Autoconhecimento Autoajuda e Espiritualidade

Practica lo que dices, solo así tu comunicación tendrá credibilidad

Practica lo que dices, solo así tu comunicación tendrá credibilidad Publicado dia 11/23/2009 10:30:27 PM em STUM WORLD

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

por El Morya Luz da Consciência - nucleo.elmorya@terra.com.br

Traducción de Teresa - teresa_0001@hotmail.com

Encontramos personas en nuestro camino cuyos comportamientos provocan en nosotros las acciones y reacciones necesarias para nuestro crecimiento. Podemos llamarlas espejos o instrumentos, y, como aprendimos que aquellos que están a nuestro lado tienen sintonía con nosotros, muchas veces nos preguntamos: “¡No tengo nada que ver con él! Soy muy diferente ¿dónde está el espejo? Y si él es instrumento, quiero saber ‘de qué’, ¿cuál es el aprendizaje que me falta?”
También surgen las culpas. “¿Qué habré hecho yo para merecer esto?” Pasamos la vida intentando hablar de nuestros sentimientos, discutiendo, con el (los) otro (s). Y si es en el trabajo, ¡entonces peor! Eternas reuniones para intentar un ambiente más armónico, a veces, sin solución.

Entonces, antes de responder o de empezar una discusión, párate y reflexiona: “¿Qué será lo que quiere decirme el otro? Sus reflexiones ¿forman sentido para mí? Las palabras pueden ser interpretadas conforme a las referencias del otro, y peor todavía, conforme a sus patrones mentales y emocionales. ¿Cómo actuar en la práctica? “No saques conclusiones precipitadas, no tomes actitudes intempestivas, basadas en lo que oyes. ¡No reacciones antes de comprender qué es lo que ha querido decir el otro! ¡CALLA!” Podríamos cambiar una situación si hiciésemos una introspección conectados con el Yo Superior. Pensamos: Si ese es el camino divino, y el Padre quiere lo mejor para nosotros, ¿por qué sufro con esas situaciones? Sufrimos porque sin esa conexión nos hacemos esclavos de nuestra personalidad. Nos resistimos, no aceptamos ni comprendemos el mensaje que Dios quiere enviarnos. Intentamos descifrarlo a través de lo mental y de la palabra.

Hablamos mucho, pero no nos comunicamos. Para una comunicación saludable, divina, “los pensamientos, sentimientos y actos” han de estar sincronizados e integrados primero dentro de nosotros. El ego divide, y las palabras dichas a través de lo mental egoico limitan y truncan nuestra comunicación. El alma habla a través del sentimiento, la personalidad a través de palabras y solo conseguimos reconocer una verdad según el sentimiento que tenemos con relación a ellas.

Y ¿cuál es el mayor problema del ser humano? El no saber comunicarse. La mayoría de los problemas creados en la vida surgen de la mala comunicación con compañeros sentimentales, hijos, compañeros de trabajo, sociedad, y forman un lío en el cual no encontramos el hilo de la madeja. Nos preguntamos: ¿Dónde ha comenzado esto? ¿Cómo habrá de terminar? ¿Por qué el otro no me entiende? Tengo buenas intenciones ¿por qué soy mal interpretada (o)? Y la confusión se hace interminable... uno habla, el otro contesta, cada cual con su versión, todos se sienten víctimas de injusticia. Cada cual tiene su verdad y nadie percibe, dentro de ese enmarañado, que está fuera de su centro. Nos preocupa más el hacer prevalecer nuestra verdad, el demostrar que estamos en lo cierto, el poner de manifiesto que sufrimos, que el contribuir a un buen resultado para ambas partes. ¡Falta DISCERNIMIENTO!... la función cerebral equilibrada, el Buen Sentido. Con Discernimiento, usamos la razón y la intuición con armonía para interactuar con el medio externo, sin desconsiderar nuestras necesidades y sentimientos.

El ser humano da mucha importancia a la palabra, pero ésta solo surte efecto si somos buenos oyentes. Hablamos desde el conocimiento que tenemos y desde la experiencia que hemos vivido, y cada uno de nosotros tiene educación, creencias, patrones y experiencias diferentes, y también verdades, conceptos, definiciones diferentes en relación con la misma situación. Por lo tanto, concluimos que si no estamos dispuestos a “escuchar con el corazón y la mente abiertos”, las palabras no traducirán la mejor manera de comunicarnos. Los sentimientos y las experiencias que vivimos nos permiten SABER.

Solo conseguimos una comunicación verdadera a través de las palabras si éstas parten del corazón. Pero, si se interfiere nuestro ego, ¿cómo saber dónde se originan? Simplemente necesitamos percibir cómo queda nuestro corazón, cuál es el sentimiento que surge con aquello que hemos dicho, o que hemos oído. Cuando la palabra sale del corazón, fluye con tanta facilidad que aquel que escucha, aunque no esté comprendiendo sentirá la energía y, como mínimo, se parará a pensar y reflexionar antes de contestar. Algunos dicen: “Pero yo digo la verdad y el otro no lo entiende, ¡y eso afecta a mi relación! Y yo pregunto: ¿Qué verdad? ¿La tuya? ¿Será que el otro tiene la misma opinión? ¿Hablas según el corazón o según tu forma de pensar?
Reflexiona: si eliges tener relaciones buenas, concede prioridad a conocerte a ti mismo, a reconocer a Dios dentro de ti, y lo demás vendrá como consecuencia.

¡APRENDE A RELACIONARTE CONTIGO MISMO EN PRIMER LUGAR! Solo podemos dar de lo que tenemos. Si analizamos nuestras relaciones a partir de esta óptica, nos daremos cuenta de que hablamos con el otro según la forma en que pensamos, a través de las creencias que tenemos y no desde la experiencia que hemos vivido. Si solo podemos dar de lo que tenemos, igualmente solo debíamos hablar sobre lo que hemos experimentado. ¡Mientras no aprendamos a usar de la palabra con equilibrio, nuestra comunicación más poderosa es la experiencia! Cuando experimentamos y ponemos en práctica lo que decimos, nuestra palabra tiene convicción y credibilidad. Si tú atraes relaciones difíciles, si tienes siempre las mismas dificultades con personas diferentes, en empleos diferentes, si no consigues interactuar con los hijos, si no eres comprendida por la familia, por los compañeros, etc.

Párate, observa y reflexiona: ¿CÓMO ME ESTOY COMUNICANDO? A partir de ahí se producirán grandes cambios a tu alrededor, porque éstos ya han comenzado a verificarse dentro de ti.

VERA GODOY

por WebMaster


Obrigado por votar

O artigo recebeu 1 Votos

Gostou?   Sim   Não  

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

Consulte grátis

Mapa Astral   Tarot   Numerologia  


Sobre o autor
WebMaster é o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Email: info@somostodosum.com.br
Visite o Site do Autor

Veja também
Como fazer alguém gostar de mim?
Faça as pazes com Você



Continue lendo
Quem leva quem? II
O vazio que a ausência provoca
Avô um ser divino, delicioso
Evoluo com amor

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.


Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2020 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa