auravide auravide

El Camino

por Elisabeth Cavalcante
Publicado dia 18/08/2008 13:03:57 em STUM WORLD

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

Traducción de Teresa - [email protected]

En las próximas semanas quiero compartir con vosotros un texto de Osho que considero extremadamente útil para todos cuantos han decidido convertirse en buscadores de la verdad, iniciados en el camino de vuelta a la propia esencia.

Ese texto, denominado Los Siete Valles, trae preciosas enseñanzas sobre las etapas que debemos recorrer para ir al encuentro de nuestro verdadero Ser. En cada semana tendremos la oportunidad de reflexionar acerca de cada uno de estos valles, dejando que la comprensión se produzca a través de nuestro corazón, no de la razón.

LOS SIETE VALLES – PARTE 1

“... El hombre es el único ser que no es dirigido, que no tiene comandos. Llega a la existencia vacío y pronto empieza a buscar su ser a tientas. Empieza a experimentarse, a crear y a buscar. El hombre es una aventura.

Pero con la aventura está la incertidumbre, la inseguridad, el fracaso y el miedo. Siempre es posible equivocarse. Hay mayores posibilidades de estar equivocado que de estar en lo cierto. Hay mil y un caminos - ¿cuál es el acertado? Estás siempre ansioso. Y sea lo que fuere que elijas, la elección es incierta, porque nunca podrás tener la seguridad de si ese camino te conducirá a tu objetivo o terminará en un callejón sin salida – si llegará a algún lugar o terminará en un desierto.

La gloria del hombre es su libertad: él puede crearse, él puede ser él mismo, nada le es forzoso, él es libre. Y la miseria del hombre es que él no puede tener certeza, él nunca puede tener la seguridad de estar en el camino acertado, de estar haciendo lo que es significativo o no.
El hombre es el único animal que enloquece. Él tiene que hacer frente a problemas, resolverlos, ir más allá de ellos. Esto es lo primero que me gustaría que comprendierais.

Había un gran maestro sufí – uno de los mayores de todos los tiempos – Al Ghazzali. Él decía: “En el camino del hombre hasta Dios – del hombre potencial al hombre verdadero, de la posibilidad hasta la realidad – hay siete valles.” Estos siete valles son de inmensa importancia. Intenta comprenderlos, pues tendrás que pasar a través de estos siete valles.

Si comprendes correctamente qué hacer con un valle, serás capaz de ir más allá de él, y llegarás a una cumbre – porque cada valle está rodeado por montañas. Si puedes pasar a través del valle, no quedarte enmarañado, perdido, si no te ligas demasiado al valle, si permaneces indiferente, separado, como simple testigo, y si continúas recordando que este no es tu hogar, que aquí no eres más que un extraño, y sigues recordando que la cumbre ha de ser alcanzada, y no te olvidas de la cumbre – llegarás a la cumbre. Con cada valle que hayas cruzado, hay una gran celebración.

Pero, tras cada valle, tendrás que entrar en otro valle. Y eso continúa. Hay siete valles. Una vez hayas alcanzado el séptimo, ya no hay más. El hombre ha alcanzado su ser, él ya no es paradójico. No hay tensión, no hay angustia. Esto es lo que en Oriente llamamos estado búdico. A esto llaman los Cristianos estado crístico.

...Observa estos siete valles e intenta comprenderlos. Y no me parece que Al Ghazzali esté hablando sobre algo filosófico. A los Sufíes no les interesa la filosofía. Son un pueblo muy práctico. Si algo dicen, eso es lo que quieren decir. Si dicen algo, lo dicen para el buscador. No lo dicen para los curiosos o para los intelectuales, sino para aquellos que están en el camino, para los que de veras están trabajando duramente a fin de tener un vislumbre de la verdad. Es para los buscadores.

El primer valle...
El primer valle es llamado el valle del conocimiento. Naturalmente el conocimiento tiene que venir primero porque el hombre comienza por la instrucción. Ningún otro animal tiene conocimiento; sólo el hombre sabe, sólo el hombre compila conocimiento. Sólo el hombre tiene lenguaje, escrituras, teorías. Luego, el conocimiento tiene que ser el primer valle.

La parte negativa de este valle es que podrías volverte instruido, podrías engendrarte en el conocimiento. Podrías olvidar la verdadera propuesta del conocimiento y permanecer vinculado al propio conocimiento. Entonces acumularás más y más conocimiento y podrás estar durante varias vidas acumulando conocimiento. Te convertirás en un gran estudiante, un especialista, pero no serás un conocedor. El camino del conocedor es totalmente distinto del camino del conocimiento.

Hay dos cosas cuando se da el conocimiento: el contenido del conocimiento – tú sabes algo – y la conciencia, el espejo, aquel que sabe. Si te quedas demasiado sujeto al contenido del conocimiento en lugar de ligarte a la capacidad de conocer, estarás perdido en el valle. A la parte que puede hacerte quedar enmarañado, atrapado, preso, yo la llamo negativa.

Si te vuelves instruido estás perdido; no puedes cruzar el primer valle. Y cuanto más conocimiento tengas, más confuso estarás – porque no hay medios para decidir lo que es verdad. Todo cuanto escuchas, si correctamente puesto frente a ti, si se hace la colocación lógica, parecerá acertado. No hay otro modo de decidir, no hay criterio. Y por ello continúa sucediendo. Vas a un maestro, lo escuchas y él te parece estar en lo cierto. Luego, vas a otro maestro, lo escuchas y él también parece acertado. Lees un libro y te parece acertado; lees otro libro y te parece acertado; lees otro libro – tal vez lo opuesto – y esto también tiene su lógica, parece acertado. No hay forma de decidir lo que es acertado. Y si vas acumulando, estarás acumulando contradicciones – relatos opuestos. Y hay millones de puntos de vista y, tarde o temprano, te convertirás en una multitud de muchas filosofías y sistemas. Eso no ayudará. Eso se convertirá en el gran obstáculo.

La primera cosa en el valle del conocimiento es que es preciso permanecer alerta y estar enfáticamente interesado en la capacidad de conocer – no en el objeto, no en el contenido. El énfasis ha de ponerse en el testimoniar, es preciso estar más y más alerta y consciente para convertirse en un conocedor. No por saber más cosas, sino tan sólo por estar más alerta es posible convertirse de veras en un conocedor, habrás utilizado lo positivo.

Osho, The People of the Path
Continuará


estamos online

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

starstarstarstarstar
O artigo recebeu 1 Votos

Gostou?   Sim   Não  

Leia Também

El Camino - Parte 2




Sobre o autor
elisa
Elisabeth Cavalcante é Taróloga, Astróloga, Consultora de I Ching e Terapeuta Floral.
Atende em São Paulo e para agendar uma consulta, envie um email.
Conheça o I-Ching e Faça uma consulta online
Email: [email protected]
Visite o Site do Autor

Veja também
artigo Não se trata do que eu devo nem do que eu quero...
artigo Infeliz
artigo O sagrado
artigo Tenha uma vida afetiva abundante


As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.

auravide

 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2020 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa