auravide auravide

Estar alerta


Traducción de Teresa - teresa_0001@hotmail.com

El monje Zuigan solía comenzar cada día diciendo a sí mismo en voz alta:
Maestro ¿estás ahí?
Y él mismo respondía:
Sí, señor, estoy.
En seguida, decía:
Permanece atento y sobrio. Y respondía:
Sí, señor, lo haré.
Y después decía:
Permanece alerta ahora; no permitas que ellos te engañen.
Y respondía:
Oh, no, señor, no lo permitiré, no lo permitiré.


Esa historia, que a primera vista parece cosa de chiflados, la relata Osho en el libro Raíces y Alas y constituye, según él, una de las enseñanzas más importantes del Zen, pues nos muestra cómo podemos ejercitar permanentemente el estado de alerta.

Estar alerta es estar, en cada momento, consciente de quién eres tú en realidad, sin dejarte llevar por los trucos de la mente ni por las creencias que ella siempre intenta imponerte.

Responderse a sí mismo, en voz alta, como se respondería a un maestro, significa reconocer en sí la existencia de un maestro interior, aquél que procura siempre traerte hacia el estado de alerta, y abandonar el adormecimiento y la inconsciencia en que vive la mayor parte de los seres humanos.

Por ejemplo, la mente siempre procura llevarnos a dar más valor a la opinión que otros tienen sobre nosotros que a nuestra propia percepción de quiénes somos. Cualquier palabra o juicio negativo que alguien nos dirija, nos lleva de inmediato a una reacción de ira, resentimiento, odio o venganza, como si aquel juicio fuese a única verdad sobre nosotros.

Es interesante observar que cuánto más nos sentimos alcanzados por el insulto o la provocación de alguien, más relación existe entre ese insulto y alguna herida interior que llevamos en nosotros.

Si conseguimos percibir el motivo que se halla oculto tras nuestra reacción, podremos poco a poco identificar la causa de esa herida y, de ese modo, encontrar formas de curarla.

Cuando el monje se decía a sí mismo, no permitas que ellos te engañen, lo que quería decir era, no te dejes engañar por lo que otros te digan, escucha siempre tu voz interior y cree en ella más que en cualquier persona, pues ahí reside la verdad.

La mayoría de las veces, nos parece que nuestra voz interior es ilusión, fantasía, delirio, locura. Damos extraordinaria credibilidad a la mente pues hemos sido enseñados a creer en la racionalidad como única consejera confiable en cualquier situación de la vida.

Sin embargo, si observamos atentamente el comportamiento de nuestra mente, nos daremos cuenta de cómo casi siempre ella nos arrastra hacia el miedo, la rabia, la inseguridad, la falta de fe. Oír nuestra esencia interior sólo es posible si estamos plenamente relajados y dispuestos a permitir que ella se revele.

Llamarnos al estado de alerta, cada mañana, es una forma de comenzar el día dispuestos a permanecer lo más conscientes posible. Esta llamada puede ser repetida varias veces durante el día, siempre que notes que estás dejándote enredar por el desequilibrio de la mente.

Al acostarte, por la noche, repite el ejercicio para que te duermas en un nuevo nivel de consciencia. Despierto o dormido la consciencia está siempre presente en ti y, según Buda, aunque tu cuerpo adormezca, si tu consciencia está despierta, ella permanecerá alerta aun durante el sueño.

Las enseñanzas del Zen son preciosas, pues siempre se caracterizan por actitudes bastante sencillas y no por complejos discursos teóricos. Los maestros del Zen poseen una asombrosa capacidad para transmitir la verdad a través del humor, de la risa y de actitudes que más parecen juegos de niños. De este modo, revelan que la sabiduría los ha hecho retornar a la inocencia y alegría típicas de un crío.

Y este es nuestro estado natural, aquel en que hemos venido al mundo, pero que hemos ido dejando atrás debido a los condicionamientos y a las reglas impuestas por el exterior. Puede ser recuperado, si estamos firmemente dispuestos a emprender ese viaje. Éste es difícil y lleno de percances, pero sin este desafío la vida se convierte en un mero caminar hacia la tumba.


estamos online

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


Leia Também

Estar alerta




elisa
Elisabeth Cavalcante é Taróloga, Astróloga, Consultora de I Ching e Terapeuta Floral.
Atende em São Paulo e para agendar uma consulta, envie um email.
Conheça o I-Ching e Faça uma consulta online
Visite o Site do Autor


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.

auravide

 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2021 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa