auravide auravide

Sé simplemente humano


Traducción de Teresa - [email protected]

En verdad los animales son mucho más importantes en nuestra vida de lo que imaginamos. Sólo ahora, con el desarrollo de una visión holística del Universo, estoy obteniendo autorización para informar más acerca de las funciones espirituales de los animales, aves, reptiles y plantas en nuestra vida. Recuerdo que allá por 1982 yo realizaba con mi mujer y un amigo experiencias espirituales en nuestra casa, cuando vivíamos en Santo André.
En esas experiencias los animales tenían participación bastante importante, ofreciendo energías, auxiliando en la captura de criaturas aprisionadas en matas, por acciones de seres malintencionados, en fin, cada cual tenía un trabajo que realizar, todo ello coordinado por Seres Espirituales inteligentes que se servían tanto de nuestros talentos como los talentos de los compañeros de tarea.

Los animales son espíritus, tan sólo que en franja de consciencia diferenciada, con bloqueos de manifestación inteligente por no haber desarrollado todavía, ni despertado, su esencialidad. Además de eso, los cuerpos que animan no disponen de órganos y sentidos apropiados para determinadas acciones que sólo el cuerpo humano posee.

Véase que nuestro cuerpo, por ejemplo, cuando no debidamente habilitado, deja de atender nuestras necesidades y expectativas. Siempre que atiendo a una persona por primera vez le digo eso. Me baso en la respiración, en el perdón, en la amplitud de miras, en el autotoque de amor, técnicas que permitirán a esta criatura la apertura de canalizaciones y habilitación de sus órganos, miembros y sentidos para que el ALMA, el ser esencial (que eres en realidad tú), pueda manifestarse.

Hay personas cuya voz es articulada con miedo y siguiendo estrictamente los paradigmas (los permisos) de los padres, esto quiere decir que la criatura no consigue expresar lo que siente y piensa, habla con la voz del padre o de la madre, o bien del marido y algunas, por increíble que pueda parecer, con la de los hijos. Esta es una persona hecha inviable en la vida, porque no manifiesta su alma, no realiza sus proyectos y sueños, para hacer tan sólo aquello que la familia quiere y desea. Una vida inútil. ¡Ah! Wilson, pero mis hijos merecen que yo me anule por ellos, dirán algunas madres.

Yo repito las palabras de un gran poeta libanés, Kalil Gibran: Los hijos no son nuestros, son de Dios, no vienen de nosotros y sí a través de nosotros.
Y Jesucristo, como se puede leer en la Biblia, preguntaba: "¿Quienes son mis padres y mis hermanos?"
Esa consciencia existencial es importante, porque nos sitúa en la posición de seres espirituales en tránsito en la Tierra, para realizar caminos, decisiones, proyectos y sueños. Cada cual responsable por su condición existencial.
Podemos caminar junto a la familia, pero cada cual llevando a cabo sus propios pasos, compartir sin imponer, apoyando, pero sin realizar lo que el otro tiene que hacer. Si tú atraviesas siempre el puente en lugar de la criatura que tiene miedo a la altura, ella nunca aprenderá a realizar la travesía y nunca se desatará del miedo.

El águila nos da un ejemplo en ese sentido. Ella "sabe", por su naturaleza, que su polluelo necesita aprender a utilizar las alas para sobrevivir. Lo ama, como todo animal y ave ama a sus crías. Y, sin temor, va hasta el más alto peñasco y desde allí, ciertamente irradiando mucho amor y cariño y confiada en su naturaleza (en nosotros los humanos sería la fe en Dios), lo deja despeñarse desde arriba. Y el polluelo, ante aquella situación inusitada (pero también con su nivel de consciencia de lo que tiene y necesita hacer para sobrevivir) algo despistado, abre las pequeñas alitas y se va afirmando en el aire, hasta que se equilibra y realiza su primer vuelo. Sin esta experiencia, este polluelo nunca sería águila.
La perrita, con su instinto maternal, sabe de su misión y la cumple, lamiendo toda la sangre que envuelve a su cría y con los dientes corta el cordón umbilical, dejándola andar a trompicones en su primera caminada. La tortuga pone sus huevos en la playa, donde existen condiciones adecuadas para la procreación y cada hijuelo suyo se desvencija del huevo y va corriendo hacia las aguas, donde se protegerán de los depredadores. Si la mamá tortuga se quedase allí protegiendo y obstruyendo la carrera de los pequeñuelos, ellos, en la playa, fatalmente serían destruidos.

Con la publicación del artículo anterior en el que hablo sobre animales, muchos internautas me han escrito. Unos criticando, incluso duramente, entendiendo que yo acepto como correcta la inmolación de los animales. No es exactamente así. ¿Será inmolación el que una persona se pase todo el día al sol, quitando la basura de las calles (cosas que son tiradas de manera poco educada, sin la mínima complacencia para con la Naturaleza y para con estos dignos servidores sociales)?
Entonces yo te pregunto a ti que me criticas: ¿alguna vez en la vida has pensado en esas criaturas? Y los médicos, que sacrifican la convivencia con su familia, para estar de guardia en los hospitales, o aún, los obreros de las metalúrgicas que pasan el día y a veces las noches, trabajando con el polvo químico que producen las máquinas, que les acarrea dificultades respiratorias, además del desgaste físico...

Otras personas lo entendieron y hasta se emocionaron porque empezaron a comprender algunas "dolencias" que sus animales contraen, como ellos dicen, de la nada. Ahora bien, un perro que tengas en casa, no está allí simplemente como un "cubo de la basura" para recibir todo lo que no sirve en ti, o lo que te mandan a tu atmósfera espiritual. Él está viviendo en tu casa como un compañero, para desarrollar su experiencia de vida animal y aprender contigo los rudimentos de la vida de consciencia.
Entonces, para el propio desarrollo espiritual suyo, Dios permite otras funciones con las que también podrá abrir canalizaciones y realizar tareas que desenvolverán mejor sus sentidos, ampliando la visión de vida que tiene en su reino, habilitándose para que, en ese tránsito existencial, pueda pasar más allá de las barreras de la inconsciencia y volar hacia otros y más amplios caminos, como ser más desarrollado, hasta alcanzar la meta de poder animar, siempre como un ser espiritual, otros cuerpos.

Ese tránsito que tu perro procura realizar, se asemeja al que tú vienes llevando a cabo, para desarrollar tus "alas" y emprender otros y mayores vuelos, porque, en verdad, todos somos seres divinos, pasando por las experiencias de la vida física para modelar miembros, órganos y sentidos, hasta el día en que tus manos sepan acariciar, tus ojos consigan observar sin crítica ni enjuiciamiento, tu hígado haga la química orgánica sin contener resentimientos ni rabias que te empobrecen y te bloquean.Entonces, cuando consigas transformar tu cuerpo en un instrumento perfecto para manifestar tus deseos esenciales, es decir, de tu alma, estarás habilitado para vivir en otros mundos, como ángel. Y tu animal doméstico, por cierto, podrá estar también transitando hacia otros reinos y realizando tareas que lo habiliten para estar consciente y humano. Los indios Cheyennes de América del Norte dirían: "Sé simplemente un ser humano".


estamos online   Facebook   E-mail   Whatsapp

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


wilson
Wilson Francisco é Terapeuta Holístico, escritor e médium espírita. Desenvolve o Projeto Mutação, um processo em que faz a leitura da alma da criatura e investigação do seu Universo, para facilitar projetos, sonhos e decisões, descobrindo bloqueios, deformidades e medos que são reprogramados energeticamente. Participe do Projeto Mutação confira seus artigos anteriores
Visite o Site do Autor

Saiba mais sobre você!
Descubra sobre STUM WORLD clicando aqui.


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.


 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2022 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa