auravide auravide

El derecho a la Felicidad

por Elisabeth Cavalcante
Publicado dia 10/01/2008 14:47:24 em STUM WORLD

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

Traducción de Teresa - [email protected]

La importancia de acordarnos de esta frase queda enfatizada aquí, principalmente, para todos cuantos en este momento sufren por sentirse diferentes, anormales, extraños y desajustados en este mundo.
Para aquellos cuya belleza no corresponde a los patrones de perfección conocidos, cuyo cuerpo no se encuadra en los modelos determinados por la sociedad, cuya inteligencia no corresponde a la de un genio o cuya opción sexual difiere de la denominada “normalidad”.

Para estos, no cabe duda, la vida ha reservado desafíos considerables. Las actitudes llenas de prejuicios existen, de hecho, en muchas situaciones de la vida de estas personas, en el trabajo, en la familia, en las relaciones sociales de modo general. Esto hace que, sintiéndose frágiles, ellas mismas acaben condenándose, en un proceso de enjuiciamiento muy rígido y sin cualquier sentimiento de autocompasión.

Desarrollar el amor por uno mismo es el arma fundamental para la defensa contra el prejuicio del mundo. Hemos de volvernos lo suficientemente fuertes para que la incomprensión ajena no nos destruya, y descubrir en nosotros las cualidades que se encuentran ocultas bajo capas y capas de baja autoestima.

De hecho, este no es un proceso fácil. Si en nuestra historia de vida no hemos recibido estímulos e incentivos adecuados y en el momento propicio, crecemos con la nítida sensación de que somos menos que el resto del mundo, tenderemos siempre a compararnos con aquellos a quienes juzgamos más inteligentes y más guapos que nosotros.

Desgraciadamente, muchos padres creen estar haciendo un bien a sus hijos al compararlos con otras criaturas a las que consideran mejores y más inteligentes, pues les parece que, de este modo, el crío se sentirá motivado para mejorar su desempeño en el mundo.

Sin embargo, esta es una actitud peligrosa, pues no tiene en cuenta que cada ser humano es único. Al intentar hacer que el hijo desee igualarse a otras personas, pueden estar ahogando un talento especial, que si fuese expresado libremente lo convertiría en un ser humano feliz y realizado.

¿Cómo liberarnos del sufrimiento acarreado por el sentimiento de inadecuación y enfrentarnos a la vida sin miedo? El primer paso es tener siempre en mente que, como todo ser humano, poseemos el derecho inalienable a la felicidad.

Esta reflexión permanente nos dará la fuerza necesaria para librarnos de la sensación de inferioridad, y la motivación para efectuar en nosotros las modificaciones que consideremos importantes para ensanchar nuestro amor propio.

Tales modificaciones deben tener siempre por objetivo nuestra propia satisfacción y no la satisfacción del mundo exterior.

El coraje es un elemento fundamental en este proceso. Y tan sólo se presentará cuando creamos de manera absoluta que es posible ser feliz, aunque no seamos aceptados por la totalidad del mundo.

Cuanto más convictos estemos de esta verdad, más seguridad sentiremos frente a las reacciones ajenas. El prejuicio solamente se fortalece ante el miedo y la fragilidad. Tan sólo la fuerza interior y el amor propio poseen el poder de inhibir el prejuicio y la intolerancia.


“...Si consigues exponerte religiosamente, no en la privacidad, no con tu psicoanalista, sino simplemente en todas tus relaciones... Esto es auto-psicoanálisis. Esto son veinticuatro horas de psicoanálisis, todos los días. Esto es psicoanálisis en todo tipo de situaciones: con la esposa, con el amigo, con los parientes, con el enemigo, con el extraño, con el jefe, con tu empleado. Durante veinticuatro horas te estás relacionando.
Si continúas exponiéndote... Al principio será realmente muy asustador, pero pronto empezarás a adquirir fuerza porque una vez que la verdad es expuesta, se vuelve más fuerte y la verdad no muere. Y haciéndose la verdad más fuerte, tú te volverás más enraizado y centrado. Empiezas a convertirte en un individuo. La personalidad desaparece y el individuo aparece.
La personalidad es falsa y la individualidad es substancial. La personalidad es simplemente una fachada y la individualidad es tu propia verdad. La personalidad te viene impuesta desde fuera, es una persona, una máscara. La individualidad es tu propia realidad, es tal como Dios la hizo. La personalidad es una sofisticación social, un pulimento social. La individualidad es cruda, salvaje, fuerte y con tremendo poder.

...Una vez te encuentres preparada, corajosa y desafiadora; una vez hayas experimentado la libertad de la verdad, la libertad de exponer tu propia realidad, podrás seguir por ti misma. Conseguirás ser una luz para ti misma.
Pero el miedo es natural, porque desde el comienzo de la infancia, te han sido enseñadas falsedades, y te has vuelto tan identificada con lo falso que abandonarlo casi parece cometer suicidio. Y el miedo surge porque una gran crisis de identidad se presenta.

...El miedo es natural. No lo condenes y no sientas que es algo equivocado. Es tan sólo parte de toda esa educación social. Nosotros tenemos que aceptarlo e ir más allá de él. Sin condenarlo, tenemos que ir más allá de él.
Exponte poco a poco, no hay necesidad alguna de dar saltos que no puedas administrar. Ve paso a paso, gradualmente. Pero en seguida descubrirás el sabor de la verdad.

...La represión crea el inconsciente. Cuanto más reprimido seas, mayor es el inconsciente que tienes. ¿Qué es en verdad el inconsciente? Es aquella parte de tu mente que queda de lado, aquella parte de tu casa a donde nunca vas, el sótano. Vas arrojando allí todo tipo de cosas y nunca vas allí. (...)
El inconsciente es una creación de la civilización. Cuanto más civilizado seas, más inconsciente serás. Si fueres absolutamente civilizado, serás un robot, serás absolutamente inconsciente. Eso es lo que está ocurriendo. Esta calamidad está sucediendo en todo el mundo. Esto tiene que cesar. Y la única manera de detener esto es ayudando a las personas a colocar fuera sus inconscientes en las meditaciones. Exponte. Eso será un alivio...”

(OSHO – The Guest)


estamos online

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

starstarstarstarstar
O artigo recebeu 1 Votos

Gostou?   Sim   Não  

Leia Também

O direito à Felicidade




Sobre o autor
elisa
Elisabeth Cavalcante é Taróloga, Astróloga, Consultora de I Ching e Terapeuta Floral.
Atende em São Paulo e para agendar uma consulta, envie um email.
Conheça o I-Ching e Faça uma consulta online
Email: [email protected]
Visite o Site do Autor

Veja também
artigo Treinando a não-mente
artigo Horário
artigo Ativação dos sentidos interiores
artigo Amigos extrafísicos


As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.

auravide

 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2020 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa