Autoconhecimento Autoajuda e Espiritualidade
 
auravide auravide

La mente y el corazón

por Elisabeth Cavalcante
La mente y el corazón
Publicado dia 05/08/2020 00:01:40 em STUM WORLD

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

Traducción de Silvana Partucci - [email protected]

Durante la mayor parte de nuestra vida aprendimos que el corazón no era confiable y la mente es la que nos llevaría a tomar decisiones más sabias, ya éstas serian guiadas por la razón.

Por eso, desde temprano nos volvimos resistentes a la idea de seguir lo que nos susurraba nuestro corazón, por entender que este está dirigido por una base poco sólida, los sentimientos.

Cuanto más avanzábamos en nuestra jornada, íbamos descubriendo que nuestra mente, el conocimiento y las creencias acumuladas por ésta eran de poca utilidad en los momentos verdaderamente desafiantes.

En innumerables circunstancias, por más que intentásemos, no conseguíamos encontrar en nuestra racionalidad una dirección que nos garantizase la conquista del equilibrio y la paz.

Fuimos, de a poco, siendo presentados ante una nueva dimensión de nuestro ser, los insights intuitivos, una voz misteriosa que insistía en manifestarse siempre que nos sentíamos sin rumbo.

Lo más sorprendente es que, vencida la resistencia inicial, cuando seguíamos lo que la voz nos decía, el resultado era siempre algo que nos llevaba a lo mejor, a las acciones más adecuadas para nuestro propio bienestar.

De a poco fuimos reconquistando la confianza en la fuente de conocimiento y sabiduría que dirige la existencia y está presente en todo lo que hay, aún en las expresiones más simples y primitivas del poder creador del Universo.

Ahora ha llegado el momento de la afirmación definitiva y aquellos que ya avanzaron en el desarrollo de la consciencia saben que el corazón es la brújula, la única herramienta capaz de llevarnos definitivamente al encuentro de nuestro verdadero ser.

El corazón como método.
El hombre puede funcionar a partir de tres centros: uno es la cabeza, otro el corazón y el tercero es el ombligo. Cuando funcionas a partir de la cabeza, produces pensamientos y pensamientos y pensamientos. Estos son muy insubstanciales, de la materia de los sueños, prometen mucho y no entregan nada.

La mente es una tremenda tramposa, tiene una gran capacidad de engañar, porque puede proyectar. Puede darte grandes utopías, grandes deseos y siempre va diciendo: mañana sucederá, y nunca sucede. Nada sucede en la cabeza, la cabeza no es el lugar para que las cosas sucedan.

El segundo centro es el corazón. Es el centro del sentir, sentimos a través del corazón. Estas más cerca de casa, no aún en casa, pero más cerca. Cuando sientes, eres más substancial, tienes más solidez, cuando sientes hay posibilidades de que algo suceda. No hay ninguna posibilidad con la cabeza, hay una pequeña posibilidad con el corazón.

La cosa real no es el corazón aún. La cosa real es más profunda que el corazón, es el ombligo. Es el centro del ser. Pensar, sentir y ser, esos son los tres centros. Pero ciertamente el sentir está más cerca del ser que el pensar y el sentir funciona como un método.

Si quieres bajar de la cabeza, precisarás pasar por el corazón, ese es el punto de cruce donde las rutas se separan. No puedes ir directamente al ser, no es posible, precisarás pasar por el corazón. Así, el corazón debe ser usado como un método.

Siente más y pensarás menos. No luches contra los pensamientos, porque luchar contra los pensamientos significa nuevamente crear otros pensamientos de lucha. Entonces, la mente nunca será derrotada. Si tú ganas, fue la mente que venció, si tu eres derrotado, tú eres el derrotado.
Nunca luches contra los pensamientos, eso es inútil. En vez de luchar contra los pensamientos, mueve tu energía hacia el sentir. Canta en vez de pensar, ama en vez de filosofar, lee poesía en vez de prosa. Danza, mira la naturaleza y todo lo que hagas hazlo a través del corazón.

Por ejemplo, cuando toques a alguien, tócalo con el corazón, toca sintiendo, deja tu ser vibrar. Cuando mires a alguien, no mires simplemente con ojos muertos como piedra. Deja tu energía derramarse a través de tus ojos e, inmediatamente, sentirás que algo está sucediendo en el corazón. Es apenas una cuestión de probar.

El corazón es el centro descuidado. Cuando comienzas a prestarle atención, comienza a funcionar. Cuando comienza a funcionar, la energía que estaba yendo automáticamente para la mente, comienza a moverse a través del corazón. Y el corazón está mas cerca del centro de energía. El centro de energía está en el ombligo, así, bombear energía hacia la cabeza es, en realidad, un trabajo arduo.

Es para eso que existen todos los sistemas educativos: para enseñarte a bombear energía del centro directamente hacia la cabeza. De hecho, todo el sistema educativo desarrollado en todo el mundo es para enseñarte a evitar el corazón, a como volverte más y más mental y a como bombear energía directamente a la cabeza.

Así, el amor es negado, el sentimiento es negado, condenado y casi un pecado sentir. El individuo tiene que ser lógico y racional, no emocional. Si eres emocional, la gente dirá que eres infantil, de cierta forma, ellos están literalmente correctos, porque solo un niño siente.

Una persona adulta instruida, culta, condicionada, para de sentir. Se vuelve casi seca, madera muerta, no fluye ningún sumo más de allí. Por eso hay tanto sufrimiento: es por culpa de la cabeza.
La cabeza no puede celebrar, no hay ninguna celebración posible a través de la cabeza, esta puede pensar sobre y sobre y sobre, pero no puede celebrar. La celebración sucede a través del corazón.

Así, la primera cosa es comenzar a sentir cada vez más y más. Vuélvete una morada de amor, un santuario de amor, este es el primer paso. Una vez que des este primer paso, el segundo será muy, muy fácil.
Primero, amas -la mitad de la jornada está completa-. Y así como es fácil moverse de la cabeza hacia el corazón, es aún más fácil moverse del corazón hacia el ombligo. En el ombligo eres simplemente un ser, puro ser.


OSHO, For Madmen Only.


estamos online

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

starstarstarstarstar
O artigo recebeu 1 Votos

Gostou?   Sim   Não  

Leia Também

A mente e o coração




Sobre o autor
elisa
Elisabeth Cavalcante é Taróloga, Astróloga, Consultora de I Ching e Terapeuta Floral.
Atende em São Paulo e para agendar uma consulta, envie um email.
Conheça o I-Ching e Faça uma consulta online
Email: [email protected]
Visite o Site do Autor

Veja também
artigo Transcomunicação Instrumental
artigo A liberdade de ser
artigo Você sabe quais os benefícios de um atendimento de radiônica?
artigo Do Oran Mor aos corações apaixonados pela Luz





horoscopo


As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.

auravide

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2020 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa