado en ello hasta hoy, cuando me puse a hurgar en las configuraciones y seleccioné la opción "full range". El sonido DTS pasó de excelente a inmejorable y, una vez aprendida esa lección, no satisfecho con perfeccionar, aún descubrí que desconectando la opción "upsampling pra 96kz/24-bit" (que teóricamente es superior) el sonido queda todavía mejor. Entonces pensé: ¿qué tanto de limitaciones en nosotros no se deben solamente al software que nos fue dado por default (por defecto), con configuraciones adaptadas a la MAYORÍA y que están bien para nosotros, pero podrían ser mucho mejores si supiésemos (quisiésemos) revolver en este nuestro software? La frase "Conócete a ti mismo" resuena en mi mente, seguida de "Todos son Buda, solo que no lo perciben..."
por Acid

Consulte grátis
Mapa Astral   Tarot   horoscopo


Leia Também

Revelações



Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


Sobre o autor
acid
Acid é uma pessoa legal e escreve o Blog www.saindodamatrix.com.br
"Não sou tão careta quanto pareço. Nem tão culto.
Não acredite em nada do que eu escrever.
Acredite em você mesmo e no seu coração."
Email:
Visite o Site do Autor





publicidade










Receba o SomosTodosUM
em primeira mão!
 
 
Ao se cadastrar, você receberá sempre em primeira mão, o mais variado conteúdo de Autoconhecimento, Astrologia, Numerologia, Horóscopo, e muito mais...

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.


 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2021 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa