auravide auravide

Navidad


Traducción de Teresa - [email protected]

La confraternización de finales de año, la Navidad, no es más que un evento religioso, y nosotros los meros coadyuvantes de ello. Pronto las personas empezarán a darse cuenta de que este espíritu de fraternidad, solidaridad y respeto para con uno mismo y con el prójimo, en la demostración de amor, no tiene una fecha marcada para suceder. Tiene que construirse en cada segundo de pensamiento y en las actitudes que tomemos.
Hacer regalos por obligación es mercantilizar una relación. Esta postura no cuaja y así nada se hace duradero. No puedo construir fraternidad sobre la base de una obligación. Lo hago porque quiero y no porque debo. Hacer algo porque se quiere significa plantar sinceridad. Hacerlo porque se debe es manipulación de nuestra mente y por consiguiente, de nuestras actitudes.

Noto a las personas preocupadas con qué habrán de regalar, en esta fecha, a determinada persona. Nada se está haciendo de manera espontánea y todo tiene que ser conforme a las reglas que la familia y la sociedad están imponiendo.
Ahora bien, eso es teatro. Que en muchos casos roza la falsedad. Empezamos con una equivocación, y el regalo, en estas condiciones, viene travestido de soborno. Doy algo porque necesito mantener las apariencias, al fin y al cabo, si no lo hago, ¿qué van a pensar de mí? Estoy “comprando” aprobación y tratando de ser aceptado por ser el que da el regalo.
Jamás debemos decir sí, si nuestra conciencia desea lo contrario. Eso se llama hipocresía. Al fin, lo que piensen otros es su problema. Corresponde a nosotros exclusivamente el juicio sobre lo que pensamos de nuestros actos. Esta falsedad en la actitud crea karma y pronto comenzaremos a recibir de vuelta lo que hemos hecho.

Las personas se comportan con nosotros tal como nosotros nos comportamos con ellas. Este es el principio básico de la ley de Causa y Efecto. ¿Cómo puedo esperar lealtad, sinceridad y respeto hacia mí, si yo planto algo bueno pero tengo el comportamiento contrario?
No entro a enjuiciar a una religión ni el establecimiento de una fecha para que sirva de “recordatorio” a todos de que hay que tener respeto por el prójimo. Respetar la libertad de cada individuo es nuestra obligación. No podemos juzgar y tampoco querer controlar nada. Cabe a cada cual decidir qué es lo que debe hacer de su vida.

El regalo debe ir envuelto, sobre todo, en sinceridad y propia voluntad. Eso sí es un regalo y debe hacerse el día y hora que nuestro amor determine. Es también – por eso – que el momento actual se llama Presente.

Deseo, sinceramente, que esta buena energía que nos envuelve en el momento de la Navidad Cristiana, se propague a cada segundo de nuestra vida.
No puede haber una fecha que nos obligue a ser leales y sinceros con nuestros sentimientos.
Demostremos a nuestros semejantes nuestra verdadera fe, nuestro respeto y nuestro amor, en cada día de nuestras vidas.

Deseo que todos puedan ser leales y sinceros para con sus propios sentimientos. Regalar por obligación es buscar la aprobación. Eso nunca es sincero.

Sé que nos veremos.
Beso en el alma


estamos online   Facebook   E-mail   Whatsapp

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


Leia Também

Natal


saul
Saul Brandalise Jr. é colaborador do Site, autor do livro: O Despertar da Consciência da editora Theus, onde mostra através das narrativas de suas experiências como extrair lições de vida e entusiasmo de cada obstáculo que se encontra ao longo de uma vida.
Visite o Site do Autor

Saiba mais sobre você!
Descubra sobre STUM WORLD clicando aqui.


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.


 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2022 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa