auravide auravide

Es Preciso Fe


Traducción de Sandra - sandrao31@hotmail.com

Cuando llegamos a la Plaza de Armas de Cuzco en el Perú, lugar de encuentro con Daniel Saúl Oscco, niño de 12 años de edad, yo jamás podría haber pensado que con él aprendería algunas cosas tan profundas sobre filosofía de vida.
Fe. Fe en la vida, en las actitudes, en Dios y en la Verdad.

Hice un viaje rápido y, además de Cuzco, fui a (La foto fue sacada por Saúl al atardecer, en este mismo lugar sagrado. Aparece en el cielo una formación multicolor como premiando este momento de profunda sintonía con el Universo (NdE)) Macchu Picchu(*) por apenas un día. Era una rápida jornada de algunos asuntos pendientes. Había mucha energía que precisaba ser recuperada y reencontrada. Fue como una rápida carga de batería y recuperación de visión de vida. Agradecido a la maestra Sonia por las enseñanzas y por su compañía.
Desde el momento en que conocí a Daniel Saúl no nos separamos y luego aprendí a admirarlo.
Con ocho años de edad dejó a la familia porque no podía asistir más a las peleas entre sus padres. Comenzó una nueva vida, solo, viviendo de la venta de postales de la ciudad de Cuzco a los turistas que allá llegan. Con este dinero conseguía alojamiento y el pago de sus estudios. Jamás dejó de estudiar. Se privaba de la compra de ropas o calzados para adquirir libros escolares. Su cultura sorprende cuando es comparada a la de un chico de doce años. Habla Español, Quechua (idioma Inca) y ya se atreve a iniciar el Inglés y el Japonés. Dice que el Japonés es una mezcla de Español con el Quechua y que muchas frases son increíblemente coincidentes. No tengo conocimiento disponible para contestar eso.

Su fe en su futuro es inconmovible. Nada, absolutamente nada, para él es difícil. Todo tiene una manera y una forma de hacerse. Cuando se le pregunta y se lo coloca en algún punto de dificultad encuentra fácilmente una salida. Piensa y actúa positivamente. Es corajudo y determinado. Cree en si y en su capacidad de resolver sus problemas. Al preguntarle algo dice:
- No hay problema, es fácil...

Quiere conocer el Brasil, pues admira mucho nuestro país y sabe quien es nuestro Presidente, quienes son nuestros mejores jugadores de fútbol, nuestras principales ciudades y admira nuestra capacidad de realización industrial.
Sus ropas caben en una mochila. No es materialista y tiene una visión muy critica de propiedad y para qué sirve el dinero.
Combinamos de ir juntos para Macchu Picchu, nuestro tren salía temprano. Tendríamos que encontrarnos en la estación a las cinco horas de la mañana. Daniel Saul no llegó... Partimos y nos preguntamos la razón por la que no había llegado...

En nuestra viaje parecía que faltaba alguien... Claro, faltaba Daniel Saúl...
Después de nuestra llegada a Aguas Calientes, un poblado cerca de las ruinas de Macchu Picchu, hicimos algunas compras, almorzamos y fuimos para el cuarto a descansar. Me gusta poder hacer eso. Hacer una siesta después del almuerzo. Pero, en este día no conseguía quedarme tranquilo. Alguna cosa me quitaba la serenidad. Resolví salir y lo hice en seguida. Solo, comencé a caminar, deteniéndome en cada una de las tiendas de artículos típicos que estaban esparcidas por las calles de la ciudad. En realidad quería que el tiempo tuviese su tiempo y yo el mío... Fue la primera vez en mi vida que me quedé más tranquilo abandonando mi siesta de la tarde... Como siempre digo, cuando creemos que sabemos todas las respuestas, viene el Universo y cambia las preguntas. Este fue un caso típico.
Cuando estaba admirando un chaleco, en una de las tiendas, oí:
- “Ey tocayo, Saúl soy yo, Daniel Saúl”...

Nos abrazamos y él me contó su pequeña aventura de aquel día. Tomó un ómnibus en Cuzco y pagó un sol (moneda peruana) y después “sobornó” un jefe de tren de carga en un poblado próximo pagando sus últimos cuatro soles para conseguir ir hasta Macchu Picchu. Llegando allá, caminó ocho kilómetros, subiendo hasta las ruinas buscándonos y retornó a dedo, fue hasta las termas de Aguas Calientes y sin comer y cansado a las catorce horas se encontró conmigo.

Ejemplo de fe y determinación. Fue eso lo que vi en Daniel después de todo lo que sucedió. Es preciso considerar que él solo tiene doce años y, cuando me transporto a esta edad es que mi juicio de valor aumenta y crece junto con una profunda admiración.
Cuando le pregunté sobre su religión me dijo que era Evangélico. Le dije si ya había tenido experiencia de otras, respondió apenas esto:
“Saúl, no es la religión lo que salva a las personas sino que son sus actitudes y la fe en Dios. No hay falta grave o pequeña. Si tiramos dos piedras, una grande y una menor y las echáramos al río, ambas van al fondo, solo que una llega antes, pero las dos llegan allá. Tenemos que prevenir antes que lamentar. No avanzamos al ir a la Iglesia si mantenemos actitudes incorrectas en nuestro día a día”...

Me gustaría poder contarles más sobre Daniel Saúl, su vida actual, sus vidas pasadas, pero en este momento me resguardo...
Me quedó con su fe, su coraje y su creencia de valores de vida.
Es preciso coraje, Es preciso creer y Es Preciso Fe.

Nos veremos.
Beso en el alma.
Saul Brandalise Jr. es escritor y colaborador de Somos Todos UM.


estamos online   Facebook   E-mail   Whatsapp

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


Leia Também

É Preciso Fé


saul
Saul Brandalise Jr. é colaborador do Site, autor do livro: O Despertar da Consciência da editora Theus, onde mostra através das narrativas de suas experiências como extrair lições de vida e entusiasmo de cada obstáculo que se encontra ao longo de uma vida.
Visite o Site do Autor

Saiba mais sobre você!
Descubra sobre STUM WORLD clicando aqui.


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.


 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2021 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa