auravide auravide

Equilibrio


Traducción de Teresa - [email protected]

Lentamente, saqué los pies de los zapatos y pisé el tatami.

Un estremecimiento delicado, casi nada, muy poco, subió por mis piernas, espina dorsal arriba, hacia lo alto de la cabeza.

Noté la conexión firme, como un rayo láser, un hilo de luz violeta, transparente como el cristal.

No había ninguna otra certeza. Dudas tampoco.

Mi cuerpo no sabía lo que era Taichi. Pero eso no le impedía moverse, casi alegre, al compás lento y ritmado de la respiración.

Me fijé en que los movimientos nacían uno del otro, el peso del cuerpo instintivamente trasladado, de una pierna a la otra, sin complicación.

En cuanto la mente salió del estado inicial de asombro, percibí claramente la voz del instructor.
- ¿Te está gustando?
- Ciertamente que sí.
- Entonces sonríe… No es tan difícil mover hacia arriba los extremos de la boca.

Cuando enfoqué la atención en los músculos faciales, ya estaba sonriendo.

Después del Taichi vino la danza. Y después de la danza, un tiempo enorme de completa inmovilidad. Permanecimos así, durante más de una hora, en aquella sala enorme y vacía.

Él hablaba lentamente, bien dentro de mi caja craneana, con su voz grave, su leve acento británico, sus frases cortas.

Nada quería de mí aparte de abandono, confianza e integridad.

No hacía exigencias, ni me daba lecciones de moral.

Tan sólo me transmitía su inmenso amor, incondicional.

En una secuencia de imágenes mentales, que yo podía revisar cuando me apeteciera, yendo y volviendo, como en una isla de edición digital, me contó nuestra historia.

Nuestros vínculos de cooperación eran muy fuertes, casi imposibles de romper.

Nuestras vidas se entrelazaban, formando un enmarañado, a veces denso, otras veces luminoso, cruzando todas las dimensiones.

Vi días negros. Vi mucha luz. Y ahora, aquella paz. El chakra del corazón era una esfera que emitía rayos, en rosa y dorado, hacia fuera del pecho.

Mis ojos se llenaron de lágrimas. Ya no había nada más que desear. Tan sólo ser. Tan sólo estar.

Esto no es el fragmento de un cuento.
Tampoco es fruto de mi imaginación.
0currió de veras, el día de mi cumpleaños, en Nazaré Paulista. Más exactamente, en el Centro de Meditación creado por Trigueirinho y Sara Marriott.
Yo cumplía cuarenta y siete años, y deseaba estar a solas.
Se lo confidencié a una pareja de amigos con quienes hacia biodanza, y a continuación, lo que debería haber sido un retiro espiritual se convirtió en una pequeña fiesta.
Era una tarde de sábado.
Habíamos terminado una vivencia muy intensa.
El grupo se dispersó, y yo acabé quedando atrás.
El día estaba hermoso, la vista era maravillosa. El sol se ponía.
Yo ya me había calzado para retirarme, cuando percibí que el sonido estaba puesto. Decidí atravesar el salón para desconectarlo.
Y así fue como todo comenzó.

Sería una mentira si yo dijese que era la primera vez.
También mentiría si dijese que tenía, a aquellas alturas, el mismo dominio sobre mí misma o los conocimientos sobre conexión y canalización de que dispongo hoy.
Pero no miento cuando afirmo que fue una experiencia reveladora e inolvidable, al igual que otras que ocurrieron antes y después.

Si hay entre vosotros, amados frecuentadores de este Website, alguien que desea intensamente experimentar la conexión con sus instructores internos, sólo ha de creer que todo ser humano es capaz de obtenerla, en todo su esplendor, no sólo una vez, sino siempre que lo desee.

Muchos ya lo han logrado y nos han contado los pasos que dieron para llegar a ello.
Basta trabajar mucho sobre sí mismo, abrirse a lo nuevo, aceptar lo que pueda venir, como una bendición, y nunca, nunca, desistir de intentarlo.

Lo que está abajo es como lo que está en lo alto.
Lo esencial es invisible a los ojos.
Todo lo que necesitamos está dentro de nosotros.
Porque somos todos uno.


estamos online   Facebook   E-mail   Whatsapp

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


Leia Também

Equilíbrio


guida
Maria Guida é
colaboradora do Site
desde 2002.

Visite o Site do Autor

Saiba mais sobre você!
Descubra sobre STUM WORLD clicando aqui.


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.


 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2022 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa