auravide auravide

La meditación hace mucho bien al cuerpo físico, también


Traducción de Teresa - teresa_0001@hotmail.com

La meditación reduce la ansiedad, hace que la respiración sea equilibrada y profunda y propicia una mejor oxigenación y frecuencia cardíaca. Su reflejo sobre el sueño es un reposo más sereno y tranquilo y sin interrupciones. Todavía en el campo de la salud, atenúa jaquecas y resfriados, auxilia en una recuperación más rápida en los posoperatorios y crea toda una condición para que la digestión alimentaria se procese mucho mejor, porque el aparato digestivo está distendido, sin tensión y, por tanto, en condiciones de recibir el alimento.
En el campo psíquico, su práctica también mantiene a la persona en un relativo estado de equilibrio, con una lucidez que le impide entrar en conflictos emocionales internos, principalmente de origen afectivo. Hay, por parte de quien la practica, mucha más claridad mental, objetividad, paciencia, comprensión y justicia.

(Este texto es de Lia Diskin, de la Asociación Palas Athena, una de las mejores conocedoras de la Meditación en el Brasil, y asimismo una de sus mayores divulgadoras entre nosotros. Lia, inclusive, imparte cursos de Meditación, entre otros varios, todos estupendos, para la formación de divulgadores de la Meditación. El curso es maravilloso, si te es posible, hazlo. Consulta el Website link
Y yo voy a pasaros una Meditación de la Medicina China, que practico y considero estupenda.

Meditación de la Sonrisa Interior

Siéntate de forma muy cómoda, en el suelo, o incluso en una silla, con la espalda erecta y no apoyada, y empieza por mirar a la punta de tu nariz. Se nos pone cara de ‘alelado’ pero es un ejercicio estupendo no solo para lograr enfoque y concentración, sino también para los ojos. Permanece así durante unos dos o tres minutos, aunque puedes empezar por menos tiempo, para no forzar demasiado los músculos de los ojos.
Lleva la mirada, o sólo imagínalo, hasta el tercer ojo, el punto entre las cejas, cierra los ojos y concéntrate un momentito ahí, respirando más profunda y también más lentamente, tanto en la inspiración como en la espiración.
Ahora, imagina que estás llevando la energía acumulada en el tercer ojo para los órganos físicos principales. Primero para los pulmones, tú ‘ves’, o imaginas, a tus pulmones y les das las gracias por todo cuanto llevan hecho y van a seguir haciendo por ti. Sonríe y di gracias, gracias… Y vas a ver, o a sentir, los pulmones sonriéndote también y dándote las gracias.
Ve repitiendo los agradecimientos y las sonrisas para el corazón, después para el hígado y seguidamente para los riñones y, por fin, para el bazo y el páncreas (más o menos a la misma altura del hígado, pero en el lado izquierdo).
Ahora, permanece algunos minutos más, sólo prestando atención a la respiración y percibiendo el enorme bienestar que se va propagando por todo tu cuerpo.
Importante: si tienes, o te afecta, algún problema en cualquiera de esos órganos, permanece más tiempo en esa parte del cuerpo y sonríe y agradece a ese órgano varias y varias veces. Porque, puedes estar seguro, él está trabajando mucho para recuperar tu salud.
Haz esta meditación diariamente durante 21 días y solo entonces analiza los resultados. Y entonces, ya con práctica, puedes meditar dando las gracias a todas las partes de tu cuerpo: ojos, oídos, boca, dientes, estómago, intestinos, recto, sistema esquelético, muscular, etc., etc. Y cuando ya tengas mucha práctica, trabaja también con el cerebro, hemisferio izquierdo, derecho y cerebro posterior, el reptiliano… Según la Ciencia, es imposible sentir el cerebro. Haz la prueba y observa qué consideración te merece esa opinión.
Si tienes dificultad para hacer esta Meditación, comienza de manera más simple, solo respirando tranquila y profundamente y prestando atención a esa respiración.
Para mí, lo único que se acerca bastante a la panacea – el remedio para todos los males – es la Meditación. Haz la prueba y después cuéntanos.

NEURÓBICA

Y ahora un ejercicio neuróbico, bastante más difícil que los anteriores. Condesa quiere hacer un regalo a su marido Conde y decide contratar a un pintor para que le haga su retrato que, si quedase bien, sería el regalo para su marido.
Como en aquella época no había la tal moneda corriente, y todo era pagado en oro o en simples permutas, ella toma un lingote de oro de 15 centímetros que tenía y va a hablar con el pintor. Que dice que terminar el trabajo le llevaría 15 días y él quería recibir un centímetro de la barra de oro por día, sin otra posibilidad.
La Condesa se muestra conforme y va al único orfebre de su región para cortar la barra. Pero el orfebre le dice que su máquina de corte tiene un problema y él solo podría cortar la barra en cuatro pedazos. Y después él va a llevar la máquina a arreglar, pero tardará más de un mes en tenerla de vuelta arreglada.
¿Y ahora, piensa la Condesa, qué hago?
¿Vamos a ayudar a la Condesa? ¿Cómo te parece que ella podría salir de esa?
(Prueba a resolver el problema después de hacer la Meditación. Porque meditar también es estupendo para el cerebro).


estamos online   Facebook   E-mail   Whatsapp

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


roberto
Roberto Inácio é jornalista, foi publicitário, radialista, é diretor-proprietário do Jornalternativo e é autor do livro Yoga para os Olhos e do DVD Yoga no Computador. É terapeuta energético e dá cursos de Pranaterapia e Radiestesia.


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.


 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2021 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa