Autoconhecimento Autoajuda e Espiritualidade
 
auravide auravide

¿Qué es el espíritu?

¿Qué es el espíritu?
Publicado dia 23/06/2009 12:21:50 em STUM WORLD

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

por Bruno J. Gimenes - [email protected]

Traducción de Teresa - [email protected]

Toma el ejemplo de una botella de agua mineral. Tenemos el envase y el líquido, que es el agua. La botella no es el líquido, es tan solo el recipiente que lo contiene. Lo esencial de ese producto es su contenido, en ese caso el agua, que difícilmente podría ser transportada si no fuese el envase. Pues bien, nuestro espíritu es como el agua. Nuestro cuerpo físico es como el frasco, o sea, nuestro cuerpo físico es el vehículo de manifestación de nuestro espíritu, que es nuestra consciencia divina, inmortal.

Tenemos que aprender a cuidar con cariño y respeto de nuestro cuerpo físico, porque él tiene un papel fundamental en la existencia de cualquier persona, si bien no es nuestra propia esencia.

Nuestro espíritu es así. Es esa llama divina que habita en nuestro cuerpo y hace palpitar nuestro corazón, brillar nuestros ojos. Cuando en equilibrio, estimula la sonrisa, la amistad, el amor y el cariño. Cuando en conflicto, muestra la cara oscura y endurecida de nuestra personalidad.

Nuestro cuerpo es un gran compañero de jornada, pero tiene un límite, tiene plazo de caducidad. El espíritu es el Yo verdadero. El cuerpo es un amigo, no obstante, no es el Verdadero Yo. Nos creemos el cuerpo porque nos acostumbramos a él en el período de una vida. Verdaderamente, creemos de manera ilusoria que somos el cuerpo, pero no lo somos.

El cuerpo es la cáscara que tiene un propósito, un objetivo: ayudar a nuestra misión en el período de una existencia.

Cada tipo de cuerpo o cáscara hace posible un tipo de misión. Siendo alto, bajo, negro, blanco, indio, flaco, fuerte, cada tipo tiene su objetivo en lo que atañe a las enseñanzas que el espíritu necesita obtener.

Piensa con cariño ahora, con amor y respeto, en tu cuerpo que es tu amigo, amigo del Yo (que es el espíritu, la llama divina que tú eres en esencia). Pues bien, piensa con todo el respeto de tu corazón, que tu cuerpo físico tiene un gran papel en tu tarea de evolucionar. Tanto si es un cuerpo saludable, como si es achacoso, todo tiene un fundamento, un propósito. Si empiezas a visualizar tu cuerpo con amor y gratitud ya será un gran paso para lograr comprenderlo y contar con su ayuda en esa andadura evolutiva, porque así vosotros (cuerpo y espíritu) caminaréis en la misma dirección. El cuerpo físico manifiesta nuestra misión personal.

Mira profundamente para tu cuerpo (con la óptica de tu espíritu) y percibe todo cuanto él revela sobre tu personalidad, sobre tus aprendizajes. Ello porque tú tienes exactamente el cuerpo que tu espíritu necesita. Ámalo, pero nunca olvides que tiene un plazo de caducidad; con todo, el espíritu es imperecedero.

¿Por qué hemos nacido?

Hemos nacido con un propósito: evolucionar.

Evolucionar, en ese contexto, significa esculpir nuestra personalidad, que en la práctica quiere decir: menos resentimientos, menos tristezas, menos dolores y enfermedades, menos limitaciones, menos pesimismos, menos egoísmo. Nuestra misión es, a través de las experiencias que solamente la vida terrena puede ofrecernos, el transformarnos siempre, evolucionando en nuestros aprendizajes y añadiendo más vibraciones positivas que deben ser inculcadas en nuestro espíritu, y como ejemplo, el amor.

Cuando nacemos, tenemos la oportunidad de empezar de nuevo la experiencia evolutiva terrena, dando continuidad al proceso de evolución continua a que estamos abocados desde siempre. La muerte no es el final y la infancia no es el comienzo. El nacimiento de un espíritu en un cuerpo nuevo no lo convierte en nuevo.

Tan solo tu cáscara es bebé, tu espíritu solamente retorna con la oportunidad de incrementar sus cualidades y diezmar sus inferioridades. Como la tarea de evolución y purificación del espíritu se hace algo lenta, solemos necesitar de muchas reencarnaciones, o sea, necesitamos nacer nuevamente muchas veces, naciendo y muriendo, de forma cíclica, al igual que el sol necesita nacer y ponerse centenares de veces hasta que un renuevo florezca.

Nacemos y morimos para evolucionar, hasta que un día el amor de nuestras almas florezca completamente.

por WebMaster

Consulte grátis
Mapa Astral   Tarot   horoscopo


starstarstarstarstar
O artigo recebeu 1 Votos

Gostou?   Sim   Não  

Sobre o autor
WebMaster é o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Email: [email protected]
Visite o Site do Autor









horoscopo



As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.

auravide

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2020 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa