auravide auravide

Nuestros Valores

por Graziella Marraccini
Publicado dia 29/02/2008 14:13:53 em STUM WORLD

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

Traducción de Teresa - [email protected]

La semana pasada hablé de la amistad y de la importancia que tiene en mi vida. He recibido muchos e-mails y creo que a través de ellos he podido constatar que realmente existen signos que dan más valor a la amistad que otros. Eso ocurre porque signos diferentes tienen valores diferentes. Pero ¿en qué se basan esos valores? Quienes nos enseñan que una cosa vale más que aquella, o que un sentimiento vale más que aquel son, normalmente, nuestros padres y, más tarde, cuando rompemos el cerco familiar, la sociedad que nos rodea.

A mi modo de ver, hoy en día, en este mundo materialista, en que todo lo que tiene valor ha de tener un $ delante, es difícil hablar de otros valores que no sean los materiales. Veamos qué dice el diccionario Houassis sobre ese sustantivo masculino:
Valor 1: lo que se recibe o se paga en bienes, servicios o dinero a cambio de algo, o sea, el precio que se utiliza para negociar o adquirir algo. Este es el significado que damos casi siempre a la palabra valor: para nosotros el valor está casi siempre asociado a un bien, a algo que podemos negociar, que puede ser intercambiado o comercializado. El oro, las piedras preciosas, el dinero, los objetos de arte, las alfombras persas, nuestra casa, nuestro coche, etc., tienen un valor propio, negociable y cuantificable. Desde pequeños, cuando inadvertidamente rompemos el primer ‘jarrón chino’ de mamá, aprendemos que ‘aquello tenía un valor’ gracias a la reacción horrorizada de quien había comprado el objeto y le atribuía mucho valor. Aprendemos también el valor del dinero, o sea, de aquel papel con el cual negociamos y compramos cualquier cosa que deseamos: comida, ropa, coche, TV, aparato de sonido, etc., etc.
El marketing se encarga de indicarnos el valor de las cosas y nosotros, presos en una armadilla tejida por nuestra sociedad, ansiamos cada vez más adquirir cosas de ‘valor’
Sin embargo, existe otro valor importante ¡y este no es comprable ni adquirible!
El Houassis explica 6: cualidad humana de naturaleza física, intelectual o moral, que despierta admiración o respeto. Ej.: el v. de aquel científico es inestimable. Valor puede ser sinónimo de virtud, de coraje.: 6.1: ausencia completa de miedo; valentía, coraje, intrepidez – Ej.: guerreó con impresionante valor; y, aún, 6.2: cualidad excepcional; talento, habilidad, maestría, Ej.: un artista de valor.

Aquí entramos en un ámbito donde los valores no son materiales, sino morales. Pasamos de la Casa II del zodíaco – correspondiente al signo de Tauro – a la Casa VIII – correspondiente al signo de Escorpio. Ambos están considerados por los astrólogos como signos posesivos, pues conceden mucho valor a aquello que poseen. Tradicionalmente el signo de Tauro está ligado a los valores materiales y en astrología mundial la Casa II está relacionada con los bancos, las financieras y casas de valores. La Casa VIII es la casa de la muerte, pero ¿cómo relacionarla con la palabra valor? Pues sí, yo también me he preguntado eso y encontré una respuesta que acabó por satisfacerme: me acordé de mis antepasados, o sea, de aquellos que me han transmitido sus valores por vía hereditaria. ¡Por eso la astrología nos enseña que la Casa VIII es la Casa del dinero de la Pareja, y también la casa de las herencias! Cuántas veces recordamos una frase ‘que decía el abuelo’, o aquella torta ‘que hacía la abuela querida’ y sentimos una fuerte emoción en nuestro corazón. Ese sentimiento ¿no sería entonces también un valor? Sí, creo que sí. El Houassis escribe: 11: reconocimiento, desde el punto de vista afectivo, de la importancia o la necesidad (de algo o de alguien). Ej.: él no da valor a los amigos que posee. Valor, entonces, puede ser sinónimo de sentimiento, de emoción.

Yo doy valor a la amistad, doy valor a los sentimientos, doy valor a las enseñanzas que he recibido, y que me sirven de norte en la vida. Doy valor a una palabra amiga, doy valor a un gesto cariñoso, a una sonrisa cálida, a una mano que me acaricia y consuela. Yo tengo la Luna en el signo de Tauro ¡y este es el único cuerpo celeste en un signo de Tierra en mi mapa! Menos mal, pues él me sujeta con los pies en tierra y me confiere la capacidad de lidiar con los bienes materiales. Soy además una supermamá y doy mucho valor a mis hijos, a quienes considero como los bienes más preciosos que poseo. No obstante, el exceso de Aire en mi mapa hace que yo dé también valor a las cuestiones intelectuales y sienta la necesidad de relacionarme con personas inteligentes. Otra característica, el exceso de Fuego en mi mapa, indica que soy una persona de creación, siempre en busca de nuevas ideas y de nuevos ideales. Así, doy valor también a la creatividad y me siento atraída por las personas idealistas. Relato esto, no para contaros sobre mi vida, sino para que vosotros, lectores, comprendáis cuánto puede ayudaros la astrología en la búsqueda del auto-conocimiento. Las dificultades que enfrentamos en algún campo de nuestra vida, son creadas principalmente por la carencia de valor en aquel área, o sea, ellas tienen lugar principalmente en el campo que hemos tratado con negligencia por no considerarlo importante, no darle valor. De esta forma no usamos la Ley de la Atracción. Atraemos naturalmente a personas parecidas a nosotros, nos rodeamos de amigos parecidos, porque ¿cómo podríamos tener amigos a quienes no admiramos? ¿A los que no damos valor? Y si no damos valor a los bienes materiales, ¿cómo podremos ser abastecidos? Y si no damos valor a los bienes morales ¿cómo los conseguiremos? ¿Cómo nos rodearemos de personas honestas, íntegras?

Claro que no estoy diciendo que debemos dar valor solamente a los sentimientos, o a las herencias familiares, o a la amistad, ya que necesitamos de los bienes materiales mientras permanezcamos encarnados en esta tierra. Pero afirmo que todo ha de ser muy balanceado, muy equilibrado, pues si damos un excesivo valor a los bienes materiales acabaremos enfermos y si damos un excesivo valor a los bienes emocionales, ¡acabaremos también enfermos!!! De una u otra manera la balanza ha de quedar equilibrada. Pensemos en eso durante esta semana y procuremos encontrar la justa medida para atraer los bienes materiales de que necesitamos y los bienes morales que habrán de servir de norte para nuestras futuras opciones.

Un estupendo ejercicio para restablecer la armonía funcional se consigue al leer el primer versículo del Génesis.
¡Una buena semana a todos!

São Paulo, 26 de febrero de 2008


estamos online

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

starstarstarstarstar
O artigo recebeu 1 Votos

Gostou?   Sim   Não  

Leia Também

Os Nossos Valores




Sobre o autor
graz
Graziella Marraccini é astróloga, taróloga, cabalista e estudiosa de ciências ocultas e dirige a Sirius Astrology. grabnn Atende em seu consultório em SP com hora marcada no horário comercial.
5 perguntas Frequentes, visite Canal do youtube e Facebook
Email: [email protected]
Visite o Site do Autor

Veja também
artigo Não se trata do que eu devo nem do que eu quero...
artigo Infeliz
artigo O sagrado
artigo Tenha uma vida afetiva abundante


As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.

auravide

 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2020 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa