auravide auravide

El Propósito

por Elisabeth Cavalcante
Publicado dia 06/05/2008 16:28:02 em STUM WORLD

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

Traducción de Teresa - [email protected]

Todos nosotros tenemos un propósito en la vida. Y, por más que no consigamos vislumbrar esto, existe un propósito para que hayamos venido a este planeta en este determinado momento de la historia.

Un propósito no tiene necesariamente que ser algo grandioso, espectacular. Pero, sí, hemos de cumplir con dignidad la trayectoria que hemos elegido realizar en este nuestro tránsito por el planeta Tierra.

Ocurre que, muchas personas, pese a tener una vida tranquila, sin grandes problemas de naturaleza material, sienten un vacío, como si les faltase algo importante, que no logran definir.

De un modo general, cuando esto ocurre es porque no están viviendo en consonancia con los anhelos de su alma, y sí conduciéndose según patrones establecidos por la sociedad.

Para que podamos vivir realmente en sintonía con nuestro propósito de vida, debemos, antes, descubrir de qué necesitamos para sentirnos completamente felices. Qué tipo de actividad realizamos, qué especie de relaciones establecemos y qué posturas tenemos frente a la vida, son los parámetros para determinar las respuestas a tal cuestión.

Por más que algunas personas argumenten no lograr obtener respuesta para esta pregunta, el caso es que todos nosotros, seres humanos, tenemos una consciencia superior, capaz de encaminarnos hacia el propósito más elevado de nuestra alma.

Acceder a ella exige de nosotros un esfuerzo consciente y la utilización de los innumerables instrumentos que tenemos a nuestra disposición para profundizar en nuestro auto-conocimiento.

Es preciso renovar, diariamente, la determinación para vivir de modo pleno aquello que nos hemos propuesto, pues este conocimiento es lo que alejará el vacío interior, sustituyéndolo por una sensación de equilibrio, armonía y paz.

“Cristo dijo: ‘¡Los que tengan ojos para ver, que vean! ¡Los que tengan oídos para oír, que oigan!” ¿Estaba diciendo que las personas no tenían ojos ni oídos? Claro que tenían ojos y oídos, pero la mera presencia de ojos y oídos no es suficiente para ver y oír. Hace falta algo más y sin ello la existencia o no existencia de ojos y oídos da lo mismo. Ese algo más es el silencio interior y la conciencia observadora. Solamente cuando esas cualidades están presentes las puertas de la mente se abren y algo puede ser dicho y ser oído.

… El primer Sutra es: vive en el presente… Ni el pasado ni el futuro existen. Uno es tan sólo la memoria, el otro es tan sólo imaginación. Solamente el presente es el momento vivo y verdadero. Y si se ha de conocer la verdad, ella sólo puede ser conocida si estamos en el presente.

… Mantén continuamente en tu recuerdo durante todo el tiempo ese vivir en el presente, y permanece alerta para que aquel pensamiento mecánico respecto del pasado y del futuro ni siquiera vuelva otra vez. Para esto es suficiente permanecer atento. Si permaneces atento, él no se desencadenará. La consciencia destruye el hábito.

El segundo Sutra es: vive naturalmente. Todo el comportamiento del hombre es artificial y formal. Siempre nos mantenemos encubiertos por un falso manto y a causa de esa cubierta gradualmente olvidamos nuestra propia realidad. Tienes que dejar caer esa falsa piel y arrojarla fuera… Deja que lo que en ti es original y natural salga a la superficie y vive en eso. La meditación solamente crece en una vida sencilla y natural.

… El tercer Sutra es: vive solo. La vida de meditación nace en completa soledad, cuando la persona está totalmente sola. Pero generalmente el hombre nunca está solo. Está siempre rodeado de los otros. Y cuando no está en medio de la multitud externa, está en una multitud interna. Esa multitud tiene que ser dispersada.

… ¿Habéis intentado alguna vez imaginar qué sois, fuera de todas esas vuestras relaciones? ¿Alguna vez os habéis librado de las vestimentas de esas relaciones y os habéis visto sin ellas? Distanciaos a vosotros mismos de todas esas relaciones y observad que no sois hijos de vuestros padres y madres, no sois los maridos de vuestras esposas, ni el padre de vuestros hijos, ni el amigo de vuestros amigos, ni el enemigo de vuestros enemigos – y aquello que queda es vuestro verdadero ser. Aquella entidad remaneciente es lo que tú eres en ti mismo.

… Siguiendo estos Sutras, tu mente llegará a un estado, el cual es una necesidad absoluta para la comprensión de la paz y de la verdad.”


OSHO – The Perfect Way (El Camino Perfecto)


estamos online

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

starstarstarstarstar
O artigo recebeu 1 Votos

Gostou?   Sim   Não  

Leia Também

O Propósito




Sobre o autor
elisa
Elisabeth Cavalcante é Taróloga, Astróloga, Consultora de I Ching e Terapeuta Floral.
Atende em São Paulo e para agendar uma consulta, envie um email.
Conheça o I-Ching e Faça uma consulta online
Email: [email protected]
Visite o Site do Autor

Veja também
artigo Não se trata do que eu devo nem do que eu quero...
artigo Infeliz
artigo O sagrado
artigo Tenha uma vida afetiva abundante


As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.

auravide

 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2020 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa