auravide auravide

Cambiando el enfoque


Traducción de Teresa - teresa_0001@hotmail.com

En todos los momentos de la vida debemos tener enfocado el verdadero objetivo de nuestras acciones. La realización es un sentimiento interior que nada tiene que ver con los resultados materiales.
Por tanto, aunque una actividad no nos aporte lucro inmediato, puede proporcionarnos realización. Lógicamente hemos sido condicionados para valorar solamente acciones que tengan como resultado alguna especie de lucro.
Sin embargo, si conseguimos modificar la forma de encarar nuestras realizaciones, podremos encontrar, aún en las actividades cotidianas, motivos para la alegría.
Si sólo conseguimos realizar algo que nos aporte lucros materiales, entonces, cada actividad será llevada a cabo con ansiedad, esperando que el resultado se concretice rápidamente.

Mientras permanecemos enfocados solamente en el resultado y encaramos nuestras actividades como algo pesado, dejamos de estar atentos a nuestro potencial creador, aquella parte de nosotros que es capaz de descubrir siempre nuevas maneras de realizar viejas tareas. Ese es el camino más rápido para el tedio y la insatisfacción.

La felicidad y el placer pueden estar en acciones aparentemente banales, siempre que tomemos conciencia de que somos una parte esencial de la gran sinfonía que lo divino ejecuta en cada momento. Por tanto, vivamos cada día con la conciencia de que nuestra alegría es imprescindible para la armonía de toda la existencia.

“El trabajo debe ser considerado como un entretenimiento, no como un trabajo.
Debe ser considerado exactamente como un juego.
No debes tomarlo en serio. Debes ser como un niño jugando: no hay significado, nada que deba ser alcanzado; simplemente la propia actividad es una diversión.

Puedes sentir la diferencia si juegas algunas veces. Cuando trabajas, es distinto, tú eres serio, sobrecargado, responsable, preocupado y ansioso, porque el resultado, el resultado final es el motivo.
El trabajo en sí no es algo que valga la pena disfrutar. El enfoque del trabajo está en el futuro, en el resultado. En el entretenimiento no hay resultado realmente. El propio proceso es alegría. Y tú no te sientes preocupado, no es una cosa seria. Aunque tú parezcas serio, es sólo una representación.

En un entretenimiento tú disfrutas el proceso; en el trabajo, el proceso no está siendo disfrutado; el objetivo, el fin, es lo importante. El proceso tiene que ser tolerado de alguna manera. Tiene que ser realizado, porque los fines han de alcanzarse.

Si pudieses alcanzar los fines sin el proceso, podrías abandonar la actividad y saltar directamente al final. Pero en un entretenimiento tú no harías tal cosa. Si pudieses alcanzar la finalidad sin jugar, entonces no tendría gracia. Tiene significado tan sólo a través del proceso.

Por ejemplo, dos equipos de fútbol están en un campo. A cara o cruz podrían decidir quién vencería y quién sería derrotado. ¿Por qué hacer tanto esfuerzo, desgastándose innecesariamente? El juego podría ser decidido muy fácilmente mediante un cara o cruz. Los fines ya estarían allí. Un equipo podría ganar y el otro perder. ¿Por qué trabajar para eso?

Pero entonces no tendría ningún significado, ningún sentido. El fin no es significativo; el propio proceso es lo que tiene significado. Incluso sin que ninguno gane y ninguno pierda, el juego habrá valido la pena. La actividad en sí misma es un disfrute.

Esa dimensión del entretenimiento, del juego, tiene que ser aplicada a toda tu vida. Cualquiera que sea la cosa que haces, estate allí tan totalmente que el final sea irrelevante. Éste podrá venir, tendrá que venir, pero él no está en tu mente. Tú estás jugando, tú estás divirtiéndote. (...)
Ser juguetón es una de las bases más profundas de todo el proceso meditativo. Pero nosotros somos hombres de negocios, hemos sido entrenados para ello. Así, incluso cuando estamos meditando, estamos mirando para los fines, para el resultado. Y cualquier cosa que ocurra habrá de dejarnos insatisfechos

Las personas vienen a mí y me dicen: “sí, la meditación está creciendo, progresando. Yo me estoy encontrando más alegre, un poco más silencioso, más relajado, pero nada más está ocurriendo”.
¿Nada más qué? Yo sé que personas como esas llegarán algún día y dirán: “sí, estoy sintiendo el nirvana, pero nada más está ocurriendo. Estoy en éxtasis, pero nada más está ocurriendo”.

¿Nada más qué? Ellos van en busca de lucros, y a no ser que algún lucro muy visible llegue a sus manos, algo que puedan depositar en un banco, no conseguirán estar satisfechos. Silencio y felicidad son tan imprecisos, tú no consigues poseerlos, tú no consigues mostrarlos a las demás personas.

Todos los días llegan personas a mí diciéndome que están tristes. Esperan alguna cosa que no debería ser esperada ni siquiera en un negocio. Y esperan eso en sus meditaciones. La mente negociante llega a la meditación con todo el entrenamiento de los negocios. ¿Qué lucro podrá aportarme esto?

El hombre de negocios no es juguetón y si tú no eres juguetón no conseguirás ser meditativo. Sé más y más juguetón. Despilfarra tu tiempo en entretenimientos. Jugar con niños te ayudará. Aun cuando no haya otras personas, siempre puedes saltar y bailar tú solo en una sala y jugar. Diviértete. Pero tu mente continuará insistiendo: “Pero ¿qué haces? ¿Desperdiciando tu tiempo? Podrías estar ganando alguna cosa en ese tiempo. Podrías estar haciendo algo, pero estás solamente saltando, cantando y bailando. ¿Qué estás haciendo? ¿Te has vuelto chiflado?”
Intenta esto. Aprovecha cualquier tiempo fuera de tu negocio, y sé juguetón.

En cualquier tiempo tú puedes pintar, puedes tocar una cítara, o alguna cosa que te guste, pero sé juguetón. No procures obtener lucro de eso, no veas en ello ningún futuro, simplemente el presente. Y entonces, tú conseguirás ser juguetón interiormente también. A partir de ahí, podrás sumergirte en tus pensamientos, jugar con ellos, arrojarlos para aquí y para allá, bailar con ellos, pero no tomarlos en serio. (...)

Si tú eres juguetón en la vida, entonces conseguirás ser juguetón interiormente, con tu mente también. Entonces permanece como si estuvieses mirando alguna cosa en la pantalla de la TV. No estás implicado, eres tan sólo un espectador, sólo mirando. Mira la pantalla de la mente y diviértete. No digas bueno, no digas malo, no condenes, no evalúes, porque esas son cosas serias. Si una mujer desnuda aparece en tu pantalla, no digas que eso es algo malo, que algún demonio está gastándote una jugarreta. Ningún demonio está allí para gastarte una jugarreta.
Mira para aquello solamente como siendo una pantalla, una pantalla de cine. Y sé juguetón con eso. Dile a la dama: “¡espera!” No quieras echarla para fuera, porque cuanto más la eches fuera, más ella volverá. Las damas son difíciles. Y no la sigas. Si tú la sigues, tendrás problemas. No sigas y no pelees, esa es la regla.Simplemente mira y sé juguetón. Di tan sólo ‘hola’ o ‘buenos días’. Simplemente mira y no te perturbes, en absoluto. Deja que la dama espere. Ella se irá por sí misma, del mismo modo como ha venido. Ella se pone en movimiento por sí misma. Ella no tiene relación contigo, es tan sólo alguna cosa en la memoria. Por alguna situación ella ha llegado allí, como una foto. Sé juguetón con ella. Si puedes ser juguetón con tu mente, ella se marchará pronto, pronto, porque la mente sólo consigue estar ahí si tu eres serio. La seriedad hace la conexión, es el puente”.

Osho – Seriedad y Trabajo


estamos online

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


Leia Também

Mudando o Foco




elisa
Elisabeth Cavalcante é Taróloga, Astróloga, Consultora de I Ching e Terapeuta Floral.
Atende em São Paulo e para agendar uma consulta, envie um email.
Conheça o I-Ching e Faça uma consulta online
Visite o Site do Autor


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.

auravide

 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2021 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa